Revista turbo


Toque urbano

REVISTA TURBO

18 de septiembre de 2013 06:24 PM

 Tras su lanzamiento en 2008, el Volvo XC60 se ha convertido en el modelo más vendido por la marca sueca, por lo que una actualización de media vida para el año-modelo 2014 era más que necesaria. No se trata de cambios drásticos, más bien de una sutil renovación que también se extendió al S60 y V60.
A primera vista es difícil detectar las diferencias, pero junto con el modelo anterior podemos encontrar los cambios. Observamos un capó con una posición más alta, una parrilla de mayor tamaño, un logo retocado y luces rediseñadas.
Los elementos en negro del antiguo XC60 se eliminaron para darle una apariencia más elegante, las luces de marcha diurna que antes se ubicaban entre los faros y la parrilla ahora se encuentran en la parte baja y actúan como exploradoras.
Las dimensiones de la carrocería se mantienen prácticamente intactas, por lo que seguimos teniendo un auto de 1,67 metros de alto y 1,89 metros de ancho. La única medida que cambia es el largo, que pasa de 4,62 a 4,64 metros; las versiones disponibles en Colombia cuentan con rines de 17 o 18 pulgadas.
Los cambios en la parte trasera son menos evidentes. Una pestaña cromada adorna el encuadre superior de la placa, mientras que los tubos escapes dejan de ser circulares y se encuadran en unas salidas más grandes.
En el interior, los cambios más notorios se presentan en las salidas del aire con nuevos materiales y los pilares centrales que ahora son tapizados. Es así como la sensación general que se obtiene al estar a bordo de la XC60 es la de un ambiente confortable y relajado que cobra vida al encender el motor.
Al igual que en el V40 el cuadro de instrumentos se puede personalizar con los modos ECO, Elegance y Performance, así como la palanca de cambios cuenta con una iluminación interna muy llamativa y elegante que hace juego con los mandos de la consola central flotante.

Sensaciones al volante
En nuestra prueba tuvimos una XC60 T5 con un motor turbo de cuatro cilindros, 1.999 c.c., 240 caballos de potencia y 24,47 kg-m de torque entre las 1.800 y 5.000 rpm. Aunque hay versiones con tracción a las cuatro ruedas (T6), nuestra unidad tenía solo tracción delantera por medio de una transmisión automática secuencial de seis marchas.
Teniendo en cuenta que la gran mayoría de compradores la usarán como vehículo familiar de ciudad, esta configuración resulta más que suficiente gracias a unas prestaciones que de sobra cumplen con los requerimientos citadinos. Pese a sus dimensiones resulta muy maniobrable gracias a la dirección suave.
Esto se debe en gran parte al sistema de asistencia hidráulica, el cual apenas tiene 2,9 vueltas entre topes. Es por esto que un sencillo cambio de carril o una curva cerrada en carretera no requieren mayor accionamiento sobre el timón, al tiempo que estacionar se convierte en una labor más sencilla.
La visibilidad al exterior es muy buena y si algo resalta es la excelente posición de manejo que se obtiene gracias a los diferentes reglajes de la columna de dirección y de la silla. Esta última también ofrece gran comodidad, algo que se replica en todos los puestos y que será bien agradecida en viajes largos.
Ya sea en ciudad o carretera el motor de la XC60 T5 no tiene reparos en rendimiento más allá de una breve demora en el arranque mientras el turbo entra en acción a las 1.800 rpm. El empuje comienza a sentirse con contundencia al sobrepasar las 2.000 rpm y de ahí en adelante no hay preocupaciones, pues incluso al momento de hacer un sobrepaso la recuperación es rápida.
La altura libre al suelo también le permite transitar con tranquilidad fuera de asfalto, pero teniendo siempre en cuenta que no estamos ante un todo-terreno puro. En cualquier caso, volviendo a la ciudad, esta altura será más que suficiente para las tantas vías en mal estado, protuberantes policías acostados y complicados pasos a nivel.
En suma, los leves retoques recibidos por la Volvo XC60 la reafirman como una gran competidora en el segmento de las SUV de lujo gracias a un interior supremamente cómodo, de excelentes acabados y con espacio más que suficiente para toda una familia. Si a esto le sumamos una motorización muy capaz y toda la seguridad característica de Volvo, nos encontramos con uno de los vehículos más completos de su segmento.

XC60 T6
Además de la versión T5, con motor 2.0 litros turbo y tracción delantera, la XC60 está disponible en Colombia en las versiones T6 Kinetic y T6 Momentum. Ambas tienen bajo el capó un motor turbo de seis cilindros, 2.953 c.c., 304 caballos de potencia, la tracción es permanente a las cuatro ruedas y la transmisión es una automática de seis marchas. Sus diferencias se relegan al equipamiento de comodidad, pues el de seguridad es estándar y sus precios son de $124.990.000 y $139.990.000.

SEGURIDAD  COMPROBADA
El apartado que siempre ha caracterizado a Volvo no podría ausentarse de su modelo más importante actualmente y es por esto que desde la versión de entrada la XC60 equipa prácticamente todos los sistemas de seguridad. El City Safety, que frena al auto automáticamente en caso de emergencia se activa a velocidades de hasta 50 km/h, el Corner Traction Control garantiza mayor seguridad al tomar curvas evitando el subviraje y la frenada siempre será certera gracias a sus múltiples asistencias.
 

  NOTICIAS RECOMENDADAS