Werner Herzog va siempre tras lo imposible

22 de marzo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Werner Herzog (Múnich, 1942), leyenda viviente del cine mundial, recibió la estatuilla de la India Catalina, la noche del jueves antes de ser cancelado el Festival de Cine de Cartagena.

Dijo que en 1986 había venido a filmar en Colombia, y en 1994 fue invitado a Cartagena al Festival Internacional de Cine. La desmesura es lo más natural en la vida de este director alemán, que reacciona cuando le dicen “Maestro”, y simplemente dice: “Soy un soldado del cine. Un buen soldado del cine”. Y Salvo Basile que es su amigo, no deja de decirle maestro y genio. Sin duda, es uno de los genios vivientes del cine mundial. Natalia Reyes y Salvo fueron los interlocutores de Herzog en Cartagena, durante el tributo que el Festival Internacional de Cine le rindió pese a que el Festival fue cancelado como medida para contener la pandemia de coronavirus. (Lea aquí: Ficci cancela su agenda en Cartagena por coronavirus)

El temperamento de este director es lo más parecido a sus películas: temerario, aventurero, siempre tras lo que parece imposible. Su relación con la selva colombiana es intensa y apasionante, como todo lo que tiene que ver con la intensa profundidad de lo desconocido. “La selva está allí, no se ha envejecido, en cambio yo sí”.

Herzog se quitó su chaqueta color blanco arena y se sentó en el patio del Centro de Formación de la Cooperación Española, con su camisa color azul oscuro de mangas cortas, pantalones negros y zapatos deportivos también de color oscuro. La luz de las tres de la tarde hizo más transparente el color blanco de su piel. Al final del conversatorio, alguien entre el público hizo la pregunta del millón a propósito de la peste que tiene en jaque al mundo: ¿Cree usted que ese es un buen tema para una película?

Su sola sonrisa lo dijo todo: “Por supuesto. Las pestes son una espléndida materia prima para novelas y películas”.

El legendario director de ‘Aguirre, la ira de Dios’ (1972), ‘El enigma de Kaspar Hauser’ (1974), ‘Nosferatu: Phantom der Nacht’ (1979), ‘Fitzcarraldo’ (1982); ganador del Premio Cannes 1982 al Mejor Director, confesó en Cartagena que si volviera a hacer ‘Fitzcarraldo’, lo haría de la misma manera: atravesando la montaña con un barco gigantesco, no con las tecnologías de hoy sino con las mismas herramientas y el espíritu delirante con que la dirigió en aquel entonces.

Dijo que si a los diecisiete años hizo su primera llamada telefónica, a sus 79 años no ha necesitado usar celulares, tener Facebook y estar conectado a las redes sociales. Contó que uno de sus recuerdos más antiguos ocurrió cuando tenía dos años, en plena segunda Guerra Mundial. Su madre los llevó a un lugar recóndito a las afueras de Baviera, y una madrugada los despertó para que vieran desde esa altura el pueblo que estaba debajo de aquel valle, ahora incendiado y bombardeado.

Su sola vida es la epopeya de quien hasta los once años vivió alejado de la ciudad, en el corazón de la montaña. A esa edad vio por primera vez un coche y una película.

Al referirse a la guerra, celebró que la Colombia de hoy sea tan distinta a la que conoció en los años ochenta y noventa.

Kinski, amigo demencial

A sus trece años vivió en una pensión en Múnich, en donde conoció a Klaus Kinski (1926-1991), a quien invitaría años después a trabajar como actor en cinco de sus películas: ‘Aguirre’, ‘Woyzeck’, ‘Nosferatu’, ‘Fitzcarraldo’ y ‘Cobra verde’. Contó en Cartagena que en la filmación de ‘Fitzcarraldo’ nada era artificioso, todos los actores estaban viviendo, sudando y padeciendo la película.

Dos extras indígenas murieron en la hazaña de trasladar ese barco a través de la selva hasta lograr arrastrarlo hasta el río. Kinski, el protagonista principal, era tan delirante y excéntrico como su personaje que intentaba crear un teatro de la ópera en la selva, y se rebelaba contra todo, contra la selva, los mosquitos, el calor y la comida. Había instantes en que se negaba a firmar escenas. Uno de los extras indígenas le dijo a Herzog que le dejara a él el trabajo de aniquilarlo. Y Herzog, al recordar este episodio en Cartagena, dice sonriente: “Todavía no, porque lo necesito para la película”.

Trabajar con Kinski llegó a ser tan demencial que Herzog tuvo que armarse y amenazarlo en varias oportunidades cuando se negaba a actuar en plena filmación de ‘Aguirre, la ira de Dios’ en la selva: “Si no haces lo que te digo, te pego un tiro y después me mato”, le dijo Herzog a Kinski, episodio surrealista que ha vuelto a contar por estos días el periodista Iván Gallo, al recordar también la filmación de ‘Cobra verde’, grabada en Valle del Cauca, Cartagena y Villa de Leyva. De esa relación de amor y odio con Kinski, Herzog hizo el documental ‘Mi enemigo íntimo’.

Ficción y realidad

Herzog dejó claro en su diálogo en Ficci que él siempre asume cualquier ficción como si fueraun documental. Busca que todo fluya como algo natural en la verosimilidad. Le dijo a los jóvenes cineastas que se pueden hacer buenas películas con poco presupuesto. Un largometraje con menos de 30 mil dólares y un documental con 5 mil dólares.

Herzo, Fundador del Nuevo cine alemán con Rainer Werner, es además de director, guionista, productor, compositor musical de algunas óperas y escritor de ‘La conquista de lo inútil’, que narra impresiones durante el rodaje de Fitzcarraldo.

Epílogo

Al recibir la India Catalina, celebró el privilegio de un país que además de tener montañas, mar, selva y desierto, tiene a una ciudad amurallada como Cartagena, con un festival que ya tiene sesenta años.

Herzog se parece a los personajes que elige para sus historias. Él mismo es una novela o una pelpocula encarnada. La historia del que recorrió a pie las ciudades alemanas, y cruzó Europa hasta llegar a Grecia, y desentrañar los rincones de África, Asia y Europa buscando un lugar para hacer tangible sus sueños.

Sus personajes son como él: capaces de morir por un deseo o ir tras un delirio, como Aguirre, Fitzcarraldo o Kaspar Hauser.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS