¿Valeria Guerrero podrá volver a casa?

25 de abril de 2020 12:00 AM
¿Valeria Guerrero podrá volver a casa?
Valeria Guerrero vive en Rusia hace cuatro años tras ganarse una beca para estudiar medicina.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Valeria Guerrero Storino es una joven brillante: hay que serlo para estar donde está. Pese a tener un buen puntaje en las pruebas Icfes de su colegio, el Instituto Experimental del Atlántico, no alcanzó a ser becada por alguna universidad colombiana. “Pues no tenía Sisbén”, me cuenta su prima Laura, algo conmocionada, al otro lado del teléfono. Así de brillante, ella entonces pensó en presentarse en las universidades públicas. Hizo exámenes de admisión en la Universidad de Cartagena, en la Nacional, en la de Antioquia, pero no pasó en ninguna de ellas, en la carrera que siempre soñó: medicina. Por eso optó por estudiar biología en la Universidad del Atlántico. Mientras lo hacía la vida inesperadamente la llevaría entonces a un destino de esos soñados. A un país, al otro lado del mundo, donde encontró las oportunidades que en Colombia no ha tenido: Rusia. Con el puntaje del Icfes y sus calificaciones escolares, luego de llenar unos requisitos y de presentarse a una convocatoria, pudo ser becada hace cuatro años por la Universidad Estatal de Kazán, una de las mejores, en medicina, la carrera con la que sueña salvar vidas. Se convirtió en uno de esos cerebros fugados de Colombia que se van porque aquí no encuentran futuro. (Lea también: Estudiante barranquillera con cáncer está en Rusia y quiere regresar a casa).

Rusia fue uno de los primeros países que le cerró las puertas al coronavirus y su presidente, Vladímir Putin, ha liderado toda ofensiva contra el virus que ha golpeado a su población con más de 500 muertos y más de 62.000 contagios desde que estalló la pandemia. Valeria llegó a Rusia en 2016, el primer año de estudios se dedicó exclusivamente a aprender ruso y el resto a los seis semestres de medicina que lleva, son doce en total. Todo iba bien hasta que apareció el coronavirus en el mapa mundial, cerrando fronteras y aeropuertos, y hasta que una terrible enfermedad tocó las puertas de su vida. Ahora, más que un sueño, Valeria parece vivir una pesadilla. Más que nunca, quisiera estar aquí, al lado de los suyos. Para abrazarlos, así sea un solo abrazo de papá y mamá.

Un dolor de espalda

“Ella tenía un dolor de espalda”, dice su papá Jhony, también al otro lado del teléfono y desde Barranquilla, sobre el único síntoma fuerte que mostró Valeria. El dolor de espalda era más que eso. Fue la señal de alarma para que los médicos dieran con una terrible noticia que estremece la vida de Valeria. Ella había comprado boletos de avión para volver a Colombia el 19 de marzo de 2020, pero justo un día antes “cancelaron el vuelo por eso de coronavirus”, añade Jhony. Hace dos semanas, los médicos le confirmaron que padece de Linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer del tejido linfático. Cáncer a sus 21 años. En fase cuatro, es decir, necesita un agresivo e inmediato tratamiento con quimioterapia. En Rusia su póliza médica de estudiante no cubre el tratamiento que es sumamente costoso. (También le puede interesar: Cancillería apoyará atención de barranquillera con cáncer en Rusia).

Volver a Colombia

“No ha habido respuestas del Gobierno para que ella regrese a Colombia en un vuelo humanitario. La ha llamado el mismo embajador de Colombia allá, en Rusia. No te voy a negar de que sí, se han comunicado con nosotros. Siempre hablan de que ella pueda hacerse el tratamiento allá pero nosotros no hicimos divulgación del video para eso. Es para conseguir la ayuda humanitaria para que ella se haga el tratamiento acá, en Barranquilla”, dice su papá. El video del que habla es una publicación que circuló en redes sociales, en él la misma Valeria es quien aboga por regresar. “Desafortunadamente hace dos semanas me diagnosticaron con cáncer en fase cuatro. Para curarme necesito un tratamiento de ocho sesiones de quimioterapias, las cuales son muy costosas en este país. Tengo muchas probabilidades de curarme pero necesito ir a mi país, regresar a casa, el tratamiento es muy fuerte. Y simplemente yo quiero regresar a casa, con mi familia, en mi país”, pide. “El llamado es al presidente Duque, que vea el caso de mi hija. Está atrapada allá y no solo de ella. Hay otros 15 colombianos en Rusia queriendo volver a Colombia”, ruega Johny, indignado porque pese a todos los trámites, pese al diagnóstico de su hija y a las gestiones ante la Embajada de Colombia en Rusia no logran esa respuesta que tanto quiere. “El cáncer que le detectaron ha sido asintomático realmente. Está en fase cuatro, o sea que está haciendo metástasis. Mi hija físicamente pareciera que no estuviera enferma. La única manifestación sintomática es un dolor en la espalda que ella tiene. Fue la causa por la que ella fue al médico y así fue que se fueron dando las cosas. Ella está desesperada, se quiere venir”, replica su papá.

Un costo alto

“Mi hija tiene cáncer, se está muriendo. Los médicos le dijeron: hazte el tratamiento allá en Colombia, porque el inicio del tratamiento va a ser muy fuerte, eso trae secuelas, tienes que tener a un familiar a tu lado. Imagínate tú, ¿cómo hacemos?, nosotros estamos atados de manos porque el Gobierno colombiano tiene en la cabeza que no se puede y no se puede. Hay otros países que están haciendo vuelos humanitarios para sus ciudadanos, cómo es que Colombia no los va a hacer”. Es la súplica de un padre angustiado. “A la vida de mi hija el Gobierno colombiano le puso precio. ¿En qué sentido? Nos llamó un representante de la Cancillería... Que si nosotros la podíamos poner en España para un vuelo humanitario que saldrá desde Madrid. Pero en este momento no hay pasajes comerciales. Mi hija no estaba de turismo. No es un capricho. No es pechiche, ni nada de eso. ¡Mi hija se está muriendo!”, dice. Si saliera un avión desde Rusia, con los 15 colombianos que quieren volver, tendrían que costear la totalidad de pasajes incluyendo los asientos vacíos entre todos. Algo imposible. (También puede leer: Barranquillera que estudia en Rusia agradece solidaridad)

Epílogo

El jueves se conoció otro video donde Valeria agradece las muestras solidaridad y pide nuevamente apoyo para volver. “Yo lo que quiero es apelar a todos ustedes es que por favor me ayuden. Al Gobierno nacional, al presidente Duque, ayúdenme a regresar a Colombia. Necesito regresar a mi país para hacer el tratamiento allá porque yo aquí estoy completamente sola. No sé cómo va a reaccionar mi cuerpo al tratamiento. No tengo a nadie que me apoye durante el tratamiento. Yo no sé si cuando salga de la clínica, después de la primera quimioterapia vaya a tener a alguien con quien regresar a casa. Ni siquiera sé si voy a tener una casa a la que vaya a regresar porque yo ahora estoy viviendo temporalmente con una amiga. Ayúdenme a regresar con mi familia, eso es lo único que estoy pidiendo, por favor”, indicó. Aunque pareciera estar ahora en un callejón sin salida, Valeria espera que la vida que una vez la envió al otro lado del planeta a seguir sus sueños, ahora la ponga nuevamente de lado de los suyos, poder abrazar a papá y mamá y que ellos le digan: “Tranquila, todo estará bien”.

Sin información
La Cancillería colombiana se ha pronunciado sobre el caso de Valeria Guerrero mencionando: “La Cancillería prestará atención para que se inicie el tratamiento y para su continuación hasta que sea posible su regreso a Colombia”, se lee en el comunicado en el que se menciona que se adelantan las gestiones para repatriar a colombianos atrapados en diferentes países. Ante esto, la joven mencionó en un video: “Quiero decir que me desperté con la noticia de que la Cancillería (de Colombia) había dicho de que voy a iniciar un tratamiento el 5 de mayo. Ni a mí ni a mi familia se nos ha notificado de esto. No tenía conocimiento hasta ahora. Tampoco se han comunicado con nosotros oficialmente. No hemos recibido ninguna llamada al respecto”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS