Facetas


Lina Bustillo, visión novedosa del lujo latinoamericano

En ‘Pilares del lujo latinoamericano’, la autora cartagenera nos trae una visión diferente y mucho más profunda del lujo.

GUSTAVO TATIS GUERRA

24 de abril de 2022 10:00 AM

Como si tejiera con hilos de oro la madeja de una historia que empezó mucho antes de nacer, en la mirada de su abuelo artista y empresario y en la vida sus padres, también artistas, Lina Bustillo me cuenta la génesis de una pesquisa novedosa que la lleva a la esencia de la cultura en Cartagena de Indias, y a los secretos recónditos e insospechados de América Latina. Desde hace años conocí de cerca las motivaciones de su trabajo y su investigación que ha culminado en su primer libro, que es, a su vez, el primero que se escribe en Colombia y América Latina sobre ese aspecto. Lea aquí: Cartagena tras un nuevo destino de lujo sostenible

Lina Bustillo, visión novedosa del lujo latinoamericano

Se trata de ‘Pilares del lujo latinoamericano: el modelo de la esmeralda: un modelo para desmitificar el lujo’ (2022), un interesante y novedoso estudio de 221 páginas, en cuyos ocho capítulos se refiere con rigor científico y artístico a las marcas con herencia y origen, conversaciones y experiencias empáticas, la curaduría del carácter único, mérito a la calidad y el saber hacer, armonía estética, responsabilidad y ética, el propósito, el altruismo del lujo, y culmina con una amplia bibliografía que documenta su criterio y aporte. Este libro de Lina Bustillo se constituye en algo más que una sorpresa editorial, en un aporte a la dimensión social, cultural y ambiental del lujo más allá de la marca y del impacto del consumo.

Lina es una consagrada investigadora y diseñadora gráfica especializada en negocios de bienes y servicios de lujo, y su libro analiza con argumentos filosóficos e históricos el concepto de lujo latinoamericano.

“Desde mucho antes de La Colonia, somos los proveedores de la materia prima del lujo para Europa: no solo del oro, la esmeralda, que sirvió a los dos imperios de España e Inglaterra, sino de manera secreta y desconocida, proveedores de una sabiduría ancestral que ha aportado al mundo en almas y espíritus de nuestros antepasados”, me dice.

“El oro y la esmeralda, con una historia de más de cinco siglos, nos conectan a dos mundos paralelos, al de Europa y América. Mientras nosotros nunca perdimos nuestro vínculo con la ancestralidad, Europa sí la perdió, y hoy las tendencias en los diseños en el mundo vuelven a esas raíces. Nosotros nunca salimos de allí, y hoy, nos encontramos en el mismo punto. Al acariciar el oro o la esmeralda, nos conectamos no solo con un antiguo esplendor y una energía ancestral, sino con una sabiduría de nuestros antepasados para quienes el oro o la esmeralda siempre tuvieron valor cultural y de culto, mientras que para Europa era un valor mercantil. Muy distinta era la visión de nosotros. Dentro y fuera del oro, se percibe la sabiduría de esos chamanes colombianos de las comunidades indígenas que le piden permiso a la madre tierra para desentrañar sus tesoros ocultos y sacar sus piedras preciosas”.

El oro y la esmeralda, con una historia de más de cinco siglos, nos conectan a dos mundos paralelos, al de Europa y América”,

dice Lina.

La sombra del pescador de colores

Al escucharla evoco a su abuelo, mi amigo, el artista y empresario Policarpo Bustillo Sierra, al que nombra con cariño como El pescador de colores, autor de muchos libros, entre ellos, un estudio sobre la poesía de Luis Carlos López, en coautoría con Jaime Gómez O’Byrne. Veo en ella la luz prodigiosa y la conjunción artística y humanística de Ricardo Bustillo y Adriana Méndez, sus padres.

“Todo empezó allí frente al mar de Barú, bajo el regazo sabio del abuelo Policarpo”. Pero la comunidad de investigadores en el continente se ha sorprendido con el libro de Lina, porque no esperaba un libro académico alrededor del lujo latinoamericano. Aquí se ha resignificado la visión del lujo pervertido en la visión superflua de lo evanescente, superficial y frívolo. Ha sido un desafío para ella. Y el libro ha empezado a tener un impacto en redes y medios en comunidades latinoamericanas y en sociedades resilientes y con gran orgullo de sus ancestros, como México.

Ella ha salido a clarificar que no es justo que reduzcamos una historia de millones de años como la tienen el oro y la esmeralda, y la estereotipemos en la violencia de los últimos treinta o cuarenta años. Ha quitado en su libro el velo de lo social cuando nombramos el término: lujo. Y lo ha conectado a las creaciones ancestrales de la alta y consagrada artesanía latinoamericana, patrimonio de comunidades indígenas. Eso es lujo. Y ha subrayado en cómo esa tradición y herencia cultural ha permitido que en zonas donde se ha sufrido el conflicto armado, como en los Montes de María, las mujeres tejan de manera resiliente su memoria para desafiar su propio dolor. Destaca los tejidos con semillas de frijolitos endémicos de los Montes de María, convertidos en Frijolitos de Paz. Un nuevo dinamismo social y cultural, generador de empleo e inclusión social, y una lección positiva en las comunidades.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Una visión filosófica

Cuando alude el lujo, precisa que es transversal y toca todos los sectores, creaciones y saberes: gastronomía, artesanía, hotelería, marroquinería, moda, diseño, chocolatería, licores, flores de exportación, etc.

Privilegia en el lujo latinoamericano la vida lenta y la capacidad de contemplación, disfrute del silencio y del espectáculo de la naturaleza. La pandemia permitió esa pausa necesaria en nuestras vidas. Nos frenó en seco para que volviéramos a ver la vida de otro modo, más lento y más pleno.

El lujo que tenemos todos es el tiempo. Valorar el tiempo a conciencia y en calidad. Tiempo para la familia, para los hijos y los padres. Que no nos nuble el ego. Silencio para entender, observar y sentir la vida. Arte de apreciar. Muchas veces hay más belleza en la imperfección. Es la visión filosófica japonesa del wabi-sabi. También lo que se quiebra y rompe es parte de nuestra existencia. Nada tiene que ser perfecto. Todos nos caemos y herimos. Todos podemos hacer parte de ese objeto imperfecto, para sanarnos y curarnos.

Epílogo

Lina ha presentado en su libro, la tesis novedosa del lujo precolombino en el territorio latinoamericano, y la propuesta de la filantopía y el altruismo como claves de la paz mundial pero también del éxito económico, siguiendo la filosofía del pensador Mattieu Ricard.

Al escucharla vuelvo a sentir el corazón visionario del vitalista y soñador Policarpo Bustillo que palpitaba con su collar de vértebras y su colmillo de un jaguar. Su abuelo inspirador que sigue pescando colores en el mar de sus recuerdos, más allá del tiempo. Sobre el corazón visionario del vitalista y soñador Policarpo palpitaba un collar de vértebras con un colmillo de un jaguar.

  NOTICIAS RECOMENDADAS