Los Flórez también nacieron para ser papás

16 de junio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ven acá, ven a ver esta preciosura... Hola mi amor, ¿estabas buscando a tu papá?”, dice Kevin mientras levanta a la pequeña Kynsha de una silla fucsia ed la forma más delicada posible. La bebé, de apenas 5 meses, ‘la tiene clara’: una vez escuchó la voz supo que era su papá y que quería estar en sus brazos. Tatiana, su mamá y pareja de Kevin, los mira enamorada. El brillo de sus ojos y su sonrisa la delatan.

-“¿Quieres cargarla?”, me reta con la mirada y soy consciente de que no puedo negarme. Mira de nuevo a su pequeña hija, que ahora me observa detenidamente, supongo que intenta descifrar quién es la nueva visita. Seguramente se preguntaba y esta, ¿de dónde salió? Sostuve a la pequeña como pude, hice de todo para que se ‘amañara’ conmigo pero no, no aguantó ni cinco minutos, casi llorando pedía a su papá. Me rindo, se la entrego a Kevin y soy consciente de la gran conexión que tienen, la bebé se calma. Le da un beso en la frente a su tierna hija y me dice: “Estoy listo para la entrevista, bajemos”. Mientras vamos por las escaleras, el cantante de champeta me confiesa que la escena del “beso en la frente” se repite cada vez que por motivos de trabajo, viajes, conciertos, tiene que ausentarse. Noto de inmediato su tono melancólico.

La amplia sala de la casa de ‘Los Flórez’, en La Campiña, puede compararse con un museo de la exitosa carrera de Kevin Flórez y sus hermanos. Hay afiches, gorras, CD y premios musicales expuestos como trofeos. Allí, sentado en una silla blanca, frente a un abanico que respaldaba la falla del aire acondicionado, me esperaba ‘Farra’, como es conocido en el gremio musical Rafael Flórez, padre, abuelo y cabeza del proyecto familiar. No es un papá como los que nos pintan en las películas o revistas, por su estilo más bien parece parece el hermano mayor. Viste pantaloneta negra que llega un poco más abajo de las rodillas, una franelilla roja ‘Jordan’ que expone sus brazos tatuados, chanclas ‘caseras’ y la infaltable gorra que le hace juego con su camisa.

“Papi, llama a Keyner y dile que lo estamos esperando”, le dice desesperado Kevin, que mientras tanto busca ‘matar’ el hambre con una empanada de harina. “Aló... Keyner. Baja, baja ya”, dice y cuelga. No habían pasado tres segundos cuando el tercero, de los 4 hijos estaba sentado junto a sus hermanos, Kevin y Kingston , en un gran mueble de cuero marrón. Parece un grupo de compadres preparados para revivir sus mejores anécdotas sobre cómo tomaron la llegada de los hijos a sus cortas edades. Farra ahora es abuelo de 7 hermosos nietos.

“Me acuerdo que mi papá siempre nos advertía que nos cuidáramos. Que no nos ‘preñáramos’. Que usáramos preservativos. Fueron nuestras primeras enseñanzas”, cuenta Kevin entre risas pero a los minutos vuelve el rostro serio y admite que cuando se enteró que Tatiana estaba embarazada no pensó en otra cosa sino en cómo lo tomaría su papá. “Yo estaba nervioso y le conté con miedo. Pensé que me iba a decir que estaba jodido pero no, él solo me dijo: ‘bueno, mijo, te tocó hablar con los papás de ella’”. Por su parte ‘Farra’ admite frente a sus tres hijos varones que para él fue inesperada la llegada de su nieta Kishany, que hoy tiene 7 años y dos hermanas más, Kynasha y Kynsha. “Con Kevin no me lo esperaba porque teníamos un plan mayor. De una u otra forma uno sabe qué es lo que viene. Le mostré varios artistas de su edad y le dije: ‘Míralo, tirando pico y pala’, porque ser artista en Cartagena no es fácil y tener un hijo se te cae todo. De todas maneras si tú tienes un hijo tu parte económica se va a repartir y no te vas a capitalizar”, justificando por qué le ‘dio duro’ este embarazo y continúa con ahínco: “Kevin salió muy pronto a ser papá. Mi reacción fue que yo tuve también hijos joven pero no, no me gustó porque estaba muy pela’o pero le dije: ‘Papi, vamos pa’lante’, porque no íbamos a echar la bendición para atrás”. Kevin solo asiente.

Pero la historia no fue diferente con sus otros dos hijos. Esta vez el más joven, Kingston Flórez, también cantante, le daría una noticia inesperada a ‘Farra’. Poco le faltaba para la mayoría de edad cuando llegó a su vida la gran labor de ser padre de Kingston Rafael, que hoy tiene seis años. “Yo tenía mucho miedo porque solo tenía 17 años. No sabía cómo decirle a mi papá”, comenta Kingston y de inmediato reconoce que para esa época estaba ‘desordenado’ y las rumbas le pasaron factura con un bebé a bordo. “Kingston fue el impacto más grande porque estaba muy niño. Me golpeó muy temprano. Yo dije: ‘Erda, papi, ¿qué hiciste?’”, narra ‘Farra’ simulando cómo reaccionó una vez se enteró. Todos soltamos una carcajada, incluso él. Kingston nos interrumpe y admite con su último hijo las cosas fueron diferentes. Su segundo bebé sí fue un pedido especial que le hizo a Dios. “El último sí oré y le dije a Dios que me lo mandara con ojos verdes y todo”, se ríe.

Solo faltaba Keyner, las esperanzas estaban puestas en él. ‘Farra’ confiesa que sí esperaba que fuera papá igual que sus otros hijos solo que... ‘no tan rápido’. Keyner estudiaba ingeniería y trabajaba a la par con su hermano Kevin. Precisamente en uno de los viajes recibe una notificación de WhatsApp en su celular recibiendo una noticia que lo dejó “frío”, como él mismo dice. “Me llegó una imagen de la prueba de embarazo con las 2 líneas. Quedé frío pero pensé: ‘Kevin y Kingston ya son papás solo faltaba yo’. Yo no le había contado a nadie, solo a Kevin, pero él se encargó de contárselo a todo el mundo”, nuevamente las risas se apoderan del momento pero Keyner continuó echando su cuento: “Suavizó las cosas con mi papá y ya cuando le conté no fue tan fuerte conmigo”, dice mientras mira a ‘Farra’, que no oculta sus ganas de hablar y comenta: “De Keyner esperaba su embarazo porque era el único que faltaba y por otra parte no lo esperaba porque él estaba estudiando una carrera que nos costaba bastante como familia. Le dije: ‘Tú puedes, pero ahora no busques mujer’, y parece que le hubiese dicho que sí porque de una enganchó”.

Carcajadas iban y venían. Sus miradas reflejaban la satisfacción de que contra todos los pronósticos, ser papás ha sido una verdadera bendición. Descubro que lo que vemos en las redes sociales de ‘Los Flórez’ con los suyos, se queda corto para lo que realmente son, pues, aunque muchos no lo crean, hacer familia ha sido uno de sus mayores logros.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS