Facetas


Murales, el arte que inunda a San Jacinto

Pedro Luis Reyes y Miguel Salcedo son dos artistas de generaciones distintas que comparten la pasión por la pintura de murales.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

25 de julio de 2021 07:50 AM

Desde los cuatro años, el papá de Pedro Luis Reyes Caro lo incentivaba a dibujar, a pintar, a replicar dibujos animados o lo que pudiera servir de inspiración para el pequeño.

En todos los cumpleaños de Pedro Luis, don Luis Rafael Reyes Olivera se rehusó a darle juguetes; le daba pinceles, plastilinas, lápices de todos tamaños y colores, papel. Así, con el tiempo el niño desarrolló amor por las artes plásticas y visuales. Su padre falleció y hoy el joven artista pinta, no solo porque le gusta sino como una especie de homenaje a su progenitor.

Es tatuador, pero hacer murales es una pasión donde pone en práctica su talento innato. En las paredes del municipio ha inmortalizado a Toño Fernández. Escenas de la Biblia están plasmadas en campos santos del pueblo. Hace figuras en barro, es amante de la pintura de Caraballo y sigue enriqueciendo su conocimiento.

Los primeros murales de Pedro fueron un pedido de la Alcaldía Municipal. Y ya tiene pedido de privados, solicitudes de corregimientos o fincas cercanas que buscan homenajes a sus familias, a sus tierras.

“Al alcalde Jorge Castellar se le ocurrió que hiciéramos murales en las entradas de los cementerios. Hice unos cinco o seis”, recuerda.

Entre risas este joven de 27 años dice que casi no logra graduarse de bachillerato en la Institución Educativa León XIII de San Jacinto, porque no era ‘bueno’ en ninguna materia que no fuera artística. Simplemente no le gustaban las matemáticas, ni el castellano, ni la educación física. Él solo quería una vida inmerso en arte y color.

“Siempre pensé vivir del arte, de la cultura. Recuerdo que el profesor Morales, Betín y Arrieta me defendieron para lograr mi diploma, ellos sabían que yo tenía claro mi sueño y lo que quería estudiar después de terminar el colegio. Apenas salí me presenté en Bellas Artes (Unibac) y, pues, allí fue donde la competencia con otros estudiantes y mi curiosidad por mejorar empezaron a rendir frutos. Mi padre quería que fuera bueno, que me exigiera. Y me puse una meta, mejorar cada día. Terminé y me he dedicado a trabajar en fundaciones, sin embargo tatuar y hacer arte es lo que más me gusta. Las cosas han ido evolucionando”, me resume.

“Para el mural del maestro Toño quise utilizar una pincelada con estilo impresionista, que es yuxtapuestas a blanco y negro, con un fondo estilo pop art, bastante llamativo, que hiciera contraste con los colores del retrato”, describe.

“San Jacinto no solo produce buena música, también buenos artistas visuales como el pintor Aníbal Lajud, mi padre de artes en este mundo. Él vive por la Plazoleta y fue quien me regaló mis primeros óleos”, recuerda.

Pedro quiere que los murales sean como una especie de atractivo, que se vuelvan un recorrido... que sean piezas dignas de visitar. Así como en la comuna 13 de Medellín.

“Me gustaría que mi padre estuviera vivo. Siempre es bonito saber que lo que él me inculcó lo he llevado a otros lugares. Y que hago lo que me gusta”, finaliza.

Miguel Antonio Salcedo

Desde hace 35 años, Miguel Antonio Salcedo Tapia pinta murales de todo tipo pero desde hace unos años 8 años es amante de los retratos.

Miguel se ha propuesto plasmar en un gran lienzo cada uno de los rostros de personajes destacados de la música y la cultura de San Jacinto, en un imponente proyecto que materializa en hermosas tonalidades, con ayuda de amigos y de amantes del arte.

“Ahora mismo estoy elaborando un cuadro en lienzo con 30 retratos de las personas más representativas del pueblo. Desde el 13 de agosto, espero, estará en exposición en el parque principal.

“Este proyecto lo estoy haciendo con ayuda de algunos amigos del pueblo. Ahora estoy un poco solo pero voy meti’o y, si Dios quiere, para el 5 de agosto el cuadro estará listo. La cuestión de la cultura acá está muy dura, lo sé. Publiqué mi idea en mi perfil de Facebook porque la verdad sí me da un poco de pena solicitar patrocinios a entidades. Un muchacho me dio los primeros 80 mil pesos para empezar a hacerlo”, agradece sonriendo.

Con este gran cuadro, Miguel adornará el Museo Comunitario de San Jacinto, con el visto bueno de su director, Jorge Quiroz Tietjen, a quien además homenajea.

El artista se siente orgulloso de los halagos, pero sobre todo, espera que valoren su obra.

**

Si quiere apoyar este proyecto puede comunicarse al celular 3014624742.

  NOTICIAS RECOMENDADAS