Tecnología


El problema de las aplicaciones obsoletas en las empresas

Los sistemas operativos cambian y las formas de trabajar también. Evita problemas de productividad y baja eficiencia con estos consejos.

EL UNIVERSAL

26 de febrero de 2021 05:34 PM

Muchas veces las empresas no se dan cuenta que poseen aplicaciones obsoletas y poco funcionales decidiendo no renovarlas por muchos motivos que no superan lo que supone una baja de la productividad y eficiencia del tiempo. Por ello siempre es importante contar con un socio estratégico que pueda guiar a la empresa para saber el momento indicado en el que se debieran modernizar sus aplicaciones y prepararlas para vencer a la competencia en un mundo digital.

La APP Modernization, es una forma de restaurar aplicaciones ya existentes y renovarlas a tecnologías fáciles de usar, sin ninguna pérdida de función, soportando la nueva arquitectura, más simple y con menos costos, permitiendo de esta forma, la transformación digital del negocio.

Dado lo anterior es que TIVIT, la multinacional líder en tecnología, presente en diez países de América Latina indica cuatro casos en donde una empresa debiera actualizar sus aplicaciones:

Coste de la obsolescencia

Las aplicaciones obsoletas generan pérdidas para la empresa, lo que aumenta los costos operativos de personal, equipos y mantenimiento. Por lo tanto, esta no puede desarrollar la herramienta, ya que la arquitectura no permite nuevas implementaciones o integraciones. Algunos ejemplos de lo anterior es la lentitud de las aplicaciones o las constantes caídas del sistema de la misma.

APPS legadas y sin soporte

Las aplicaciones que ya no son compatibles con sus desarrolladores originales y los profesionales que pueden actualizar o solucionar problemas son difíciles de encontrar.

Cambio costoso

Toda la empresa está acostumbrada a la aplicación y existe el temor de que una completamente nueva pueda afectar al negocio durante mucho tiempo.

Brechas de seguridad

Arquitecturas que están desarrolladas bajo plataformas tecnológicas vulnerables y desactualizadas que podrían generar problemas de ciberseguridad si no se modernizan.

Si alguno de los anteriores problemas es parte de la realidad del negocio de una empresa, está claro que necesita un servicio de modernización de aplicaciones.

Con estas nuevas aplicaciones, salen las legadas y entran las Cloud Native, con el objetivo de transformar las aplicaciones monolíticas en arquitecturas tradicionales. Por otro lado sale la dependencia del servicio local y entra la escalabilidad y servidor en la nube. Con las aplicaciones de Cloud Native se reduce el riesgo de perder datos, no está restringido al acceso local y tiene más seguridad para que su negocio nunca se detenga. Por último, salen las aplicaciones monolíticas e ingresan algunas más flexibles transformadas en microservicios, lo que las optimiza para ser orquestadas con otros sistemas (Containers y Kubernetes).

Por último, para tener éxito en el proyecto de modernización de aplicaciones se deben considerar rutinas y procesos de la empresa, de sus empleados y las herramientas para ellos. Las decisiones de hoy, determinarán la eficiencia de los procesos internos de mañana, ya que los competidores no esperarán a que otros aceleren su desarrollo hacia la tan necesaria transformación digital.