Salud mental en pacientes con COVID-19: vamos a abrazarnos sin tocarnos

17 de mayo de 2020 09:00 AM
Salud mental en pacientes con COVID-19: vamos a abrazarnos sin tocarnos
Las personas con cáncer están dentro del grupo de población más propensa a sufrir complicaciones si contrae coronavirus. Es vital que ellos estén en casa y que tengan el apoyo e su familia y acompañamiento psicológico, de ser necesario.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Muy a pesar de los números y de los fundamentos científicos, a la gran mayoría de los mortales se le cae el cielo encima con estas tres palabras: “Positivo para COVID-19”. Cuando hablo de números, me refiero a que la cantidad de personas que han superado el COVID-19 en el mundo quintuplica a la de los que mueren por el virus, según los reportes diarios de la Organización Mundial de la Salud y del Ministerio de Salud de Colombia. Y cuando digo fundamentos científicos me refiero a esto: la OMS ha repetido mil veces que más del 80% de los que aún batallan contra el nuevo coronavirus permanecerán en la casa casi sin enterarse de que estuvieron enfermos o, si se dan cuenta, tendrán síntomas tan leves como los que tú y yo padecemos cuando nos resfriamos.

Pero el cielo se cae. O parece caerse.

“Tras el diagnóstico de la enfermedad, incluso desde el momento mismo de la sospecha, el paciente y su familia pueden experimentar una serie de perturbaciones psicológicas tales como estrés, ansiedad, depresión, irritabilidad, dificultad para dormir, miedo por sentir amenaza de muerte y miedo por infectar a miembros de su familia”, explica el psiquiatra Francisco Barrios Ayola. Claro que la forma como el paciente y su familia reaccionen después de confirmar el diagnóstico dependerá de muchas variables individuales, según los recursos psicológicos de los que disponga cada persona, de la cultura y del contexto, etc., y en eso concuerdan el doctor Barrios y la psicóloga clínica Diana Gómez.

“¿Sabes qué piensa un positivo?, que cuando todo esto pase, cuando ya se vaya el COVID, la gente lo tratará igual o quedará marcado para siempre”.

Y si consideramos factores como la edad y la condición médica...

“Sí influyen. Por ejemplo, los adultos mayores (una población vulnerable cuyos recursos psicológicos pueden verse debilitados para enfrentar esta enfermedad por depresiones previas no diagnosticadas o tratadas u otras enfermedades crónicas) pueden experimentar síntomas ansiosos o depresivos graves, entre otros, por el distanciamiento físico y afectivo de su familia y/o cuidador al encontrarse en una Unidad de Cuidados Intensivos o aislados en casa u hogar geriátrico”, agrega el doctor Barrios.

Después del “Positivo”

Luego de los resultados, pueden seguir días difíciles por varios aspectos: además de la incertidumbre por los efectos que pueda tener el virus en su salud -aún no hay vacuna, ni tratamiento específico y no conocemos del todo al virus, pese a los inmensos esfuerzos científicos-, el paciente puede sentirse solo y, si no conoce y se apropia de las estrictas medidas que se deben tomar para evitar que más personas en la casa se contagien, puede sentirse rechazado y hasta humillado por acciones tan cotidianas y necesarias como desinfectar el baño siempre que él lo use, desinfectar las superficies que él o ella ha tocado, no comer con él o no acercársele. “Llegué a sentirme como Gregorio Samsa, el de ‘La metamorfosis’ (libro de Franz Kafka)”, me decía María*, sospechosa de COVID-19, después de salir de la clínica donde la tuvieron mientras pensaron que era positiva. Ya confirmaron que está sana.

De manera que, trascendiendo la salud física, la salud mental de los contagiados también es importante en esta pandemia. “Este apoyo psicoterapéutico es importante para el equilibrio psicológico del paciente y su familia, porque cuando hay una crisis psicológica que supera los mecanismos y estrategias que normalmente utiliza una persona, se pueden desbordar emocionalmente y eso puede conllevar a diferentes reacciones”, añade el doctor Barrios.

“La única tranquilidad te la da la fe, tratamos de no escuchar tanta noticia negativa para poder sobrellevar toda esta experiencia. Y por supuesto ahora sentimos gratitud, al verlo tan recuperado nos da mucha esperanza”.

¿Cómo sobrellevarlo desde el paciente y desde la familia?

“Trabajando de manera paralela en la salud física y mental, es decir, apegarse al tratamiento médico, siguiendo todas las recomendaciones, pero también permitiéndose trabajar en sus pensamientos”, recomienda la doctora Gómez.

“Desde la perspectiva del paciente que se encuentra en tratamiento domiciliario, es necesario mantener rutinas y actividades estructuradas diarias, llevar una dieta saludable, destinar tiempo para leer y evitar la sobre-información y difundir deliberadamente noticias sobre la pandemia. Con lo anterior se busca que el paciente establezca un ambiente favorable que permita disminuir los síntomas ansiosos y depresivos”, menciona el doctor Barrios.

Aquí viene un factor fundamental: el apoyo de la familia al paciente, necesita trascender lo físico y refugiarse en lo virtual... ¿Qué tal si llamamos, videollamamos y texteamos más por ese grupo de la familia? Hay que rodearlo. Rodearnos. Sin acercarnos. Sin tocarnos. Ya saben, abrazarnos sin los brazos. Abrazarnos, ahora sí, con el corazón.

“Este virus genera muchos miedos, incertidumbre, y sobre todo angustia de los efectos que pueda dejar a largo plazo”.

Recomendaciones:

En Cartagena, hasta ayer había más de mil casos positivos del nuevo coronavirus y más del 80% permanecía en casa, así que es más que oportuno atender las siguientes recomendaciones de Francisco Barrios Ayola y Diana Gómez:

-Seguir las indicaciones por el personal de salud, con respecto a su tratamiento médico, no automedicarse.

-Identificar las estrategias que pueden ayudar en momentos de crisis emocional donde tenga contacto con la red de apoyo, que permita el manejar las emociones que lo pueden agobiar.

-Elegir espacios de comunicación efectiva con los integrantes de la familia, promoviendo la expresión emocional, a través de los medios tecnológicos.

-Desarrollar actividades placenteras que le ayuden a contrarrestar los pensamientos y creencias negativas que generen malestar psicológico.

-Elija una fuente confiable de información, preferiblemente infórmese una sola vez al día, para evitar saturación de noticias negativas.

-Concentrarse en el ahora, no se preocupe por el futuro.

-Evitar las discusiones y no pretender resolver conflictos familiares durante su convalecencia, porque esto agravará su estado emocional.

-Establecer rutinas diarias, revisando cada día lo no resuelto, y colocarlo en la lista del día siguiente.

-Fortalecer su vida espiritual, porque le ayudará mucho en estos momentos difíciles.

-Realizar ejercicios periódicos de respiración, para disminuir los pensamientos y la intensidad de las emociones.

-Elegir pensamientos positivos. Sin negar la realidad, darse la oportunidad de enfocarse en aspectos positivos, de mantener la esperanza, de agradecer cada día por algo.

-Vivir el día a día. Un paso a la vez. Siempre les digo a mis pacientes que ¨la ansiedad es la mente yendo más rápido que la vida¨.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS