Facetas


Marilis González y el arte de emprender con talentos

Huyó de una amenaza que recibió en su natal Maracaibo y desde que llegó a Colombia ha buscado surgir mostrando el talento de otros venezolanos.

Gissel Tuñón de Ávila

Especial para El Universal

Su lucha diaria es mantener encendida la sonrisa en el rostro de sus hijas, brindarles una estabilidad y una mejor vida. Sí, este es uno de los sueños de Marilis Chiquinquirá González García, una mujer de 38 años, nacida en Maracaibo, Venezuela. Es una de esas personas extrovertidas, muy alegre, una comunicadora social en formación constante, amante de la fotografía y la locución. Es madre de Marina y Mariana, de 8 y 6 años, respectivamente. Una mujer resiliente, llena de fe y que construye el sueño de ayudar a cumplir otros sueños.

Llegó a Colombia hace dos años, “con una mano adelante y otra atrás”, dice. Ese viaje que, por estos años, han emprendido millones de venezolanos huyendo de la crisis en su país, ella lo estaba programando con cautela, sabía que en cualquier momento debía migrar, pero quería hacerlo con la mayor planeación posible, sin embargo, sucedió algo por lo que tuvo que adelantarse abruptamente. (También le puede interesar: Así va el caso de la venezolana que padece cáncer y vive en Bazurto)

“Soy una ciudadana migrante que decidió no comenzar de cero, sino comenzar de nuevo una nueva vida. No todas las circunstancias son esas que te programas cuando decides migrar, pero definidamente te hacen crecer como persona y ser más agradecido aún”, afirma.

“Migré a Colombia hace dos años por una situación sociopolítica:_yo ejercía mi profesión, cuando decidí migrar, en radio y en televisión. Llevaba la producción de un programa de televisión de la región, del estado Zulia, y conducía un programa de radio en una emisora conocida en la ciudad también y pues, mi inclinación era totalmente opositora, nunca la oculté a pesar de que mis dos formatos, tanto para radio como para la televisión, no tenía nada que ver con la política y llegó un momento en que la situación en el estado de Zulia, más que en cualquier otro lugar del país, era insostenible. En mi ciudad hubo un momento que solo se veían tres horas diarias de luz”, detalla.

Marilis González y el arte de emprender con talentos

Marilis decidió crear Emprende Talento, una oportunidad de salir adelante en medio de la pandemia y una forma de ayudar a otros venezolanos.

Esa gota que rebasó la copa tuvo que ver con su trabajo en un programa de radio, televisión y sus posturas políticas. “Recibí unas amenazas en contra de mi familia, porque yo estaba siendo una voz sonante sobre lo que estaba pasando en la región: no había agua, no había comida, no había los servicios de los que una sociedad debe gozar por derecho propio. Ya cuando la amenaza se hizo casi que de manera formal, fue que decidí irme. La amenaza me llegó algo así como un martes y yo el viernes ya estaba en Barranquilla”, narra. (Lea también: Cierre temporal a casa-hostal donde vivían 65 venezolanos en aglomeración)

A comenzar de nuevo

“Llegué acá sin una planeación absoluta, por la premura. Vine cargada de sueños e ideas, sin perder la esperanza, quizá, no ejercer en un medio, pero sí de hacerlo de manera independiente, como muchos años lo hice. Comencé a hacer fotografías en algunos eventos, pero en vista de que todo apretó con el tema de pandemia, me tocó vender todos los equipos y comenzar a darle forma y a reestructurar una carpeta con un proyecto que traía desde que llegué y es lo que se convirtió actualmente en el canal de difusión de emprendimientos online que se llama Emprende Talentos: una voz para hacer realidad tus sueños”, explica.

Marilis llegó a Colombia con esa carpeta llena de sus sueños y con la esperanza de poder desenvolverse en su campo con algo que le gustara y por eso creó Emprende Talentos, una ventana para emprendedores migrantes venezolanos y colombianos retornados. En principio, pensó el formato como una canal a través de una emisora online, pero entró la pandemia, se quedó sin entradas económicas, sin empleo y tuvo que darle la vuelta un poco a su idea, enfocándose entonces en transmisiones en vivo, a través de su cuenta de Instagram.

Había conocido a muchos venezolanos en Barranquilla y con ellos empezó a trabajar, haciendo entrevistas una vez a la semana, contando sus historias de emprendimiento; algunas marcas de emprendimientos venezolanos se empezaron a interesar por su labor social con las entrevistas, comenzaron a apoyarla y patrocinarla.

“Emprende Talentos nació desde el 10 de julio de 2020 de la necesidad de hacer algo que me gustara, para poder ofrecerle la oportunidad a otros migrantes, como yo, de utilizar una plataforma y contar sus historias. Cuando comenzó la pandemia, dije que iba a tratar de sacarlo adelante. Lógicamente, aquí nadie me conocía, sin embargo, ya había conocido a muchos venezolanos con emprendimientos de comida, de arte, de estética.

“Comencé a hacer las entrevistas y ya he tenido el reconocimiento. Mucha gente se me ha acercado para el tema de las entrevistas, para que los ayude, pero todo lo hago con el único instrumento que tengo en mi casa una luz y celular. Hice un montaje yo misma para presentar la ventana de Emprende Talentos. La idea es que todos pudiéramos solidarlizarnos, todas historias son diferentes pero somos venezolanos con la necesidad de trabajar y demostrar que los buenos somos más. Muchos de ellos ya están establecidos, otros apenas están arrancando y no tienen cómo pagar una publicidad”, añade. (Lea también: [Video] Edward Betancourt: la inspiradora historia detrás de un artesano)

Marilis sueña con llevar su emprendimiento a la radio y poder alzar su voz con otros venezolanos. Quiere echar raíces en Colombia, quiere ser una guía para otros soñadores y servir de plataforma para que otros puedan obtener un empleo; quiere mirar la posibilidad de tener una casa y así poder brindar una estabilidad a sus hijas. Le agradece mucho a Barranquilla y a Colombia, pues siempre la han recibido con una sonrisa y ha encontrado mucho apoyo. Su filosofía de vida se basa en no perder la fe y nunca dejar de soñar, ser constante, paciente y nunca dejar de trabajar... Considera que solo así se obtiene el fruto como resultado del esfuerzo.

“Yo quiero sembrar algo acá que quede, que lo estoy haciendo no se quede en el aire, que en realidad yo pueda ser un ejemplo para otros que quieran salir adelante y cumplir sus sueños. A ellos les digo que no pierdan la fe, hay que tener mucho empeño, constancia y una paciencia increíble, porque todo emprendimiento es un sueño que se cristaliza y se vuelve realidad. Si lo sueñas, lo puedes hacer posible”, finaliza. ¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

  NOTICIAS RECOMENDADAS