Recorrido por Praga, donde la historia no se detiene

06 de noviembre de 2019 06:05 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

No necesita presentación. Su historia está allí, a la vista. Es de las ciudades que atrapan. Que invita a que se le conozca, a que se le recorra de principio a fin. Casi puede decirse que Praga es... Praga.

En Praga, la historia no se detiene, como esa que narra la vida de San Juan Nepomuceno, el santo venerado en ese país y cuya vida es cercana a los bolivarenses por el municipio de los Montes de María que lleva ese mismo nombre. La obra icónica levantada en su honor así lo demuestra.

Praga está en el corazón de Europa y es la capital de la República Checa. Anteriormente fue la capital del Reino de Bohemia y de la antigua Checoslovaquia, república de Europa que existió de 1918 a 1992. Tiene una población de unos 1.200.000 habitantes. Se cree que esta es un 10 % de la población de República Checa.

Si bien la ciudad tuvo una explosión demográfica en el siglo XIX debido al auge económico y cultural, hoy existe preocupación porque la población está envejeciendo a un ritmo más elevado que el del resto de Europa. Esto se lo achacan a la inmigración de su población en edad laboral y al descenso de la tasa de natalidad, según los guías turísticos. Con ellos coinciden varios autores y estudios. Debido a eso, en la ciudad no es difícil encontrar personas de distintas nacionalidades trabajando en almacenes, restaurantes o en el transporte público, a quienes les ha tocado aprender el idioma checo, considerado difícil.

Un taxista de origen palestino contó que lleva varios meses estudiando el idioma y apenas ahora es que se hace entender. “Es más fácil aprender español”, dice.

Carlos IV

La historia de Praga gira en torno al nombre de Carlos IV, monarca que tuvo a cargo la construcción de la considerada ciudad nueva y el artífice de unir las márgenes del rio Moldava a través del legendario Puente Carlos, lugar de obligatoria visita para los miles de turistas que vienen a esta ciudad checa y que une a las dos Praga: la ciudad vieja y la ciudad pequeña.

El río Moldava divide a Praga de sur a norte y es muy caudaloso.

100 cúpulas

Mirar a la ciudad desde el Castillo de Praga, sede de la Presidencia y antigua residencia de la familia real, es descubrir parte de las cien cúpulas que tiene la capital checa, unas más grandes e imponentes que otras. Esa parte de la arquitectura está incluida en el distintivo de la Ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarada como tal en 1992 por la Unesco.

Pese a toda esa riqueza arquitectónica representada en grandes templos, la población de Praga, en un 70 % es atea. Solo el 30 % pertenece a alguna religión, católica entre estas.

Dicen los guías que en eso pudo influir las dos dictaduras que afrontó la ciudad: el comunismo y el nazismo. Por eso no es raro encontrar monasterios convertidos en cervecerías.

La Catedral de San Vito, por ejemplo, que forma parte de la riqueza patrimonial del Castillo de Praga, es considerada la mayor muestra de arte gótico de la ciudad. Tiene 124 metros de longitud y sus ventanales están compuestos por 25 piezas de cristal, lo que la hace un lugar con buena luz en su interior, entre otras características.

En ese lugar reposan los restos de santos, obispos, arzobispos y reyes. Allí, en una tumba construida en los tiempos de Carlos VI, están los restos de San Juan Nepomuceno, santo patrono de los puentes y muy venerado en República Checa.

Pero, pese a su importancia, la Catedral de San Vito es usada como museo y lugar de visita del turismo mundial.

Si bien República Checa pertenece a la Unión Europea desde 2004, Praga sigue usando su propia moneda, llamada corona checa. Sin embargo, su comercio acepta el euro, pero el “vuelto”, como se dice por acá, se da en corona. Por los comentarios expresados por algunos comerciantes, se colige que no están muy de acuerdo con muchas medidas económicas de la Unión Europea. Dicen que su moneda tiene muchas desventajas frente al euro.

Otra característica es que es considerada una ciudad muy costosa. Su centro o casco histórico está conformado por los barrios Hradčany, Malá Strana, Staré Město y Nové Město y es allí donde se concentran los mayores atractivos turísticos. Están destinados para personas con mucho dinero, los llamados nuevos ricos y entre los que se cuentan ciudadanos chinos. En la avenida quinta de Praga un arriendo de apartamento puede costar 30 mil euros al mes.

Cultura

Otro de los aspectos más ricos que muestra Praga es el de la cultura. Es cuna de muchos escritores famosos, cuya vida y obra también tiene su espacio en el itinerario de cualquier turista.

Se recuerda que la ciudad es cuna, por ejemplo, de escritores como Franz Kafka (‘La Metamorfosis’) y Milan Kundera (‘La insoportable levedad del ser’). Este último, si bien no nació en la ciudad, sí desarrolló buena parte de su vida allí, por lo que su nombre siempre sale a relucir cuando de escritores famosos se habla.

Conciertos todo el año es otra de las características del acervo cultural de la capital checa.

San Juan Nepomuceno

Indistintamente de si es católico o no, el nombre de Juan Nepomuceno está presente en la historia de Praga. De hecho, es el santo patrono de Bohemia.

Su estatua, que está en el puente Carlos, no solo es la única elaborada en bronce, sino que es la más visitada por el turismo mundial, y de mostrar su importancia se encargan los guías locales.

Visitar la iglesia Santa María de la Victoria y San Antonio de Padua, en el barrio Malá Strana, donde está la pequeña imagen del Niño Jesús de Praga, y uno de los pocos templos donde aún se ofician eucaristías, es otro paseo obligado.

También es visita obligada el barrio judío, un antiguo gueto de esa comunidad, lleno de historias de la época nazi y donde se destacan el cementerio judío y sus seis sinagogas.

Como en toda ciudad turística, en Praga los guías advierten a los visitantes sobre los carteristas y el cuidado que se debe tener con los objetos personales. Pero eso no es obstáculo para querer descubrirla en cada detalle porque Praga es...Praga.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS