¿Por qué los jóvenes de hoy quieren ser youtubers?

30 de junio de 2019 12:04 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Algunos se han lanzado a la fama sin querer, con una caída graciosa que fue captada en el momento preciso; con una entrevista totalmente fuera de normal o gracias a una buena acción que se volvió viral. Otros buscan tener la atención de las masas a través de videos con contenido variado. Para ello usan Facebook, Instagram o YouTube.

El término youtuber se aplica a las personas que suben videos a YouTube, plataforma global donde se encuentran desde noticias serias hasta trucos para resolver un cubo Rubik o cómo cortarte tú mismo el cabello. La misma plataforma que ha sacado del anonimato a millones de hombres y mujeres de todas las edades.

***

Isabela tiene unos 13 años. De entrada se nota que es una jovencita muy divertida y además estudiosa.

Si le preguntas qué le gusta, responde que la comunicación social, pero a la primera suelta que anhela convertirse en youtuber.

¿Por qué? Bueno... ella explica que ama las cámaras, el maquillaje y todo el proceso que involucra editar videos.

Isa sonríe un poco al revelar su sueño de ser ese tipo de influencer, quizás da pena, porque aún no ha comenzado su proyecto, pero tiene toda la disposición.

***

Por otro lado, desde el calor de Soplaviento, Martín Pérez Sánchez responde a esta entrevista. Él tiene unos 29 años y estudia derecho. Le suena tanto el mundo de los influenciadores que trabaja en él.

A diferencia de Isa, este joven es el administrador en Facebook de una página de memes y contenido divertido llamado Soplaviento Bolívar (con más de 74 mil seguidores) donde básicamente se comparten todos estos sentimientos pueblerinos, con los que de una u otra forma se identifican todas las personas que han vivido en los municipios de la Costa Caribe. Con más de 10 mil likes recibidos en algunas publicaciones, busca que la euforia de las notificaciones sea una constante en su vida, pero su finalidad es la de influir en la mayor cantidad de personas.

“Me gusta la conexión que tengo con la gente a pesar de la locura que creía que era. Quiero mostrar la cultura costeña. Creo que ser un influenciador en contenidos de risa también se puede mezclar con el mensaje que quiero dar. También creo que entre más impulso tenga, más cambios puedo lograr para mi territorio”, explica.

Y es que Martín busca trabajar a futuro por su comunidad desde la influencia que logre. Es creador de contenido pero también gestor social. “Decidí mezclar una cosa con otra y mostrarle a la gente que las redes sociales no solo se usan para montar fotos o cosas así. A cinco años quisiera estar posicionado con mi página (de Soplaviento) en Colombia y como profesional. Me veo como un abogado influenciador”.

Explica que siempre ha querido mantener su carrera profesional y no creyó que iba a lograr éxito con su página, no creyó que se volvería popular. “Cuando me gradúe haré las dos cosas. Es que mi página la tomo también como una vitrina para nuevos talentos porque también me gusta ese lado”, admite.

Si su hijo quiere ser influencer, asesórelo

Según SimilarWeb, en el ranking de los sitios a los que más acceden los colombianos en 2019 están en su orden: Google, YouTube, Facebook, Live.com e Instagram.

Hoy, con tanto despliegue tecnológico, las oportunidades en el área de redes sociales y software son enormes y se vislumbra que aumentará su éxito, pero que niños y jóvenes quieran solo ser youtubers o vivir del éxito de las redes sociales, ¿puede ser un pensamiento pasajero, ambientado en las circunstancias actuales?

Viviana Carrasquilla, experta en psicología clínica y terapista, dice que para abordar este tema primero tenemos que dejar algo claro:

“Elegir una carrera profesional para los adolescentes no es una tarea sencilla, por que se supone que esta es una actividad a la que se van a dedicar el resto de su vida (aunque algunas veces no sea así). Al llegar a su último año de secundaria, muchas veces los adolescentes no tienen herramientas adecuadas para decidir, dudan entre escoger la carrera que le sugieren sus padres o familiares cercanos o esa carrera o actividad que los hace felices”, explica.

Además, continúa Viviana, “cuando se termina el bachillerato los jóvenes atraviesan la adolescencia y empiezan a moldear la identidad. Actividades como ser youtuber activan o desarrollan la creatividad, hacen que generen su propia estructura. Es una forma de expresarse desde su propia creación. Si es temporal, cuando maduren buscarán una profesión o actividad acorde a los requerimientos de cada etapa de su vida”.

La experta explica que no hay que frenar el deseo del joven a desarrollar ninguna actividad, más bien se necesita acompañarlo en la etapa.

“Como papás, hay que diferenciar entre una vocación y una actividad. Acompañarlos es importante, por lo que si es necesario se debe mirar con el hijo exactamente qué temas están tratando o qué se está manejando. Pero también deben tener esa flexibilidad de orientarlos a que hay actividades más formales... eso depende de la flexibilidad de la familia”.

Es negativo cuando los padres obligan a sus hijos a seguir sus pasos o los orientan hacia cierta profesión por razón de que les va ‘a dar dinero’. Así les restringen las opciones.

“En el caso de las personas adultas que cambian de profesión, el problema radica en que inicialmente no decidieron de acuerdo a sus propios intereses. Quizás les dijeron ‘haz esto o lo otro’ o al momento de escoger carrera, lo hicieron basados en deseos de otro o presión social. Si la elección es influenciada por los padres o por el medio en que se desenvuelven, muy seguramente más tarde van a querer cambiar de actividad”, dice la psicóloga Viviana Carrasquilla.

¿Hacia dónde va la actividad de ‘influencer’?

En Reino Unido, según una encuesta de la multinacional de marketing Awin, 1 de cada 5 niños entre los 11 y 16 años quiere ser influencer cuando crezca.

No es mentira que a nivel mundial quienes ‘influencian’ en las redes captan grandes cantidades de dinero y aparentemente son felices con lo que hacen.

En cuanto a lo que les gustaría, en primer lugar, los niños señalaron el oficio de Doctor con un 18% y el de Social Media Influencer en un segundo lugar, con un 17%. En el tercer puesto quedó ser Youtuber, con un 14%, seguido de la profesión de Veterinario (13%) y la de Profesor (9%).

El estudio fue hecho en enero de este año y para Carina Toledo, consultora de marketing de la firma Awin, “el aumento en el marketing de influencers ha sido sísmico, ya que los datos muestran un aumento en la actividad y las ventas en general, por lo que no es tan sorprendente que la influencia de las redes sociales sea una aspiración genuina de muchos jóvenes. Si bien los empleos tradicionales siguen siendo vitales para nuestra sociedad, nos guste o no, en el mundo moderno hay un lugar para más empleos no convencionales, como personas influyentes, usuarios de YouTube y blogueros”.

Y sí, desde 2016, nuevas plataformas y agencias enfocadas solo en el marketing de influencers han surgido.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS