Una lucha contra la comida de mentiras

12 de mayo de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando su hijo le pide una gaseosa, es posible que usted se la compre solo por complacerlo. Esto no sería malo si este tipo de gustos, sumados a un estilo de vida sedentario, no produjeran a largo plazo problemas como sobrepeso o diabetes. Y sí, la comida de paquete es muy rica, pero, como afirma Carolina Piñeros Ospina, directora ejecutiva de Red PaPaz: “esta es comida de mentiras”.

***

La lucha por una mejor alimentación en los colegios y en casa no es individual.

Hace dieciséis años, Red Papaz, una organización sin ánimo de lucro avalada por el Ministerio de Salud colombiano, se ha dado a la tarea de estudiar la nutrición infantil en Colombia, buscando crear conciencia sobre las enfermedades crónicas y el sobrepeso, algo que no es nada fácil.

“El sobrepeso hace que el niño crezca más rápido y su pubertad sea precoz. Al comienzo se ve alto, pero realmente su estatura será menor a lo esperado al terminar su desarrollo. En el futuro, el niño podrá ser diabético, hipertenso y posiblemente tendrá problemas cardiovasculares”, dice respecto a la enfermedad, la Sociedad Colombiana de Endocrinología.

La organización aboga por proteger los derechos de niñas, niños y adolescentes en Colombia, pero esta batalla por despertar mejores hábitos alimenticios le costó incluso a Red Papaz una tutela que llegó a la Corte Suprema de Justicia, la más alta instancia judicial de la jurisdicción ordinaria en Colombia.

Sufrieron la censura de un comercial (que afortunadamente ya pueden transmitir) con el que prenden las alarmas sobre los ultraprocesados, es decir, las frituras, bebidas azucaradas y en general los productos empacados que se consideran comida chatarra.

Según la Organización Panamericana de la Salud, los productos ultra-procesados se caracterizan por ser fáciles de llevar, convenientes y accesibles. Por lo general, son densos en calorías y tienen un alto contenido de grasa, azúcar o sal. La mayoría se da en forma de comidas y snacks listos para comerse o calentarse.

Hoy, Red PaPaz impulsa una recolecta de firmas para que se estampen con sellos de color negro aquellos alimentos ultraprocesados que sean altos en azúcar, grasas procesadas o sal (sodio).

Carolina Piñeros Ospina, directora ejecutiva de Red PaPaz, nos cuenta por qué deberíamos preocuparnos:

¿De qué se trata esta campaña?

- Estamos haciendo específicamente una campaña que se llama ‘No comas más mentiras’. En este momento estamos solicitando algo muy puntual al Estado colombiano con el hashtag #tenemosderechoalainformacion para que nos dé información sobre si un producto ultraprocesado que se vende para los niños es alto en azúcar, alto en sodio o grasas saturadas.

¿Por qué a Red PaPaz le preocupa el consumo de estos ultraprocesados?

-Como lo dice nuestra campaña, nos damos cuenta de que nuestros hijos están comiendo mentiras, porque de acuerdo a estudios, los países subdesarrollados, incluido Colombia, desde hace unos años para acá están dejando de ser países con desnutrición o malnutrición a ser países con sobrepeso y obesidad. Están empezando desde muy chicos a padecer enfermedades y eso pasa porque hemos desplazado los productos naturales por aquellos ultraprocesados.

En vez de fruta, muchos padres ponen una caja con un supuesto jugo o una bebida azucarada o a veces paquetes con cosas que nos dicen que son muy ricas, pero que dañan a los niños que las consumen de manera habitual.

Esto se entiende como comida chatarra...

- Estamos luchando desde todas las esferas, los cereales de caja tienen exceso de azúcar de acuerdo a lo que la Organización Mundial de la Salud considera para un niño, pero no sabemos eso, nadie lo sabe. Para saber qué son los ultraprocesados, tenga en cuenta:

- Comestibles que tardan mucho tiempo en vencerse.

- Que se conservan mucho tiempo después de abiertos.

- Si al leer la etiqueta hay nombres impronunciables.

Sobre el comercial que los metió en líos...

- La primera vez que emitimos nuestro mensaje de ‘No comas más mentiras’ contra los ultraprocesados, en octubre de 2017, los canales privados del país nos negaron el código para transmitir. Nos tocó poner la pauta en otros canales, donde no tuvo el mismo impacto.

Sacamos un segundo vuelo de la campaña en abril de 2018 y en ese momento los canales privados no nos dijeron que no, pero tampoco que sí. Nos empezaron a pedir muchas cosas, que dónde estaba el estudio que decía que era comida chatarra, que quién definía eso, etc. y nosotros mandábamos los datos, pero eso hizo que decidiéramos interponer una tutela: entendimos que como organización teníamos derecho a la libertad de expresión. Nos estaban haciendo censura previa y ni siquiera podíamos emitir el mensaje.

Ganamos la tutela, luego los canales privados impugnaron, pero igual ganamos el segundo fallo.

Pensamos que amparados por la ley no nos iban a decir que no, pero nos hicieron sufrir nuevamente para transmitir y por eso decidimos que el caso fuera la Corte, para que revisara y diera su opinión con el fin de dejar eso zanjado. La Corte falló a nuestro favor y así este fallo ampara no solo nuestro derecho, sino el de quienes quieran hacer algo similar. Desde el viernes pasado estamos emitiendo la cuarta fase.

¿Qué se quiere con la movilización?

- Con las firmas de las personas que vean nuestros mensajes y que apoyen a Red PaPaz vamos a exigirle al Estado que en Colombia los productos ultraprocesados tengan al frente del empaque unos sellos negros que den información de estos tres ingredientes, que son los que usualmente tienen en exceso estos comestibles. Cualquier persona puede entrar a www.nocomasmasmentiras.org y firmar. Queremos presentar este resultado durante un acto simbólico en julio. Mientras más firmas, mucho mejor.

Hace cuatro días iban 26 mil firmas. Y usted, ¿se anima a firmar?

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS