Tecnología


Escándalo Facebook: el mundo está atrapado en una red

Desde su aparición y consolidación las redes sociales cambiaron el mundo. Hoy, tras varios escándalos, la gran pregunta es: ¿lo hicieron para bien o para mal?

JAIRO A. CÁRDENAS ALMEIDA

25 de octubre de 2021 08:00 AM

Poner una cinta en la cámara de un portátil para “proteger la privacidad” es tan inútil como las gafas de Clark Kent para esconder su identidad secreta como Superman. Y es que, aunque cueste aceptarlo, toda la información de la humanidad está alojada en millones de servidores de internet alrededor del mundo. Facebook, Google, Apple y Amazon, entre otras empresas tecnológicas, saben mucho más de nuestras vidas y gustos que nosotros mismos.

Hasta aquí no hay nada nuevo. Todos comparten información en redes sociales con pleno conocimiento de que Facebook (compañía dueña de Instagram y Whatsapp) tiene acceso total a cada publicación, foto, mensaje, interacción, contacto y hasta ubicación que compartimos directa o indirectamente a través de nuestro smartphone. El verdadero problema es ¿qué hace Facebook con esta información?, ¿cómo la usa?, ¿cómo la convierte en dinero?, ¿tiene más accesos de los que conocemos? y lo más importante ¿cómo impacta en la vida de sus usuarios?

A finales de septiembre e inicios de octubre el Senado de los Estados Unidos llamó nuevamente a Facebook al “banquillo de los acusados” (ya lo había hecho en 2018 tras el escándalo de Cambridge Analytics y la filtración de datos de 87 millones de personas). La comisión para la Protección del Consumidor y la Seguridad de los Datos del Senado norteamericano fue contundente con la empresa de Mark Zuckerberg: “Facebook es como las grandes tabacaleras, impone un producto que sabe que es dañino para la salud”. (Lea aquí: Facebook anuncia nuevas medidas de protección a jóvenes)

“En internet hay muchos servicios que creemos que son gratis, pero realmente los paga la publicidad. Nuestra atención es lo que venden. Somos el producto”,

Justin Rosensten, exingeniero de Facebook y Google.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Frances Haugen, extrabajadora de Facebook, rindió declaratoria ante el Senado y sus intervenciones fueron más que un “me enfada” para el gigante de internet. La mujer, ingeniera informática de 37 años graduada en Harvard, reveló las supuestas malas prácticas de la compañía que, incluso, empujan a los jóvenes al suicidio y la anorexia. (Lea aquí: Facebook niega acusaciones y desacredita a denunciante)

“Me uní a Facebook porque creo en su potencial para sacar lo mejor de nosotros. Hablo hoy ante ustedes para afirmar que sus productos afectan a la infancia, nos dividen como sociedad, debilitan la democracia y más. Los líderes de la empresa saben cómo hacer que Facebook e Instagram sean más seguros, pero no harán cambios porque han puesto sus ganancias económicas por encima de las personas”, dijo Haugen, exgerente de producto.

Diana Gómez, especialista en psicología clínica, sostiene que efectivamente las redes se han convertido en factores de alto riesgo para la salud mental de todos, especialmente en jóvenes. Asegura que entre los efectos secundarios se destaca el refuerzo de creencias negativas asociadas con la depresión y la ansiedad, y las dificultades asociadas a la imagen corporal.

“Existen otros efectos relacionados con el uso inadecuado de las redes, como el riesgo para temas como el acoso cibernético, la alteración del sueño y la interferencia en el desarrollo de habilidades sociales, entre otros”, señaló Gómez a El Universal.

Información en prensa especializada sostiene que Facebook podría cambiar su nombre próximamente para implementar nuevos modelos de negocio y limpiar su imagen tras años de escándalos.

Adictos a las redes

“Si no pagas por el producto, entonces tú eres el producto”: esta es una de las frases más impactantes del documental de Netflix “El dilema de las redes sociales” (The Social Dilemma). Al igual que Frances Haugen, varios extrabajadores revelan secretos perturbadores de algunas de las empresas tecnológicas más importantes del mundo. La conclusión: gracias a la información que las redes tienen de cada usuario los pueden controlar a voluntad para ganar más dinero.

“El modelo de negocio de empresas como Facebook, Twitter, Instagram y Youtube es que la gente no deje de ver su pantalla. Buscan la forma de enganchar a las personas la mayor parte de tiempo posible. ¿Cuánta vida podemos lograr que nos entregues?”, explica Tim Kendall, exdirector de monetización de Facebook.

Jeff Seibert, exejecutivo de Twitter, añade que cada acción de los usuarios es monitoreada para crear predicciones precisas de sus acciones. “Saben cuándo estás triste o feliz. Si eres introvertido o extrovertido. Saben si te vas a desconectar y antes de que lo hagas te muestran algo que saben te mantendrá enganchado más tiempo para que veas más publicidad. ¿Estás desconectado? Saben qué y cuándo enviarte una notificación para que entres nuevamente”. (Lea aquí: Facebook desarrolla su futurista idea del “metaverso”)

Zuckerberg y demás líderes de las grandes marcas del internet se defienden y tratan de desmentir las afirmaciones de sus antiguos trabajadores. En la mayoría de los casos la respuesta es similar: “la herramienta está bien, el problema es cómo la usan las personas”.

El debate sobre el poder que tienen las redes sociales en la forma como interactúan, se informan y toman decisiones las personas, además de sus consecuencias para la salud, se continuará dando en espacios como el Senado de los Estados Unidos, la academia, organismos de salud y las mismas redes. Pero, mientras que se robustece la legislación mundial de protección del usuario en internet, será responsabilidad de cada persona no dejarse atrapar por la red del “me gusta”.

3.500 millones
de usuarios tiene Facebook actualmente; el 60 % de la población mundial.
5 claves para romper la red

Expertos tecnológicos y exempleados de las redes sociales recomiendan realizar las siguientes acciones para evitar ser manipulado por los algoritmos del internet.

1. Deshabilitar las notificaciones: entre a la red cuando usted quiera, no cuando ella quiera.

2. No caiga en el algoritmo: no siga las recomendaciones de videos o contenidos sin reflexionar si realmente es de su interés.

3. No hay verdad absoluta: siga a personas con pensamientos diferentes a los suyos. Salga de la burbuja que creo la red para usted.

4. Limpie su organismo: desconéctese de su celular y computadora al menos 1 hora antes de dormir.

5. Cada clic cuenta: su tiempo vale oro y las redes son las que lo monetizan. Apoye el contenido de valor. Usted tome la decisión antes.

  NOTICIAS RECOMENDADAS