Tecnología


Así ayuda el Internet de las Cosas a la industria del agua

Hoy se celebra el día del agua. Les contaremos cómo la tecnología ayuda a que este líquido sea fuente para la agricultura, minería y demás servicios.

EL UNIVERSAL

22 de marzo de 2021 11:21 AM

Cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una fecha en la que se recuerda la relevancia de este líquido esencial para la humanidad, y que, de acuerdo con las Naciones Unidas, se celebra con el objetivo de concienciar acerca de la crisis mundial del agua y la necesidad de buscar medidas para abordarla de manera que se puedan alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible No 6: Agua y saneamiento para todos antes de 2030.

De acuerdo con Nayid Carvajal, Líder de Vertical Smart City de Claro, la adopción e implementación de una tecnología como el Internet de las Cosas, -IoT por sus siglas en inglés- en la gestión del agua, contribuiría a que en sectores como la agricultura, minería y los servicios públicos mejoren su obtención, distribución y consumo, y apoyaría al medio natural donde estos se realizan, volviéndolos sustentables.

“Con sensores de IoT se puede monitorear la presión, calidad y cantidad de las fuentes originales o depósitos de agua, además de conocer el estado de la tecnología que permite bombearla. Con ello es posible registrar, evaluar y controlar el agua que puede estar en un río, un manto subterráneo o una planta purificadora”, destacó el experto.

Por ejemplo, la obtención de información en tiempo real sobre la presión del agua en tuberías por medio de IoT y su capacidad de conectarse con otros dispositivos, programas de software o tecnologías inteligentes, permitiría detectar fugas rápidamente, reparaciones más rápidas y ahorros de cantidades de agua más importantes. Y también medir en tiempo real y de forma automatizada el flujo de agua que corre por las alcantarillas para saber si se está cumpliendo con los volúmenes programados, predecir fallas o si existe el riesgo de inundaciones.

Un paso adelante

Cuando se trabaja en iniciativas que abarcan grandes espacios o extensos territorios, como son los caudales o seguimiento de acueductos, es indispensable la masificación de dispositivos inteligentes para poder apalancar la captura de estos datos desde diferentes ubicaciones, sobre todo ante condiciones desafiantes y en zonas de conexiones de difícil acceso. Para esto, es clave contar con una estrategia ideal de conectividad según cada requerimiento, por ejemplo, para los sitios en donde se deben medir múltiples variables de comportamiento, estado y ambientales, una red satelital o incluso celular de alta disponibilidad con cobertura 4G es ideal.

En otros sitios de difícil acceso como sótanos, pero de unas mediciones menos complejas como nivel del caudal o simplemente cuando se ha consumido, una conectividad de baja potencia como NB IoT son las ideales. Ahora bien, toda esta data que se recoge de manera masiva o Big Data, se puede potencializar con algoritmos de inteligencia artificial, con el propósito de predecir aumentos de caudal inesperados, anticipar posibles fallas o bloqueos en los ductos o incluso anticipar fugas en algún punto de la red.

Un ejemplo de ahorro

En Bogotá, una persona promedio gasta 76,36 litros por día. Teniendo en cuenta que diferentes estudios indican que con una solución de IoT, se puede reducir entre un 15% y 20%, un habitante de la capital podría ahorrar hasta 15 litros de agua diarios. Por ejemplo, en el Willoughby Leisure Centre de Australia se utilizó tecnología de Internet de las Cosas para analizar el consumo de agua. Se monitoreo durante seis semanas y se descubrió que en las noches una anomalía ocasionaba que se perdiera agua. Se identificó el problema, se redujo el consumo y se generó disminución de costos para el centro deportivo.

Dispositivos aumentarán demanda

Un análisis hecho por Frost y Sullivan reveló que la demanda de los dispositivos inteligentes para medición de agua, tan solo en India, alcanzará un total de 500,000 unidades para el 2025 mientras que en 2019 fue de 220,000 unidades.

Si bien hay todavía un camino por recorrer en apropiación e implementación de estas tecnologías, el agua es sin duda un campo donde el Internet de las Cosas podrá tener impactos trascendentales en beneficio de la sustentabilidad de nuestras ciudades.

TEMAS