Luis Otoya, un promotor de Cartagena como destino de bodas

23 de junio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Luis Alfonso Otoya Lemaitre dice que desde siempre ha tenido contacto con el mundo de los eventos. Su abuela paterna, Bertha Gerdts de Otoya, es una gran cocinera, aportó al desarrollo del menú original del Club Cartagena y fue una especie de wedding planner en su época, sin tener un título de ‘planeador profesional’. “En sus propias palabras ella: ‘atendía matrimonios’, y se encargaba de que todo saliera perfecto, que el menú estuviera bien seleccionado, los platos bien servidos”, asegura.

Y su abuela materna, Elizabeth Noero de Lemaitre, se dedicó por muchos años a diseñar bodas y eventos en la ciudad, y ha sido siempre una enamorada de las flores y la jardinería. “Ella es una artista floral, así que desde pequeño vi a mis dos abuelas en sus artes y de ellas heredé toda esa vena artística”.

Luis Otoya es un cartagenero de 34 años que se destaca en la industria de las bodas y es fundador de una empresa para planear eventos sociales reconocida como una de las mejores en el mundo.

Su carrera arrancó cuando, luego de graduarse en el Colegio Jorge Washington, en Cartagena, se fue a estudiar administración de empresas y hotelería y turismo en la Universidad Externado de Colombia, en Bogotá, y allí, como trabajo de grado, creó una pequeña empresa de eventos con la que empezó a trabajar. Sin embargo, su sueño era mucho más ambicioso y durante ese tiempo se apasionó tanto por la cocina que decidió estudiar gastronomía en el instituto argentino Gato Dumas para fortalecer su empresa, enfocada en el servicio de catering con una visión artística, sin dejar de lado los buenos sabores y la calidad.

“Mis clientes me comenzaron a exigir más servicios, como planear eventos completos, algo que ya hacía pero que no era mi foco en ese momento, y entonces abrí un departamento de planeación de bodas y eventos que en principio fue un poquito complicado porque algunas wedding planners de la ciudad, que eran nuestras clientas, dejaron de trabajar con nosotros porque empezaron a vernos como competencia y fue un momento complicado para la empresa”, relata.

Pero bien dicen que cada crisis es una oportunidad y él aprovechó muy bien esa situación para crear su propio mercado y poder seguir adelante. “Comencé a enfocarme en un mercado internacional y a desarrollar matrimonios para extranjeros y al ver los resultados decidí, sencillamente, que iba a seguir haciendo esto”.

Pasó alrededor de cinco años haciendo bodas en la ciudad, además de otros eventos sociales y corporativos, cuando conoció en una conferencia a Matthew Robbins, un exclusivo diseñador de eventos neoyorquino que trabajó con la reconocida empresaria y presentadora estadounidense Martha Stewart. También ha sido colaborador en publicaciones, como InStyle, New York Weddings, Huffington Post, entre otras.

“Le conté a Matthew todo el potencial que tenía Cartagena y de poder posicionarla como destino internacional de bodas para nuestro mercado de Nueva York y de EE.UU en general y, al año siguiente de estar trabajando juntos, lanzamos ‘RobbinsOtoya’ que es nuestra marca compartida de planeación y diseño de bodas de destino que tenía como foco Colombia y hoy en día todo el mundo”.

Juntos, bajo la marca RobbinsOtoya, se iniciaron en la versión 2015 del Cartagena Bridal Week, cuando trajeron a Martha Stewart a La Heroica. Al año siguiente, fueron los encargado de diseñar el compromiso de Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley. “Digamos que comenzamos con el pie derecho, por así decirlo. Fue una experiencia maravillosa y enriquecedora... la prensa internacional habló muy bien del evento y eso, obviamente, fue muy bueno para nosotros. De ahí ya seguimos adelante con otros eventos”, resalta Otoya.

Luis y Matthew hoy son cónyuges y socios. Su empresa ha sido nombrada como una de las mejores en planeación de bodas en el mundo, en las listas más prestigiosas que existen en la industria como Harper’s Bazaar, Vogue, Brides, Martha Stewart Weddings, y como una de las 50 mejores en Estados Unidos en la lista de Bizbash.

La empresa de planeación y diseño de bodas de destino RobbinsOtoya tiene su oficina principal en Nueva York, pero con operación mundial. Además de Cartagena y USA, han trabajado en lugares como Guatemala, Jamaica, Turks and Caicos, Mustique, Bahamas, México, Irlanda, Marruecos, Portugal, Alemania, Japón, Italia, Francia, República Dominicana y China.

Hace pocos días participaron como expositores en el Wedding Forum 2019, que reunió a empresarios nacionales de las bodas y a expertos internacionales en el Hotel Sofitel Legenda Santa Clara, donde resaltaron todo lo que se ha hecho para que este Corralito de Piedras sea considerado como un destino de bodas fantástico y para que la gente se enamore más de Cartagena, un lugar para cualquier tipo de celebración.

¿Cuál consideras que es ese factor diferenciador que tiene Cartagena para que resulte atractivo como destino de bodas?

- Cartagena es un monumento histórico vivo, que tiene vida propia, y eso a la gente le encanta. Es una ciudad con mucho movimiento, alegre, con personajes, y eso es realmente importante para cierto tipo de clientes.

¿Con qué palabras describes a Cartagena?

- Cartagena para mí es magia, es cultura, es romanticismo, historia, alegría. Eso para mí es Cartagena en pocas palabras.

¿Cuáles han sido las peticiones más extravagantes que te han pedido para una boda?

- Privatizar la Plaza de Bolívar para un evento, el único que se ha hecho en esta locación para una cena privada de 70 personas. El cliente deseaba que se le ofreciera servicio a la carta como si fuese un restaurante a sus invitados, es decir, contar con múltiples opciones de menú y los invitados pedían a su gusto. Desarrollamos esto con una cocina montada a la intemperie, cubiertos por una carpa, sin conexiones de agua... fue un reto grande. Además, el manejo de todo el público alrededor de la plaza requiere un trato especial, porque a veces las población local no entiende el bien que este tipo de eventos le hace a la ciudad.

Y en otra oportunidad, una novia me solicitó contratar unas videntes para que les leyeran las cartas a sus invitados. Se mandaron a hacer barajas con el monograma de los novios, ellos querían tener una noche mística en Barú.

***

Luis mantiene su vieja empresa de catering en Cartagena, las wedding planners que una vez se fueron han regresado porque hoy lo miran como un aliado, y con su proyecto estrella, ‘RobbinsOtoya’, sigue ganado reconocimiento y trabajando como promotor de su ciudad.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS