Tecnología


El perturbador video de Google que se filtró en internet

VICTOR HUGO MORA MENDOZA

21 de mayo de 2018 05:13 PM

Imagina un mundo  donde las grandes empresas de tecnología han estado analizando datos de todos sus usuarios por décadas y eventualmente usan ese conocimiento para manipular y modificar el comportamiento humano a través de productos y servicios personalizados a tus preferencias.

Suena como la sinopsis de un episodio de Black Mirror, una serie que se caracteriza por tener como  tema central  los riesgos de la tecnología para la humanidad.

Es una gran idea que Netflix podría considerar para su siguiente temporada pero por lo pronto estamos hablando de un video de aproximadamente 9 minutos de duración de hace un par de años como un video interno que nunca debió publicarse pero que por alguna razón terminó filtrándose en internet y causando un gran revuelo en el sector tecnológico especialmente por la alerta que han causado situaciones como el escándalo de Facebook con Cambridge Analytica (Tal vez te interese:  Análisis: El escándalo de Facebook con Cambridge Analytica)  y la reciente discusión ética y moral provocada por Goolge Duplex, la función que permitirá al asistente virtual de Google hacer llamadas haciéndose pasar por un humano. 

¿Por qué se creó el video?

El video fue diseñado para ser usado exclusivamente de manera interna. Aparentemente se trataba de un experimento mental para generar discusiones alrededor de las posibilidades de los datos que hoy en día fluyen en internet.

Fue creado en 2016 por Nick Foster, el exdirector de diseño de Google en lo que anteriormente se conocía como Google X, un laboratorio experimental en donde se realizan toda clase de invenciones para el futuro cercano. Es la unidad responsable de los globos en la atmósfera para proveer de internet un amplio rango de sectores sin acceso a esta tecnología.

“Entendemos que esto pueda ser perturbador y está diseñado para que así sea. Este es un experimento mental de hace años que usa una técnica llamada ‘diseño especulativo’ para explorar ideas incomodas y conceptos inquietantes para provocar discusión y debate. No está relacionado con ningún producto futuro o actual”, expresó Google a través de un comunicado oficial respondiendo al revuelo causado.

Google hizo bien al reconocer la naturaleza perturbadora del video que contiene referencias a Pinocho, Harry Potter, Richard Dawkings, imágenes en primer plano de insectos y rostros humanos y dejan claro que está pensado para ser un tétrico video de ciencia ficción.

Reconfigurando la humanidad

Sin embargo, eso no quiere decir que el video no levante muchas inquietudes pertinentes respecto a la realidad tecnológica que vivimos y la responsabilidad ética y moral que manejan las grandes empresas de tecnología.

“The Selfish Ledger” plantea los datos del usuario como si se tratara de un ADN de comportamiento.

¿Qué tal si, en la misma medida que en que hacemos secuenciaciones de ADN en beneficio de nuestra salud, pudiésemos secuenciar los datos de los usuarios para obtener beneficios de comportamiento para nuestra evolución como especie humana?

Al proponer esta idea, Google explora un sinnúmero de posibilidades fascinantes pero también saca a relucir una cantidad equivalente de dudas éticas y de privacidad en el proceso.

La idea de un gran libro es el concepto que usan durante todo el video para describir una versión codificada de lo que somos como seres humanos. Un libro que con el tiempo crece, se desarrolla, cambia, evoluciona y se complejiza basándose en nuestras acciones y comportamientos, al igual que lo hace el ADN en su proceso por transferir información vital de supervivencia evolutiva a sus futuras generaciones. En ese orden de ideas, este libro podría considerarse un “epigen lamarckiano”, un concepto predarwiniano de la evolución en donde, básicamente, la información no te pertenece y que tu existencia actual solo funciona como el custodio temporal de algo más importante y vital para la humanidad.

Es aquí donde todo se vuelve perturbador e inquietante al proponer que la datos privilegian la herencia de la información más allá de tu propia vida. Se trata de un gran salto  en el concepto de privacidad de la información en un mundo donde los congresistas apenas tratan de entender la forma en que funciona Facebook y la manera en que fluyen los datos a través de esa red social.

El resto del video plantea escenarios posibles y ejemplos en los que este gran repositorio  puede ser usado y aprovechado no solo por la humanidad en general sino para la grandes empresas.

Pero lo más inquietante es una frase muy específica que hace levantar la ceja: “inicialmente, este libro de información puede ser enfocado al beneficio del usuario”.  Después que superemos esa fase “inicial”, ¿qué sucederá con nuestro comportamiento? El  final del video básicamente deja intuir que este gran ADN de nuestro comportamiento se podrá modificar para reconfigurar nuestras emociones y sentimientos para beneficiar la evolución humana.

La implicación aquí es que Google o cualquier otra tecnología de inteligencia artificial podría empezar a jugar un papel más importante en nuestra toma de decisiones.

  NOTICIAS RECOMENDADAS