Revista turbo


Carta de diamantes

REVISTA TURBO

19 de febrero de 2014 12:15 AM

Desde hace algunos años los fabricantes de automóviles promocionan sus nuevos modelos como amigables con el medio ambiente, gracias al uso de motores más pequeños, eficientes y menos contaminantes. La tercera generación de la Mitsubishi Outlander va un poco más allá, pues además de cumplir con el propósito ecológico, sorprende en muchos otros aspectos.

¿Cómo lo hace? Podemos decir que la Outlander reúne tres grandes virtudes que la hacen diferente: motores que ofrecen mejor economía de combustible, diseño aerodinámico que logra el mejor coeficiente de su segmento (0.33 Cd) y una estructura llamada Body RISE (Reinforced Impact Safety Evolution) que es más ligera y más rígida.

Esto da como resultado un modelo que en su nueva generación es hasta 100 kg más liviana que la versión anterior, contribuyendo no solo al ahorro en el consumo de combustible, sino en el rendimiento.

En Colombia se comercializa con dos variantes de motores: uno de cuatro cilindros de 2.360 c.c. y otro V6 de 2.998 c.c. Ambos comparten el sistema MIVEC SOHC (un solo eje de levas).

MIVEC hace referencia al mecanismo que varía la alzada de las válvulas y los tiempos de apertura y, mientras que SOHC hace referencia al único eje de levas, esto último con el fin de reducir el número de piezas en movimiento y consecuentemente la fricción de estas para tener un mejor aprovechamiento de la energía. Y claro, también se reduce el peso.

Estilo robusto
El diseño de la Outlander podría hacerla parecer como un auto sobredimensionado, pero sus 4,66 metros de largo y 1,80 de ancho la hacen más pequeña que una Dodge Journey (4,88 m de largo y 1,83 m de ancho) y la verdad es que es un vehículo muy sencillo de manejar en buena parte gracias a su dirección de asistencia eléctrica.

Los espejos laterales ofrecen buena visibilidad hacia atrás y lo que se alcanza a perder por el espejo central se compensa por la cámara y los sensores de reversa, haciendo que estacionar sea realmente sencillo. Es de resaltar la buena posición de manejo, gracias a los reglajes de la silla y la columna de dirección ajustable en altura y profundidad.

Nuestra unidad de prueba equipa un motor V6 de 24 válvulas y 227 caballos de potencia. Al encenderlo por medio del botón de inicio (característica de esta versión) se oye el ronroneo del motor que asciende placenteramente a medida que suben las revoluciones.

La insonorización podría ser mejor, especialmente porque el sonido del viento se hace evidente más de lo que debería, pero de todas formas la cabina es un sitio en el cual resulta muy fácil acomodarse y sentirse a gusto.

La transmisión de esta versión es automática de seis marchas con opción de modo manual que puede enviar la potencia a uno o dos ejes según el modo del 4WD que se elija. 4WD ECO envía la potencia a las ruedas delanteras y solo cuando es necesario envía tracción a las traseras; 4WD Auto, el que tuvimos activado durante nuestra prueba, envía la potencia permanentemente a las cuatro ruedas, y 4WD Lock, ideal para los terrenos más difíciles.

Suave y diligente
El recorrido por ciudad comienza muy suave, pero inmediatamente nos sentimos a gusto por la comodidad del interior y por su suavidad de marcha. Las llantas de 18 pulgadas trabajan muy bien en conjunto con la suspensión para lidiar con los baches de las vías, sumando más puntos en el apartado de la comodidad.

En el puesto del acompañante tampoco hay quejas. El mullido de las sillas es el adecuado, el espacio para las piernas es suficiente y al abrir la guantera encontramos un espacio más que adecuado. La segunda banca puede deslizarse para mejorar la funcionalidad del interior y nos encontramos también con un espacio más que adecuado para piernas, hombros y cabeza, y la comodidad necesaria para un viaje largo.

El acceso a la tercera fila no es el más sencillo y en nuestro caso requirió algo de tiempo para “descifrar” el sistema, pero una vez allí se podrá viajar de manera cómoda en recorridos cortos o medios. Como mencionamos, el espacio puede negociarse gracias a la segunda fila deslizable.

Mayor dinámica
Al enfrentarnos a la carretera, notamos que si bien la ligereza de la Outlander es perceptible, el brío del motor parecería quedarse un poco corto, tal vez por la transmisión. Al reducir de marcha para un sobrepaso se recomienda hacerlo en forma manual por medio de las paletas tras el timón para agilizar la respuesta.

Con el modo 4WD Auto seleccionado la estabilidad en curvas es muy buena y aunque los balanceos de cabina no se ausentan, en todo momento la marcha se siente segura. El sonido del viento comienza a notarse un poco después de cierta velocidad, pero eso es fácilmente “curable” gracias al potente sistema de sonido Rockford Fosgate que equipa de serie esta versión.

Los kilómetros pasan y no se sienten, la comodidad sigue reinando y la suavidad de manejo permite que hasta el conductor pueda viajar sin cansarse. Aunque la diversión al volante no es la prioridad, la Outlander se muestra como una gran compañera para viajes en familia, y así el terreno fuera del asfalto no sea el más complicado, también podrá superarlo tranquilamente.

Diseño aerodinámico
Con el propósito de lograr la mejor economía de combustible y la mayor eficiencia de su clase, el diseño de la nueva Mitsubishi Outlander es uno de los principales elementos para tener en cuenta. Todo el frontal, especialmente la parte delantera de la defensa, fue moldeado en un túnel de viento. La parte inferior tiene placas que suavizan el flujo del aire, el techo es cóncavo y atrás hay un spoiler pequeño. En conjunto, todos estos elementos y las líneas de la carrocería le permitieron a la Outlander lograr un coeficiente aerodinámico de apenas 0,33 Cd.

Versiones
Las dos versiones que se comercializarán en Colombia se diferencian inicialmente por su motorización: la 2.4 litros de cuatro cilindros o la V6 de 3.0 litros. Sobre la versión básica, la más equipada agrega bolsas de aire laterales, de cortina y de rodilla para el conductor, acceso y encendido sin llave, compuerta trasera de cierre y apertura eléctrica, y un sistema de sonido Rockford Fosgate desarrollado especialmente para la Outlander.


Mirando al futuro
Con la nueva Outlander Mitsubishi quiere mostrarle al mundo su nueva filosofía “@Earth Technology”, enfocada en la eficiencia de sus motores y la calidad y tecnología integradas en sus productos. La Outlander ofrece un estilo más refinado, con una parrilla que transmite la sensación de tecnología del futuro, donde se buscó emular los circuitos de los microchips que a diario utilizamos en nuestros gadgets.


Claves para compra

  • Habitáculo: se pueden configurar de acuerdo con las necesidades de uso carga o pasajeros. Su capacidad es para siete personas.
  • Rendimiento: las soluciones tecnológicas aplicadas le permiten ahorrar en el consumo de combustible.
  • Ecológico: es uno de los autos que cumple a cabalidad con su filosofía ambiental y uno de los SUV con menor resistencia aerodinámica.
     

  NOTICIAS RECOMENDADAS