Revista turbo


Volvo V40 Cross Country: encuentro de dos muncos

REVISTA TURBO

16 de mayo de 2013 03:23 AM

La marca sueca que ahora tiene a la firma SK Bergé como nuevo representante en Colombia, introduce el V40 Cross Country, una versión con un enfoque aventurero y preparado para salir de la carretera. Para conseguir su adaptación a terrenos destapados, fueron necesarias varias adecuaciones técnicas y estéticas que le confieren una apariencia y actitud distinta al hatchback convencional que antes presentamos (turbo 28).
Carácter aventurero
Las diferencias entre el V40 convencional y el V40 Cross Country son evidentes. Primero la carrocería es 40 mm más alta, diferencia que se nota sobre todo en la parte trasera. Allí sobresalen en la parte baja un difusor plateado marcado en el centro con la palabra Cross Country en bajo relieve, elemento que a su vez envuelve en cada extremo una salida de escape.
Al frente se aloja una parte baja en color negro, que se extiende a los lados y atrás, unas exploradoras verticales en LED que hacen las veces de luz día, rines de 18 pulgadas en acabado oscuro y llantas 225/45, y espejos retrovisores en color negro.
El diseño del interior no recibe cambios, pero ahora el tapizado cuenta con diferentes opciones de colores y combinaciones para el cuero y la tela; la consola central flotante también puede ser personalizada con diferentes acabados.
Sin ser un todo terreno puro, la mayor altura al suelo y los diferentes elementos estéticos le dan una actitud distinta y un carácter más agresivo, listo para cuando su conductor quiera salir de la carretera en busca de nuevas vías.
Usualmente estas diferencias no significan nada más allá de querer mostrar una imagen más agresiva, pero en este caso eso se combina con un sistema de tracción permanente y el respaldo de un motor turbo de cinco cilindros (T5) que desarrolla 254 caballos de potencia. La transmisión es una automática de seis marchas con opción de mando manual desde la palanca únicamente.
Oveja con cara de lobo
La robustez adquirida por el Cross Country es una cualidad que nos llamó la atención desde el inicio y por lo tanto fue algo que quisimos explotar, así que luego de algunos kilómetros por nuestras rutas habituales decidimos tomar un desvío por una vía pequeña, destapada y que parecía abrirse camino hacia la montaña.
El ascenso no era particularmente empinado, pero la tierra y piedras sueltas se aseguraban de dificultar la tracción. A pesar de ello, el sistema de tracción integral no parecía inmutarse y escalaba con total facilidad, haciendo que nuestra única preocupación residiera en altura sobre el suelo que, si bien ahora es de 145 mm, la posición de manejo baja nos hace pensar que es menor.
La gran prueba llegó al toparnos con un trecho angosto y donde el destapado se convertía por algunos metros en barro suave y suelto. Aunque a simple vista parecía algo que requeriría de una mayor altura libre o tal vez unas llantas más apropiadas, no bastó sino una constante presión sobre el acelerador a todo lo largo para superar ese trayecto sin problema alguno.
Conociendo un poco más las reales capacidades y altura sobre el suelo, la confianza en el V40 Cross Country aumentaba, siempre brindando mayor comodidad y seguridad. En realidad lo único que nos detenía de ir más rápido era el perfil de las llantas, pues no era el adecuado para terrenos destapados.
De cualquier forma, siempre y cuando se tenga un manejo cuidadoso en las partes más escarpadas, el Cross Country no tendrá reparo en seguir. Aunque este no es un todoterreno puro, sus características serán más que suficientes para sortear este tipo de superficies.
Nuevamente en carretera asfaltada dimos rienda suelta al motor T5, que ofrece una aceleración sobresaliente gracias a que es capaz de entregar 40,78 kg-m de torque adicionales (overboost) cuando se presiona a fondo el acelerador. Por tal razón, los sobrepasos no serán fuente de preocupación, la transmisión es suficientemente rápida al rebajar marcha y al llegar a una curva los frenos responden a la altura.
Al girar, la tracción integral ofrece una deliciosa sensación de seguridad gracias a una adherencia sobresaliente, así que las curvas se pueden trazar sin problema incluso a velocidades altas. El trabajo y puesta a punto de la suspensión también es admirable, pues es suficientemente rígida para contribuir al agarre, pero no peca por ser un sistema incómodo.
A todo esto se suma el ya conocido equipamiento de seguridad del V40 que, como ya es sabido, se convirtió en el auto más seguro que haya pasado las pruebas de la EuroNCAP. Esto hace que el Volvo V40 Cross Country sea un auto que enamora, comportándose en ciudad como cualquier vehículo Premium, en carretera como un compacto deportivo y fuera de la vía como un trochero ligero listo para la acción.
CROSS COUNTRY
Este concepto, que data de 1999, inició con el V70 XC. A diferencia de la línea XC (XC60, XC90) que tiene un marcado carácter de SUV, las versiones Cross Country son autos hatchback y station wagon modificados para sobrepasar terrenos irregulares con propiedad. 
EL MÁS SEGURO
Con el V40, Volvo no sólo quiso hacer un auto seguro del segmento, sino de todo el mercado. Y lo consiguieron gracias a la incorporación de elementos que modelos más costosos no lo incluyen. Entre otros, tenemos airbag para peatones, detección de peatones con frenada automática, sistema City Safety hasta 50 km/h, advertencia de cambio de carril involuntario, alerta de tráfico cruzado, reconocimiento de señales, airbag para rodilla y capó activo.
MULTIPROPÓSITO
El Volvo V40 Cross Country podría considerarse un verdadero vehículo multipropósito gracias a su amplio ofrecimiento de cualidades. Por un lado tenemos un auto seguro, cómodo y muy fácil de maniobrar en ciudad; su baúl amplio y potente motor lo convierten en el perfecto compañero de viaje por cualquier carretera; y su suspensión más alta y tracción integral permanente le aseguran un muy buen desempeño por trochas ligeras.

  NOTICIAS RECOMENDADAS