Facetas


[Video] Tras las bambalinas del concierto virtual de El Imperio

Los eventos digitales se han convertido en la opción preferida de los artistas para conectarse con sus fanáticos y El Imperio lo logró desde el Adolfo Mejía.

CINDY ORTIZ ESCOBAR

06 de septiembre de 2020 07:00 AM

“Compa, hicieron historia... ¡venir hasta aquí! ¡La botaron lejos!”, es lo que apenas me deja escuchar el tapaboca que Lil Silvio lleva puesto, mientras que Zaider solo asiente. Están sentados en el tercer piso del Teatro Adolfo Mejía, que ese sábado abrió sus puertas, después de varios meses cerrado por la pandemia, para que el picó, El Imperio ofreciera su show virtual pero ¿cómo son realmente estos espectáculos?, ¿los artistas tienen el mismo derroche de energía y de adrenalina?, ¿son tan masivos como cuando se hacen presencialmente en escenarios donde reúnen a miles de fanáticos de la champeta? Llegué hasta el imponente lugar para encontrar las respuestas. (Le puede interesar: El Imperio sonará su música en el Teatro Adolfo Mejía)

El 29 de agosto del 2020 quedará en la historia del género nacido en los sectores más populares de Cartagena, pues a la extensa lista de eventos en los que la champeta ha sonado en el Teatro Adolfo Mejía se suma el montaje sin precedentes que El Imperio hizo en esa noche. En un escenario como la Plaza de Toros o el Parqueadero de las Antenas, donde habitualmente se viven los espectáculos picoteros en la ciudad, las incandescentes luces y el fuerte sonido de los parlantes predominarían en los alrededores, pero ese sábado, quien transitara frente al Adolfo Mejía jamás se imaginaría que a esa hora un picó deleitaba a miles de seguidores... ¡a control remoto! Fueron 15.000 a través de la plataforma habilitada para la transmisión y más de 5.000 en páginas en Facebook que lograron ‘piratear’ enlace para conectarse. (Le puede interesar: El Imperio brilló en el teatro Adolfo Mejía)

Imagen jader tremendo el imperio

Jader “Tremendo”, una de las figuras más reconocidas de El Imperio.//Foto: Nayib Gaviria - El Universal.

Desde el ingreso era notable la diferencia. Esta vez no me recibió una mujer registrándome el bolso, el cabello, los senos y hasta las entrepiernas, ni hubo alguien recibiendo mi boleta para entrar al evento, en esta ocasión los infaltables personajes de la logística fueron reemplazados por un par de vigilantes cuya prioridad era medir mi temperatura corporal y constatar que me aplicara alcohol suficiente en las manos. Entonces reconfirmaba que los más afectados por la crisis sanitaria no han sido los artistas, sino todos aquellos que trabajan tras los escenarios y que hacen posible que los espectáculos resulten exitosos.

Imagen el imperio teatro adolfo mejia cartagena

Tarima en el Teatro Adolfo Mejía.//Foto: Nayib Gaviria - El Universal.

Con tapaboca y procurando guardar la distancia, conseguí entrar al teatro. La transmisión había comenzado hace menos de media hora y en redes sociales no se hablaba de otra cosa que del esperado toque de El Imperio. El panorama allí adentro era todo lo opuesto a lo que normalmente vinculamos a la palabra picó: música en volúmenes elevados, grandes sistemas de sonido y sobre todo, público masivo, en el Teatro Adolfo Mejía el aforo no superaba las 40 personas, entre miembros del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC), de la logística del mismo picó y del equipo encargado de la transmisión. La señora de los fritos, el vendedor de la cerveza, el de los chicles, todos fueron reemplazados por cámaras profesionales, 7 en total, que llevaban hasta cada uno de los hogares, en Cartagena, Barranquilla, Sincelejo y hasta en Bogotá, todo el derroche de energía de los artistas “imperialistas” y, por supuesto, de Jader Tremendo, Dj estrella de la máquina.

Imagen Jader tremendo cartagena (1)

Jader, poco antes de arrancar su show.//Foto: Nayib Gaviria - El Universal.

Todo coordinado

Solo quedaban cinco minutos para la entrada de Jader Tremendo, que “siempre” soñó con tocar en el Teatro Adolfo Mejía pero que no pensó que iba a ser “tan pronto”.

El mismo Jader confiesa que cuando se enteró de que estaría en el emblemático lugar, antes de lo que se imaginó sintió que “el corazón se salía”. Sus ojos y sonrisa en ese momento denotaban la emoción que le producía este evento en especial. El Dj reconocía el importante momento que iba a protagonizar y por eso buscó el atuendo perfecto para la ocasión: pantalón y blazer negro, y un buzo vinotinto que combinaba perfectamente con el par de cadenas de oro y sus llamativos anillos con el número ‘32’.

Los nervios también estaban ahí, como si afuera lo estuviesen esperando miles de “imperialistas” y “tremendistas”, porque él sentía la misma emoción... “Como si fuera un lanzamiento de volumen”, anotaba. Tomó algo de agua, se encomendó a Dios y en tarima hizo lo que mejor sabe: ponernos a gozar. De lo que no quedan dudas es que el calor de la gente hace mucho más emocionantes estos eventos. Aquí no existió la pareja que se moviera al ritmo de una champeta cachete con cachete, tampoco el fervoroso seguidor del picó que se subiera a la tarima a mandar su ‘saludo’. La industria se acopló a la palabra más repetida en la pandemia: reinventarse.

Imagen GI0A2248

Criss y Ronny, dos de los artistas que se presentaron en el concierto virtual.//Foto: Nayib Gaviria - El Universal.

A la par de los exóticos movimientos e improvisación de Jader, el grupo encargado de la transmisión verificaba que todo estuviera alineado: cámaras, micrófonos, amplificación, señal en vivo; no querían que nada se les escapara. La adrenalina que allí se vivía era, incluso, mucho más intensa que en un evento presencial: mientras que en casa familias y grupos de amigos se movían al ritmo de “Viene la ola que no te coja sola, turbulencia, tsunami en la zona.//tira pa’ la izquierda, la derecha, ponte pilas que te lleva la marea”; en el Teatro Adolfo Mejía, los organizadores subían escaleras, se movían de un lado a otro, cuadraban cámaras, cuidaban los decibeles para que esos más de 20.000 espectadores olvidaran por un momento que no estaban viendo a Dj Tremendo en vivo, sino frente a una pantalla.

Imagen criss y ronny

Criss y Ronny, durante su presentación.//Foto cortesía: JuanLon.

Pasaron artistas de El Imperio como Dandy Bway, J Manny, GiBlack, Papo Man, Yanky, la mente, pero fue en el turno de Criss y Ronny donde los ánimos entre los mismos artistas estuvieron en su máximo esplendor. De artistas se convertían en público y viceversa. Pero uno de los momentos más aplaudidos en redes fue cuando Jader Tremendo decidió que no solo El Imperio debía brillar en un escenario como el Teatro Adolfo Mejía y puso a sonar himnos de otros reconocidos picós como el Rey de Rocha, RSK, El Eskorpión e incluso del Passa Passa.

Como todo tiene su final, el espectáculo se tenía que despedir de los fieles fanáticos que cumplieron a la cita y no podía ser de mejor manera que viendo a los artistas y a Dj Tremendo, cantar con el alma. “Soy champetúo hasta morir. A mucho gusto y mucho honor”, se escuchaba en el corazón del Teatro Adolfo Mejía.