La fiebre del cacao que se toma a San Jacinto

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando Tulia Meléndez Leones se pone a hablar de cacao no hay quien la pare- dice ella.

Después de años trabajando con este producto, hoy se siente feliz de hacer parte de la primera tienda que trabaja con cacao orgullosamente cultivado en San Jacinto: Latin Cacao.

Desde 2013 y hasta 2014, un grupo de sanjacinteros empezó a experimentar con el fruto y obtuvo sus primeros cubos de chocolate de mesa, a partir de unos modestos moldes de hielo.

Ya en 2017, junto a 22 familias, Tulia, de 31 años, empezó a hacer parte de Asoprocoa, cuyo representante legal es el emprendedor Antonio Rodríguez, una asociación que se ha capitalizado gracias a sus pequeñas producciones. Chocomontemariano es el nombre de la marca que han creado.

En entrevista con El Universal, Tulia explica un poco más sobre el proyecto:

¿Cómo empezó el boom del cacao y su proyecto?

- Este proceso comenzó con Oswaldo Meléndez en 2010 y se debe a que el cacao estuvo a muy bajo precio, entonces él tomó la iniciativa de darle el valor agregado para buscar mejores ganancias, y empezó el proceso de transformación del fruto.

Años después fundamentamos mejor la idea y empezamos a tener los primeros clientes locales. Fuimos tomando el apoyo de algunas personas que nos veían las ganas y poco a poco buscamos a otros productores y les vendimos la idea, también buscamos a jóvenes, para tener en el grupo diferentes perfiles.

Se sumaron muchas personas cuando se dieron cuenta de que sí se podía sacar el proyecto adelante.

Fue cuando empezamos a ir a ferias. Para 2016, pedimos la formación al SENA y pudimos hacer un curso de 340 horas. Nos graduamos como emprendedores en Procesamiento de productos derivados del cacao. Fuimos 18 personas entre productores y no productores.

¿Cómo avanza la iniciativa?

- Hemos ido creciendo ya que con las pequeñas comercializaciones hemos podido comprar moldes, utensilios, y hoy por hoy tenemos un local, que abrimos el sábado pasado.

En Cartagena, pudimos hacer una asociación con Choco Museo y ahí quienes gusten pueden encontrar nuestra marca ‘Chocomontemariano’, que hacemos acá.

En el mercado campesino que hubo en Cartagena estuvimos participando, nos fue bien, de ese mercado nació el local.

(Antes trabajaban en la casa de Tulia, era incómodo cuando trabajaban el cacao, pues la casa se convertía prácticamente en una fábrica, con una temperatura que podía ser insoportable).

¿Quiénes los apoyan?

- Hasta el momento, apoyo económico de alguna entidad no hemos tenido, pero estamos en acercamiento con la Gobernación de Bolívar y vamos a ver si sacamos adelante el registro INVIMA, pero hasta el momento no tenemos ayuda económica externa.

Lo que hemos obtenido es fruto del emprendimiento y nuestra perseverancia.

Trabajamos a puro pulmón, con las uñas como dicen por ahí, puerta a puerta.

Y sobre el local y sus productos...

- Tenemos un pequeño taller, una bodeguita donde tenemos todos los procesos de transformación y una parte de exhibición o tienda, donde se consiguen todos los productos derivados del cacao, como el vino de mucílago de cacao, la cascarilla para té y la cascarilla con fines exfoliantes estéticos.

También tenemos la pasta de cacao, cacao en polvo y ofrecemos brownies, tortas y flan.

Precisamente por eso escogimos el chocolate, porque se deja manejar, uno puede trabajar miles de cosas. Nuestro correo electrónico es chocomontemariana@gmail.com y el local está a tres cuadras del parque central de San Jacinto, en el barrio San José.

¿Cómo se ven dentro de unos años?

- El objetivo de la asociación es que el resultado se vea reflejado en los productores, que son los verdaderamente involucrados y quienes son los que menos tienen remuneración.

A través de este trabajo queremos tener calidad de vida.

Queremos crecer, buscar más comercialización, pues después de que eso sea posible tenemos para maquinaria, para productos y muchas más cosas.

...

Tulia afirma que todos sus productos están hechos con la mejor calidad, y destaca el chocolate de mesa y el vino.

“Te explico: los azúcares que recubren la pepa del cacao (la almendra) cuando está madura, eso se llama mucílago, con eso hacemos un vino y una mermelada. El vino ha impactado muy bien. El chocolate en polvo es muy rico, el toque es tan especial y tan fuerte que a la gente le gusta mucho, a los extranjeros les gusta mucho. Acá está el Cuerpo de paz, presente en la zona y ellos se han apegado mucho a los productos y cuando están por aquí llegan a comprar, y es que el cacao tiene muchas propiedades”, dice.

Chocomontemariano espera seguir conquistando paladares no solo en Bolívar, sino en Colombia y el mundo, para transformar la economía del municipio.

“Y sí, me veo en grande”, ríe Tulia.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS