La vida es posible en otros planetas

26 de febrero de 2017 08:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde hace muchos años, los científicos han intentado descubrir que la vida puede albergarse en sitios distintos a la Tierra, pero es la primera vez que tienen una evidencia tan sólida.

En una pequeña ‘enana roja’, es decir un astro en nacimiento o a punto de morir, los astrónomos han logrado ver siete planetas similares a la Tierra, de manera que se amplía el radio de acción de los sitios que pueden contener vida como la nuestra.

La estrella se llama Trappist-1 y está a una distancia de casi 40 años luz de nosotros, no había sido detectada con telescopios ópticos porque era muy poco luminosa.

Los instrumentos en los telescopios espaciales permiten tener datos que son  analizados por el grupo de astrónomos, que de esa manera pueden hacer una instantánea del planeta de acuerdo con la luz transmitida.

Así pueden saber cómo está compuesto el planeta estudiado.

Debido a la poca luminosidad de la estrella Trappist-1, es muy difícil detectar y saber la masa de planetas tan pequeños como los siete descubiertos por un equipo europeo, en el observatorio espacial Spitzer.

Pero eso hicieron los astrónomos y ahora saben que hay siete planetas parecidos a la Tierra, orbitando alrededor de una estrella en los que podría albergarse vida. Las implicaciones del hallazgo son obvias para la investigación de los llamados exoplanetas, es decir los que están fuera del Sistema Solar.

Para calcular su distancia a la estrella, los científicos tuvieron en cuenta que los siete tienen órbitas diferentes. Conociendo el periodo de traslación, calcularon su masa y descubrieron que es similar a la Tierra. Además, tienen reservas de agua líquida, lo que los hace candidatos a ser reservorios de vida, por la posibilidad de desarrollarse ahí aminoácidos y bases del ADN.

Con estos dos datos, los astrónomos pudieron calcular la composición, es decir, supieron que son de una masa similar a la Tierra, y encontraron agua en su estructura y el agua es la base de la vida.

Como Trappist-1 es pequeña, comparada con el sol, mientras más cerca orbiten los planetas, son más habitables, de ahí la importancia que tiene el hecho de que los siete estén cerca de la estrella.

Los científicos usaron el espectrómetro de transmisión para saber si los planetas tienen una atmósfera rica en helio e hidrógeno, cimientos también de un aire respirable.

Spitzer-2 será lanzado muy pronto, y eso permitirá confirmar los descubrimientos hechos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS