La carrera fuera del pedal Ciclismo: la otra carrera que se corre fuera del pedal

06 de octubre de 2019 06:30 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los ciclistas no son los únicos que compitieron en el Clásico RCN Andina. Detrás de ellos también se vivió una carrera en la que no se podía fallar porque se derrumbaba todo un trabajo que ellos mismos habían planificado la noche anterior: las estrategias se podían venir abajo.

Detrás del pelotón, cada escuadra, además del técnico y asistente, están sus médicos, masajistas, mecánicos, auxiliares, alimentadores y conductores.

Es un trabajo anónimo, de equipo, planificado, donde el psicólogo también juega un papel fundamental para darle fuerza mental al talento de los corredores.

El masajista trabaja tarde y noche para recuperar a los ciclistas para el siguiente día. Es una labor ardua de largas horas, en las que sus manos mágicas deben restablecer al corredor y ponerlo a punto.

Los mecánicos, auxiliares y alimentadores asisten a los ciclistas en las caídas, en los pinchazos, y les brindan la hidratación necesaria para que puedan rendir en las largas jornadas.

TRABAJO QUE NO SE VE

Es un trabajo silencioso, anónimo, que no se ve pero se siente y tiene un valor único en cada equipo. Es la razón de ser de cada carrera.

“Un día en el Clásico, llegué ‘muerto’, sin fuerzas, me quería retirar. Le dije al masajista Jesús Vásquez: ‘Mano, mañana salgo si usted me recupera’. Y así fue. El masajista lo es todo en el equipo”, decía el legendario José Patrocinio Jiménez, quien ganó en 1976 el Clásico RCN y ese mismo año se alzó con el título de la Vuelta a Colombia.

Patro, como cariñosamente suelen decirle, hace parte de la caravana del Clásico RCN Andina como conductor.

Es quien transporta a los periodistas en su camioneta. “Es un trabajo arduo. A las cuatro de la madrugada, hay que estar ya listo para recogerlos a las seis de la mañana. Aquí se trabaja en equipo”.

Patro es de los que piensa que “el corredor puede tener talento, pero debe rodearse de un buen equipo: masajista y mecánicos que lo ayuden en la carrera. Con un pinchazo en plena subida, si no tienes asistencia mecánica, pierdes todo”.

Felipe Mejía, masajista del equipo Coldeportes Zenú, es una voz autorizada, ama su trabajo con devoción y explica que sus manos han hecho verdaderos milagros. “Nuestra labor es recuperar al corredor a través de la activación de muchas partes de su cuerpo, que quedan maltratadas después del exigente ejercicio de las etapas. Recuperamos las piernas, brazos, cuello, espalda, cintura y reducimos algunos nudos que se forman en los músculos. Un masaje puede durar entre una y una hora y media. A veces los corredores nos piden que les hagamos trabajos especiales en algunas partes donde ellos creen necesitarlos. El masaje es fundamental en la recuperación diaria del corredor”.

El masaje alivia los músculos, tonifica el cuerpo, revive energías perdidas. Dormir bien y profundamente es otra de las claves para que los ciclistas se recuperen.

De ahí que se afirme, con toda razón, que las carreras en ciclismo se ganan en la cama.

Los médicos y los psicólogos son los encargados de esa tarea. Incluso, en casos excesivos de insomnio se recurre a la hipnosis.

El mecánico, por otro lado, tiene la delicada tarea de recuperar el elemento de trabajo, la bicicleta. Un error en la puesta a punto del ‘caballito de acero’ puede ser fatal en el rendimiento de su corredor. Por eso, en cada etapa el ciclista monta una bicicleta ‘nueva’.

Las lágrimas del pedalista santandereano Germán Gómez conmocionaron al país cuando el jueves 26 de septiembre, se pinchó en el Mundial de Ciclismo y no fue atendido oportunamente. Esa imagen del corredor, impotente, le dio la vuelta al mundo.

Deninson Tabares, de 25 años, mecánico del equipo Avinal-GW Shimano, asegura que le dio duro esa imagen de Germán. Asegura que “por eso la bicicleta debe estar en perfecto estado, en frenos, cambios, ruedas, cadenas, etc. No me puedo equivocar en la revisión. Un pinchazo mata todo el trabajo y se puede perder la carrera”.

Dice que desde niño le gustó el ciclismo y la bicicleta para él lo es todo. “Yo desarmo una bicicleta y la construyo nueva. Ese es el trabajo de uno como mecánico, mantener la bicicleta en perfecto estado. Mi sueño es ser el mecánico de un equipo europeo”.

EN EQUIPO...

Las camas, las almohadas, la comida, los hidratantes, las medicinas, el alimento para la carretera y todos los implementos como zapatillas, uniformes, cascos, gafas, todo, deben estar al alcance del corredor para una mejor función.

Los auxiliares y alimentadores entregan en plena carretera a los gregarios los tarros de agua, sándwiches, bananos, panela, bocadillos y suero para repartirlo al resto de compañeros.

“Todo es un trabajo en equipo. Si alguien falla, se cae la estantería. Un ciclista que no le llegue la alimentación precisa y oportuna se fatiga y no es el mismo. Son más de 3, 4 y 5 horas de constante pedaleo y eso desgasta”, dice con autoridad el versado periodista vallecaucano de RCN, Jairo Chávez Ávila.

Para el periodista Anselmo Quiroz, uno de más conocedores del ciclismo en Colombia, como quiera que lleva casi medio siglo en esta disciplina, “todo ese trabajo debe ser respondido a cabalidad por el deportista, especialmente en lo que se refiere a la alimentación. Hay ciclistas que se quedan con la comida en los bolsillos y es ahí donde llegan las ‘pálidas’ o las ‘pájaras’, como dicen los españoles, y hasta ahí llegan”.

Quiroz, nacido en Corozal, Sucre, pero radicado hace muchos años en Medellín, precisa que “algunas veces el corredor olvida alimentarse por sentir sensación de llenura, no consume a tiempo los alimentos. En ese caso, a la hora de la verdad, es decir, cuando llega la hora de emplearse a fondo, no tiene las energías suficientes y es ahí donde pierde la rueda con sus rivales”.

LA SALUD DEL DEPORTISTA

Jennifer Muñoz, vallecaucana, de 37 años, es la médica oficial del Clásico RCN Andina. Vive su trabajo, le apasiona... “Uno se enamora de lo que hace porque lo hace con el corazón, me gusta el deporte desde niña. Hay que estar pendientes de lo mínimo. Velar por la salud de toda la caravana, especialmente de los pedalistas, de la atención de los ciclistas en carrera, cuando se caen debe ser rápida la atención. No es fácil, hay que estar atenta a todo”.

Reafirma que el deporte debe ir de la mano de la medicina. “Todo ha evolucionado. La medicina ha transformado y evolucionado el deporte. Ahora a los ciclistas se les hace una serie de exámenes que evidencian su potencial”.

El pedalista sincelejano Johan Colón, quien fue el primer líder de este Clásico RCN Andina, dice que “es un trabajo fundamental y prioritario en cada salida de etapa, en la que se evidencia la labor bien hecho de cada uno de ellos. Sin el masajista no es óptima la recuperación, sin el mecánico no es bueno y seguro el rendimiento porque la bicicleta es el material de trabajo”.

EL ANDAMIAJE

El Clásico RCN reviste todo un andamiaje y una planificación única en cada ciudad, en cada población. 800 personas hacen parte de la caravana multicolor.

Solo RCN televisión tiene 107 personas acreditadas; de Postobón son 83. Todos los medios del país concitan en la carrera para llevar cada detalle de la prueba a sus lectores, televidentes, radioescuchas y portales.

Los ciclistas son los artistas, los más admirados y queridos de la carrera, pero detrás de ellos están otros protagonistas anónimos que lo dan todo por sus héroes de carne y hueso.

ENTREVISTA + VIDEO
x
xx

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS