Facetas


La inseguridad calcada en videos: ¿Cómo puede afectarnos psicológicamente?

Además de ser pruebas del delito, los videos de asaltos y hechos violentos revelan lo expuestos que estamos a ser víctimas, también despiertan zozobra y miedo.

CRISTIAN AGÁMEZ PÁJARO

04 de marzo de 2021 08:00 AM

Para nadie es un secreto que Cartagena atraviesa una ola de hechos violentos que ha puesto con los pelos punta a más de uno. Desapariciones, homicidios y asaltos a mano armada con desenlaces fatales han sido pan del día en estas últimas semanas.

Y, sin dudas, los cartageneros -consternados aún con casos tan tristes como el asesinato del joven de 23 años que no se alcanzó a quitarse el anillo que le pedían los asaltantes (en El Bosque) o del hombre que asesinaron al defender a su esposa de un asalto (en La Consolata)-, hemos sido testigos directos de robos en las vías o sitios públicos a través de videos que evidencian cuán expuestos podríamos estar a ser víctimas de una situación de inseguridad, de ser robados mientras caminamos o en sitios públicos.

“[Video]: Lo asesinan por defender a su esposa de un atraco”, “[Video] ¡Repugnante! Hombre atraca a mujer delante de su bebé en Cartagena”, “[Video] así fue el atraco a clientes de restaurante en Manga”, “[Video] Otro atraco en Manga: quitan celulares a clientes de veterinaria”, “[Video] Se conoce nueva modalidad de atraco en Cartagena”, son algunos de los titulares que han ocupado la prensa en estos días, sumados otros títulos que mantienen las alarmas encendidas como: “Mujer, víctima de acoso sexual por mototaxista en Manga”, “Autoridades continúan la búsqueda de menor desaparecida en Bayunca”, “Conductor desaparecido: encuentran su cuerpo baleado y amordazado”, “Desaparece conductor en la Terminal de Transportes”, que, entre otros, conforman una estela de hechos de inseguridad que preocupan a la ciudadanía. (Lea aquí: [Video] Se conoce nueva modalidad de atraco en Cartagena )

¿Qué tanto impacto tienen?

Detrás del titular “[Video] Se conoce nueva modalidad de atraco en Cartagena)”, la noticia revela un nuevo modus operandi de asaltantes motorizados que golpean los vehículos de sus víctimas para hacer creer que se trata de un choque, hacerlos salir del automotor y asaltarlos. Seguramente, tras ver este video más de un conductor andará en la calle prevenido, quizá con la psicosis, de sentir cualquier golpe en su carro y de sentir el temor a un asalto. ¿Qué tan seguro se siente usted viviendo en Cartagena en este momento?

Un termómetro inicial aplicado por El Universal a través de un sondeo en la red social Twitter, se revela qué tan seguro se sienten algunos cartageneros. Al cierre de esta edición (miércoles 31 de marzo) en esta publicación habían respondido 290 personas a la pregunta ¿Se siente usted seguro en Cartagena en estos momentos?, de estas el 47,9% respondió que le asustaba salir, el 32,4% dijo que no se sentía nada seguro y el 22,2% dijo que se sentía normal.

En el caso puntual de los videos con contenido violento -como en el que se muestra a un delincuente arrastrar a un joven frente un bebé en coche, en el que se evidencia a un ladrón armado amenazando a los comensales de un restaurante o como los que han circulado muchas veces de ladrones siendo linchados- qué tanto pueden impactar sociológicamente a quienes los ven.

La doctora Diana Gómez, magister en Sicología Clínica, explica que esta situación “puede tener impacto en nuestra respuesta emocional, ya que la exposición constante a videos con alto contenido de violencia puede llegar a inhibir las reacciones emocionales ante videos con contenido similar a medida que pasa el tiempo, es decir, de cierta forma producen un efecto de ‘normalizar la violencia’, nos hace ‘aceptarla’ más, ser menos sensibles y, en algunas personas, incrementar la probabilidad de modelar (imitar) al agresor, ya que el componente emocional ligado a la agresión se va reduciendo”. (Lea también: Los 10 casos de inseguridad más sonados en Cartagena estos días)

El trauma de vicario

¿Qué sensación genera o puede generar en las personas ser testigos, a través de los videos, de un acto de violencia que bien podría afectar a cualquiera?

La especialista explica que las consecuencias varían dependiendo de la frecuencia de visualización. Detalla que estas consecuencias pueden ser iguales o incluso, en algunos casos, mayores que si hubiésemos sido testigos presenciales-directos (presenciar el hecho).

Lo anterior puesto que “la exposición mediática a través de imágenes o videos en redes tiende a mantener activo el estrés agudo, y lo revive constantemente en la mente, mientras que una exposición directa a un trauma colectivo puede cesar cuando la fase álgida de este pasa. Lo anterior, teniendo en cuenta, además, el concepto psicológico de ‘trauma vicario’, el cual en algunas personas produce tanto impacto como el de una experiencia inmediata”, explica.

Estrés sicológico

Si bien las imágenes de asaltos captadas por cámaras de seguridad pueden funcionar como una alerta para que estemos atentos ante esas situaciones, pues las hacen más evidentes, también pueden generarnos sentimientos de impotencia y de estrés.

“Existe relativo consenso en los psicólogos respecto al alcance de estas imágenes y/o videos para causar daño”, afirma la sicóloga Gómez.

“De hecho, múltiples investigaciones han tratado este tema, por ejemplo, específicamente sobre el 9/11, hay muchísimos estudios en donde se concluye que, en efecto, los niveles de estrés psicológico, de problemas de salud física y de otras afecciones parecen estar asociadas con el consumo de grandes cantidades de imágenes fotográficas y videos de hechos altamente violentos. Así mismo, existe acuerdo en que el vector más importante en estos casos no es lo extremo de una imagen individual ni el tiempo que nos dedicamos a ver la imagen, sino la frecuencia de la visualización de estas”, señala.

Es decir, entre más expuestos estemos, más podríamos sufrir consecuencias sicológicas. (También le puede interesar: Asesinan a hombre que quiso evitar que le robaran el celular a su esposa)

¿Siempre ha existido?

“La inseguridad es la misma de siempre. Que ahora se difunda más en redes sociales es diferente”, comentaba un lector en la encuesta de Twitter de El Universal.

Valdría la pena preguntarse si han incrementado entonces los actos violentos o se ha incrementado la exposición a la opinión publica de esos actos.

Ahora, ¿podría aumentar la sensación de inseguridad por el hecho de cada vez más tenemos acceso a este tipo de material en las redes sociales?

-Claramente, así es. “El mundo siempre ha sido un desastre”, declaró Obama en 2014, después de una serie de terribles sucesos noticiosos. “Apenas nos estamos dando cuenta gracias a las redes sociales”. El peligro de esta situación es que, mientras que en los noticieros existe una edición y una advertencia ante escenas o imágenes con contenido altamente sensible, con las redes sociales esto no existe, y circulan hechos con bastante nivel de detalle y violencia. Las redes sociales han reforzado la sensación de que la violencia está siempre al alcance de nuestra mano.

¿Qué recomienda sobre ver o compartir este tipo de videos, debemos tener algún tipo de precaución?

-Definitivamente, mi respuesta es sí, nosotros debemos ser los principales cuidadores de nuestra propia salud mental. Para mí es claro que nos corresponde tener responsabilidad con las imágenes que conducen a altos niveles de angustia y esto incluye aquellas que vemos y, por supuesto, las que compartimos. Por último, invito también a que analicemos el fin, ya que también existen casos en donde los mismos agresores son quienes se graban cometiendo actos violentos para “hacerse ver”, ganar un Me gusta, fama, notoriedad. Antes de compartir, preguntémonos siempre: ¿honestamente, quiero ayudar a que lo logre?

  NOTICIAS RECOMENDADAS