Revista turbo


Robusta y sofisticada

REVISTA TURBO

21 de mayo de 2014 02:47 PM

Sigue creciendo en el mercado nacional la oferta de camionetas con tracción 4x2. En esta ocasión, con la misma esencia y un diseño robusto, ligeramente retocado, 


La Nativa es un SUV producido por Mitsubishi desde 1996. Con dos generaciones a lo largo de su existencia, llega ahora al territorio nacional el modelo 2015 con ligeros retoques estéticos, amplio equipamiento y tracción 4x2, interesante alternativa en vehículos todoterreno.

La Nativa Sport se basa en la pick-up Mitsubishi L200, también conocida como Sportero, por lo que su chasis es de largueros y difiere completamente del Montero. Desde la primera generación, se vende como Montero Sport en América del Norte, mientras que en Centroamérica y Suramérica se le conoce como Nativa, en el Reino Unido como Shogun Sport, Pajero Sport en Brasil y Europa, y Challenger en los mercados del Sur Asiático.

En países como Rusia y Sudáfrica, y en Oriente Medio, la Nativa es todo un best-seller y ahora se actualiza para seguir conservando ese buen ritmo de ventas con la introducción de una atractiva parrilla delantera con detalles cromados, rines de aleación de diseño más moderno y un concepto más versátil para satisfacer las necesidades de los usuarios.

RAZONES PARA EL ÉXITO
La Nativa Sport fue diseñada para ofrecer el máximo rendimiento en algunos de los terrenos. Para este propósito ofrece un diseño robusto, con ligeros retoques en la parrilla y detalles cromados que la hacen más atractiva, muy similares a los que observamos en la Outlander. Adicionalmente, ofrece nuevos grupos ópticos, rines de aleación de diseño más modernos, barras en el techo y estribos laterales, que en conjunto, complementan su aspecto aerodinámico.

En la parte posterior observamos un paragolpes más envolvente y un difusor cromado ubicado en la parte inferior, que junto con las luces fueron completamente rediseñados. La postura lateral está acentuada fuertemente, gracias a los enormes pasos de rueda.

El tren motriz, podría ser otra de las razones para alcanzar el éxito en el país. Monta un nuevo propulsor MIVEC de un solo árbol de levas, 3.0 litros de cilindrada (el modelo anterior era 3,5 litros), 24 válvulas y mucho más liviano (40 kg) que un V6 DOHC.

Esta unidad entrega una potencia de 217 caballos a 6.250 rpm y un torque de 28,7 kg-m a 4.000 rpm, lo que permite sortear con solvencia terrenos sin asfalto y afrontar ascensos con seguridad. El complemento en este apartado es una transmisión automática de cinco velocidades con sistema de cambios en la columna de dirección, que Mitsubishi llama paddle shift.

BIENESTAR INTERIOR
Si bien es un SUV angosto, esa situación lo compensa con la mayor distancia entre ejes del segmento (2,8 m); por eso ofrece un interior amplio que tiene como fin ofrecer confort a los siete ocupantes distribuidos en tres filas de asientos, además de buen espacio para el equipaje. De esta manera se pone a tono con sus rivales.

Las sillas para los pasajeros de la segunda hilera son reclinables y gozan de buen espacio para el movimiento, mientras que las de la tercera fila son de posición baja y como sucede en la mayoría de los SUV, está destinada para personas de baja estatura.

La tercera fila también se reclina y cuando se pliega puede ofrecer un piso completamente plano que facilita llevar objetos grandes.

El ambiente general es agradable y predomina el color negro. Las sillas tapizadas de cuero son cómodas y envolventes, y el asiento del conductor cuenta con ajuste eléctrico de altura y profundidad.
El volante de tres radios, también graduable en altura, incluye mandos de control de crucero, control de audio y conectividad con los sistemas Bluetooth, USB y compatibilidad con iPhone. Adicionalmente, incorpora cámara de reversa.

El modelo hereda muchos atributos del 4x4, como su carrocería para afrontar obstáculos en el camino, con buenos ángulos de entrada y salida, una dirección precisa gracias a su sistema hidráulico de piñón y cremallera que ofrece una radio de giro de 5,6 metros, lo que permite maniobrar en lugares estrechos con facilidad.

El solo nombre y el linaje que lleva, más la reputación que ha construido en los últimos años, hacen de la Nativa Sport un modelo que intimida en las carreteras y que es propicio para la ciudad, dada la calidad de vida que ofrece a sus ocupantes, lo que se constituye en una gran virtud.

SEGURIDAD, LA PRIORIDAD
La Mitsubishi Nativa Sport ofrece una carrocería RISE (Reinforced Impact Safety Evolution) exclusiva de Mitsubishi, la cual crea una estructura de protección alrededor de todos los ocupantes. En caso de colisión, las zonas de deformación programada absorben la energía del impacto distribuyendo las fuerzas a lo largo de la carrocería para proteger a los ocupantes. Además, incluye doble airbag frontal para conductor y pasajero, ABS y EBD (sistema de distribución de fuerza de frenado), cinturones ELR con pretensores y limitadores de fuerza.

FAMILIAR EN TODO SENTIDO
Sus dimensiones son generosas, la distancia entre ejes es una de las más amplias del segmento (2.800 mm), mientras que la altura al piso es de 215 mm. La suspensión delantera es de doble brazo triangular oscilante con resortes en espiral y barra estabilizadora, mientras que la trasera tiene tres brazos independientes también con resortes en espiral y barra estabilizadora. Los frenos son de discos ventilados adelante y discos sobre tambores atrás.


CLAVES PARA COMPRA

  • Motorización: motor potente y rendidor, de buena respuesta en cualquier régimen.
  • Versatilidad: ofrece una cabina amplia y espaciosa para siete pasajeros.
  • Equipamiento: otra de sus virtudes, pues es de los más completos de la categoría.

  NOTICIAS RECOMENDADAS