Facetas


La inspiradora historia de una mujer que pasó de la cárcel a Colombiamoda

Ella es Catalina Salazar, una pospenada de Medellín que gracias a la Fundación Acción Interna, de Johana Bahamón, desfiló para la colección ‘Segundas oportunidades’ de People.

Catalina Salazar Osorio tuvo que llegar a la cárcel para comprender que no vale la pena delinquir. Ella es una pospenada que, a través de la Fundación Acción Interna, liderada por Johana Bahamón, vio una esperanza para reintegrarse en la sociedad: desfiló en Colombiamoda 2022 con la marca People y su reciente colección ‘Segundas oportunidades’, que tiene como propósito apoyar a la población carcelaria de Colombia. Lea aquí: Johanna Bahamón: “Moda con la que entregamos esperanza y dignidad”

El miedo la invadió de la cabeza a los pies. Para ella desfilar era exponerse ante las personas que la indiciaron y quedaron felices con su aprehensión, pero su valentía pudo más, pensando en el perdón y en representar a todas las mujeres que han estado en prisión.

Y ahí iba Catalina con la frente en alto. Caminaba a paso lento bajo los reflectores luciendo un suéter de mangas largas y cuello alto de color verde neón que hacía juego con unos jeans bota ancha y tenis. En ese momento no era solo el rostro de Catalina el que todos observaban boquiabiertos... eran los de todas las mujeres que siguen tras las rejas y no obtuvieron el permiso de participar en el desfile. Hoy, a través del testimonio de esta guerrera, ellas son protagonistas en nuestra página.

Johana Bahamón también formó parte del desfile.//Foto cortesía Inexmoda.
Johana Bahamón también formó parte del desfile.//Foto cortesía Inexmoda.

...

Catalina tiene 37 años y es de Medellín. Viene de una familia llena de valores que le dio la oportunidad de estudiar Comunicación Social y, al terminar la carrera, trabajó en una empresa importante, pero la ambición y la codicia le hicieron una mala jugada: pagó cinco años de prisión, tres en la cárcel El Pedregal de Medellín y dos de forma domiciliaria con brazalete. Recuperó su libertad el año pasado.

“Cometí un delito administrativo. Eso me llevó a la cárcel porque fue una conducta repetitiva. Mi vida estaba sumida en una inconsciencia pese a criarme en una familia muy bonita: mi mamá, mi papá y mis dos hermanas, todos llenos de valores, porque las personas creen que quienes llegan a la cárcel son con menos garantías. La mayoría de la población carcelaria lo es, pero hay otro porcentaje que recibe educación, que tiene una familia hermosa, unos papás presentes en las áreas económicas y emocionales, un buen ejemplo por parte de ellos, pero en mi caso la ambición y la codicia me llevaron a tomar malas decisiones. Entonces llegué a ese lugar con varias condenas y las agrupé en una sola a través de un arreglo jurídico”, inició contando Salazar Osorio.

Una modelo desfila en la pasarela Segundas oportunidades, de People, en Colombiamoda 2022.//Foto cortesía Inexmoda.
Una modelo desfila en la pasarela Segundas oportunidades, de People, en Colombiamoda 2022.//Foto cortesía Inexmoda.

El proceso dentro de la cárcel fue complejo. Reconoce que tras las rejas se logra una resocialización a través de fundaciones, corporaciones, instituciones e iglesias que les transmiten conocimiento mediante talleres.

“Allá se viven situaciones inhumanas, entonces cuando llegan estos grupos, como lo fue la Fundación Acción Interna de Johana Bahamón, cambia esa perspectiva. Nos enseñan que cometimos un error y que no podemos quedarnos ahí, que debemos transformarlo en cosas positivas”, agregó.

Volver a la sociedad

Según su experiencia, el proceso carcelario es doloroso y al perder la libertad se pierde todo: pérdidas económicas, emocionales, sentimentales y familiares. “La separación de mi hija, que hoy tiene 17 años, fue tenaz porque no solo sufre la persona presa sino el contexto familiar”, recordó.

Ahora Catalina rememora aquel crimen y reconoce lo duro que es asumir las consecuencias: “Hacía firmas y creía que no me iba a pasar nada, pero terminé en ese lugar. Mi refugio fueron estas fundaciones que trabajaron mi ser, porque potencializan las cosas buenas para prepararnos al salir a la sociedad y reincorporarnos, pero... volver es lo más difícil del mundo, es muy duro”.

Para ella, lo que más se sufre es la estigmatización porque aún después de pagar por el delito muchos siguen viéndolos como delincuentes. “Te vas a encontrar con las víctimas, y las víctimas dicen: te perdono, pero es difícil perdonar a una persona cuando te ha robado, matado a un ser querido, que se ha aprovechado de tu intimidad, entonces te estigmatizan”.

La inspiradora historia de una mujer que pasó de la cárcel a Colombiamoda

Esa situación la vivió Catalina cuando empezó a buscar trabajo en otras compañías. Sicólogos le decían que pese a entender su situación inicial, las políticas de la empresa eran claras. Por eso estando en la pasarela de Colombiamoda 2022, volvió a sentir esa esperanza. A ver que se abría una puerta de oportunidades de la mano de Johana Bahamón, pues fue una forma de decirle a la sociedad: “Nosotros, pospenados y pospenadas, también podemos aportar”.

“Sí hay empresas que nos pueden ayudar y hacernos sentir que la resocialización tiene garantías. Entonces esa experiencia fue muy gratificante porque hay mujeres pagando sus condenas y se preguntan qué será de sus vidas al salir”. Lea además: Fotos: así fue la pasarela ‘Maluma x Gef’ en Colombiamoda 2022

También dijo que estas oportunidades no se logran en todas las personas debido a que la mayoría de la población carcelaria es analfabeta. De eso se dio cuenta cuando redimía como monitora a sus compañeras, pues fue asistida por una escuela empresarial de educación de Medellín para formar a las más de 1.200 mujeres recluidas de la cárcel El Pedregal, y solo 12 cumplían con el perfil para ser monitoras, entre esas Catalina, y se evidenció que hay una desproporción educativa.

Durante las capacitaciones, Catalina atendió a reclusas (muchas mayores de edad) que no sabían escribir ni leer y mucho menos expresarse. Le explicaron que los delitos que las llevaron a prisión se derivaban de la falta de dinero, de oportunidades, educación y el engaño.

“Muchos dirán que este por qué roba en vez de trabajar, pero yo, que pude tener un cartón profesional -porque ya no lo tengo- y una familia bonita, me he visto invalidada... entonces a raíz de la fundación de Johana Bahamón nos brindan nuevas oportunidades. ¡Imagínate! Estábamos en una pasarela de People, marca importante en Colombiamoda... se está logrando lo que queremos paso a paso”, aseveró.

La inspiradora historia de una mujer que pasó de la cárcel a Colombiamoda

El propósito de la fundación Acción Interna, a través de People, es generar convenios y hacer un reclutamiento de acuerdo al perfil de la persona para ubicarlo en algún empleo.

“He encontrado compañeras que han vuelto a delinquir y regresaron a la cárcel, ya sea porque no tenían para comer, mantener a sus hijos, no conseguían trabajo, y las que sí tenían no le alcanzaba la plata, o decían: ‘Me ofrecieron este negocio, lo hice, y volví a la cárcel’”, reiteró Osorio.

Inicialmente, las modelos de la pasarela de People iban a ser reclusas de El Pedregal en Medellín, pero por temas de logística y del traslado -ya que siguen cumpliendo su condena- no fue posible.

“Consideré salir en la pasarela porque yo no me puedo olvidar de dónde salí, de esa población carcelaria de la que hice parte. Yo sufrí. Aguanté hambre. Vi las injusticias de la institución que maneja la cárcel. Viví y escuché historias muy tristes, y dije, con la cabeza en alto: ya pasé disculpas a la sociedad. Que salir a la pasarela sea la manera de expresar a través del arte, los colores y la actuación, una forma de construir segundas oportunidades, algo nunca visto en Colombia... ¿Que en una pasarela estuvieran dos pospenados y cinco familiares de internos diciendo: crean de nuevo en nosotros, dennos esa segunda oportunidad porque lo necesitamos?.. Ahora estamos en el ojo de toda Colombia”, puntualizó la mujer que, seguramente, inspirará a muchos con esta historia.

  NOTICIAS RECOMENDADAS