Plaza de Los Coches: rumba, luces de neón y escándalo

30 de octubre de 2016 11:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

[bitsontherun Rn8rTPed]

¡Salsa y sabor! Reguetón, champeta, vallenato y electrónica. Usted tiene para escoger. Cartageneros y turistas. De todo un poco. Como dicen por ahí, en la diversidad está el placer y eso es lo que abunda en la Plaza de Los Coches, justo detrás del Reloj Público. El corazón de La Heroica: el Centro Histórico. 

Luces de neón, sonido ambiente, un coctel de ritmos y show de baile en vivo. Cruzar el boquetillo de la torre y llegar a la plaza, cuando el sol se oculta, es como entrar a otro mundo. Y no lo digo yo, lo dicen algunos visitantes y nativos que han sido testigos de la transformación, con el paso de las horas, de uno de los sitios más emblemáticos del Corralito de Piedra. (Vea también: Piden control nocturno a la Plaza de los Coches).

Los fines de semana, la rumba de cinco disco-terrazas, se adueña de todos los rincones de la plaza, una zona comercial mixta: un espacio en el que no todos los sitios que hay son para departir. Sí, así como lo está leyendo. Hay hoteles y oficinas cerca. Sin duda, los hoteleros no están contentos con los cambios entre el día y la noche de esa zona, mucho menos cuando el reloj indica que llegó la medianoche: la hora elegida para subir la emoción, el volumen, la intensidad de las luces y el humo artificial.

¡Ah! El volumen de la música no es el único que aumenta. Entre más alto está, más grita la gente para poder comunicarse. ¡Eso no es un secreto para nadie!

Y parece que eso no se tiene muy en cuenta. Hay leyes y topes con relación a los decibeles. ¿Decibeles? Así es, la intensidad de los sonidos. Las reglas que controlan la contaminación auditiva en lugares públicos de Cartagena muy poco se cumplen y El Universal lo comprobó. El nivel máximo permitido en una zona como esa es de 60 decibles por las noches, pero la aguja del medidor marca mucho más que eso. 

Carlos Yacamán, propietario de un hotel de 28 habitaciones que está en la plaza de Los Coches, está desesperado con lo que él llama la falta de compromiso por parte de las autoridades encargadas de controlar la situación.

“Me he quejado en la Alcaldía y EPA. Es más, EPA ha cerrado una de las terrazas varias veces, pero luego vuelven a abrirlas y ahí están, funcionando como si nada hubiese pasado”… La voz del empresario es fuerte y su molestia es evidente. Pese a que su hotel tiene ventanas especiales para evitar la filtración de sonidos, las quejas de los huéspedes son constantes.

En ocasiones debe trasladar a los visitantes, por su cuenta, a otros hoteles y algunos piden cambio de habitación. “Las alcobas que están junto a la plaza no las quieren. El hotel lleva cinco años funcionando y hace más de uno tenemos ese problema”.

Yacamán asegura que no ha tenido pérdidas económicas porque una cadena europea de hoteles está manejando el suyo y eso le ha permitido alojar muchos turistas. Sin embargo, algunos comentarios en internet pueden afectar la imagen del hotel.

Uno de los más recientes visitantes manifestó, a través de TripAdvisor, que su experiencia fue terrible. Y no es para menos. Desde una de las habitaciones del hotel, el sonómetro marca mínimo 75 decibeles, quince más de los permitidos en una zona comercial mixta, en la noche.

“Este hotel es un desastre, al lado de una plaza ruidosa, combinado con una discoteca. Hay un ruido terrible toda la noche. Fue una noche imposible para dormir”… Así se expresó un turista de Berlín, Alemania, horas después de hacer el checkout (registro de salida) en el hotel de Carlos Yacamán. 

Mientras que los huéspedes de Yacamán se sienten incómodos con el ruido, los dueños de los establecimientos comerciales se llenan los bolsillos, cobrando las entradas a los sitios y vendiendo licor hasta altas horas de la noche.

Con el paso de las horas el volumen sube tanto que los rumberos no tienen más opciones que verse las caras, hacerse señas y bailar… (Lea aquí: Surgen primeras medidas de control en la Plaza de los Coches).

Rotundo silencio

El Universal intentó obtener respuestas por parte del Establecimiento Público Ambiental (EPA), pero no fue posible. “Debido a que la autoridad ambiental aún adelanta las investigaciones a los establecimientos comerciales, y las cuales se encuentran en la fase final, no se hará pronunciamiento alguno. Una vez terminen los procesos se procederá a dar a conocer los resultados finales del mismo”. Ese es el mensaje que el departamento de prensa del EPA expresó a este medio de comunicación a través de WhatsApp.

¿Quién responde?

Con la dirección del IPCC tampoco se obtuvo una respuesta frente al caso. La responsabilidad cayó sobre el Establecimiento Público Ambiental y, por el momento, prefirió no pronunciarse.

Decibeles permitidos
Según el EPA, en zona comercial mixta se permiten 2,70 decibeles de día y 60 de noche. Norma que se rompe por completo en la Plaza de los Coches. El sonómetro siempre marca por encima de los 70 decibeles, sobre todo, los fines de semana.

 

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS