Evaluación: Hyper Light Drifter, el pequeño gigante de los juegos independientes

21 de abril de 2016 07:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los juegos de la vieja escuela siguen más vivos que nunca y propuestas independientes como esta conquistan el mercado de una manera que ningún juego ‘mainstraim’ podría hacerlo. Es un claro ejemplo de un matrimonio perfecto entre los juegos de antaño con las ventajas que ofrece la tecnología moderna en la actualidad.

Pero muchos jóvenes de nuevas generaciones preguntarán ¿por qué quiero jugar estas reliquias si tengo estos fascinantes mundos 3D? bueno, la respuesta es muy sencilla: dificultad y calidad. Jugar un título viejo puede traerte una experiencia única que difícilmente encuentres en un juego AAA. Estos juegos de 8 y 16 bits están tan bien hechos que incluso hoy, 20 años después, siguen apareciendo sorpresas en sus mundos pixelados.

Todo empezó con un exitoso proyecto de crowdfunding en Kickstarter en 2013 que atrajo a muchos contribuyentes por hacerle un claro y espectacular homenaje a juegos como Super Metroid, Castlevania, Megaman X y , sobre todo, a la popular franquicia de The Legend of Zelda a Link to The Past.

Con 24.150 patrocinadores, el estudio Heart Machine dio vida a este proyecto y el 31 de marzo del año en curso lanzó el juego que hasta ahora tiene enamorados a muchos ‘gamers’ del mundo. Superó todas las expectativas pues tuvo su meta de recaudación original completa en tan solo 24 horas. El monto final fue de 645 mil dólares debido a que los aportantes hicieron contribuciones 20 veces superiores a lo planeado.

Contexto del juego

Este videojuego en formato 2.5 D (exploración al estilo The Legend Of Zelda A Link To The Past) encarnas al misterioso y enigmático Drifter un personaje que tiene acceso a tecnología poderosa que fue olvidada por los habitantes del mundo que lo rodea. Tu misión es explorar varias locaciones con el objetivo de hallar módulos especiales que en conjunto podrían ser la cura para una flagelante enfermedad que está a punto de acabar con tu vida. Para lograr tu objetivo te vales de una espada de energía, un arma a distancia y un arsenal explosivo en conjunto con ciertas habilidades de movimiento que puedes mejorar.

Lo bueno

Este juego exige cosas de sus jugadores que pocos títulos están dispuestos a pedir. Es un juego muy difícil y lanza piedra tras piedra para obstaculizar a su protagonista que nunca tiene una salida fácil. El progreso no está garantizado en este mundo y no se puede ganar mediante el 'grinding' o la ejecución de estrategias y 'exploits' baratos, solo hay tres cosas que servirán para tener éxito: práctica, práctica y más práctica. Debes dominar a este personaje como si fuera alguna clase de extensión de tu cerebro. Si pierdes solo estás tú para culparte, después de todo el Drifter hace exactamente lo que le dices.

Lo primero que atrae la mirada, literalmente, es este espectacular aspecto gráfico con una paleta de colores profundos y saturados, contrastes sobresalientes en un ambiente pixelado muy bien detallado y con un estilo único que además recrean ese ambiente nostálgico por los títulos de NES y SNES para los nacidos en las décadas de los 80 y 90.

El juego es capaz de transmitir, luminosidad, calor, frío, miedo y una gran variedad de sentimientos y climas simplemente con el cambio de tonos a través de gráficos caleidoscópicos de neón, sonidos y melodías digitales optimistas que establecen el escenario para un mundo de ciencia ficción bastante colorido.

El pixel art es brillante y la animación es tan pulida que sinceramente podría ver un largometraje entero con el estilo gráfico de Hyper Light Drifter. Simplemente mira la siguiente secuencia inicial del juego y verás a que me refiero.

Todo eso sin mencionar la música que en esta pieza de arte sabe acomodarse a todas las situaciones y ambientar perfectamente, no solo los momentos de la historia, sino que también, el avance del jugador. Se nota que el soundtrack fue hecho pensando en el juego porque además tienen el mismo tono de los efectos de sonido. Esta uniformidad en la identidad crea un ambiente auditivo con carácter, personalidad y hermoso que apunta directamente a toda la gama de emociones del afortunado ser humano que esté detrás del control.

No es para menos, detrás de la música está el venerable compositor Richard Vreeland, mejor conocido como Disasterpeace siendo el artífice de obras musicales en el, también exitoso, juego independiente FES (2012) y en películas como el largometraje de terror “It Follows”.

Toda esta amalgama audiovisual crea un aspecto altamente estético y satisfactorio para cualquiera que juegue este videojuego. Se trata de una de obra de arte digital muy difícil de replicar o igualar. 

A nivel de jugabildiad Hyper Light Drifter recoge lo mejor de grandes franquicias como The Legend of Zelda a Link to the Past, Megaman X, Castlevania, Chrono Trigger, Diablo I y II, entre otros

Se trata de un hibrido que toma lo mejor de ciertas clases de juegos y crea una mezcla homogénea cuya receta se puede leer como un RPG de acción, juegos de Rol, sandbox y exploración 2.5D de avance por escenarios.

Esta combinación dinámica de elementos lo hace atractivo para prácticamente cualquier ‘gamer’. Los mayores sentirán una gran nostalgia y disfrutarán sobre manera este homenaje a juegos de 8 y 16 bits mientras que los más jóvenes adorarán los componentes modernos, avance fluido, animaciones asombrosas y desafíos complejos que muy difícilmente se puedan encontrar en juegos de esta generación.

En este juego eres completamente libre de explorar el mundo a tu antojo, no hay forma correcta de avanzar en el mundo digital propuesto. En muchas oportunidades me vi regresando a parajes iniciales y me encontré con una gran cantidad de secretos pasados por alto al momento de comenzar esta maravillosa aventura.

Como ya mencioné anteriormente, el personaje Drifter se vale de una espada luminosa, un arma a distancia, un ‘dash’ para moverte y un arsenal explosivo que puedes ir mejorando con el tiempo. La espada en algún momento podrá reflejar proyectiles, al mejor estilo de Star Wars, moverte en diferentes formas, atacar mientras avanzas, desbloquearas ataques poderosos entre otras habilidades. A este punto te preguntaras ¿pero con esta amplia gama de posibilidades que puede salir mal? Pues déjame decirte que cualquier cosa puede salir mal en el mundo de Hyper Light Drifter.  Veras, no es posible pretender avanzar machacando el botón de ataque, abusar de tu arma o activar el dash y presionar cualquier dirección esperando lo mejor. De hecho, la mecánica del juego evita esto a través de ciertas limitaciones que le dan realismo y le avisan al jugador de forma indirecta que no puede abusar de sus habilidades. Por ejemplo, el Drifter solo puede atacar tres veces seguidas, luego de eso el personaje no puede hacer nada por al menos medio segundo, no suena como mucho tiempo, pero, créeme, es el tiempo suficiente para morir a manos de tus enemigos que saben aprovechar estos lapsos de vulnerabilidad. Tu arma tiene un número limitado de balas que solo puedes recargar destrozando cosas con tu espada, de esta forma no puedes confiar solo en tu pistola para enfrentar a todos los enemigos de una sala. Otro ejemplo de calcular tus movimientos es que si, por algún motivo, golpeas una pared o cualquier elemento no destructible, el personaje no se puede mover hasta tanto termine la animación del retroceso excesivo de la espada. En conclusión, aprovecha bien tus ataques y ten en cuenta tus limitaciones y posición antes de lanzarte con los ojos vendados a la batalla, pero piensa rápido, los enemigos se mueven igual o más rápido que tú y ellos si se pueden dar el lujo de caer en manada sin importar sus probabilidades de éxito.

El sistema de combate de este juego gira en torno al posicionamiento y la estrategia. Debes estar muy atento a tus alrededores, observar los patrones de comportamiento de tus enemigos y cuando sea el momento justo, solo en ese momento, podrás abusar de tus habilidades. Aquí se rescatan valores muy importantes del ‘gamer’ de vieja escuela como lo son la paciencia, persistencia, creatividad y la capacidad de hacer seguimiento a un gran número de elementos en movimiento en la pantalla. La diferencia entre tener éxito o fracasar es cualquier elemento que hayas perdido de vista o descuidado durante el combate. Ya sabes lo que dicen por ahí “nunca oyes la bala que te impacta”.

Esto se complementa con los enemigos y jefes de este mundo. Se trata de enemigos muy bien diseñados con patrones claros, pero con la dificultad y aleatoriedad de comportamiento adecuada para que cada enfrentamiento sea único y desafiante. Los jefes son inmensamente difíciles y esto le da al jugador un verdadero reto que pone a prueba sus nervios y su persistencia para superar los desafíos. Y no solo debes concentrarte en la batalla, el mundo a tu alrededor afecta tu combate de forma directa e indirecta. Puedes ser muy bueno calculando tus movimientos y ataques, pero un paso en falso y se acabó. Es una mezcla perfecta entre el mundo y sistema de batalla.

Para cerrar con broche de oro, la historia es otro de los fuertes y tiene una narrativa muy clara y creativa al contar historias a través de imágenes fijas. El único texto que podrás encontrar en este juego serán la pantalla de inicio del juego, menú de pausa y los créditos, de resto todas las historias serán contadas de una forma audiovisual donde la interpretación del jugador se vuelve crucial.

La historia criptica detrás del Drifter es compleja y su aventura es tan simbólica que cualquiera puede aplicarlo a su vida en una forma u otra. Sin embargo, el detalle que más me llama la atención es como desde el principio te muestran tu gran potencial, pero a la vez te dejan muy claro que eres alguien enfermo, alguien vulnerable en la búsqueda de una cura cuyo éxito solo depende de ti y tus ganas de salir adelante. ¿Qué tan genial es saber que tu personaje está muriendo y solo puedes salvarlo jugando el juego? Eso te da la motivación suficiente y en lo personal es simplemente ‘mindblowing’. Dato curioso: El concepto de historia fue inspirada por una enfermedad cardíaca del desarrollador principal Alex Preston.

Lo malo

Como ya podrás anticipar, no son muchas las debilidades de este juego en mi concepto como ‘gamer’. Sin embargo, no todo es perfecto y a continuación encontrarás un par de detalles que sin éxito intentan opacar el título.

Si bien la exploración es grandiosa, Heart Machine pudo ser mucho más creativo y ayudar al ‘gamer’ a encontrar los secretos que esconde este maravilloso mundo.  Sencillamente no hay ninguna indicación de que hay una sala oculta y en ocasiones tuve que dar más de un salto de fe para encontrarme plataformas invisibles que llegan a rincones aislados con muy buenas retribuciones. Esto hace que pierdas mucho el tiempo en cada sala para no pasar nada por alto.

Si bien la interpretación del ‘gamer’ es algo que caracteriza la historia de manera única, también hace que el hilo del argumento sea demasiado abstracto y no tengo una historia sólida que cualquiera pueda seguir. Son gustos diferentes, es como la persona que vio la película Memento y no entendió y por ende no le gustó el filme o como el que si le gusto y comprende la estética de lo abstracto y su hermoso desorden.

Por otra parte, el juego es tan bueno que una vez lo terminas te sientes incompleto. El juego es muy corto para mi gusto y ya me tiene en ascuas por una nueva entrega.
Finalmente, encontré algunos ‘bugs’ que, si bien no son graves, sería muy bueno que Heart Machine los revise para tener una experiencia de juego casi perfecta y pulida.

Conclusión

Se trata del juego perfecto para cualquier generación. Hyper Light Drifter es una magnífica pieza maestra que evoca las sensibilidades de la vieja escuela con su estilo pixelado icónico que se aparea con los colores emblemáticos de neón que tanto le gusta a las nuevas generaciones. Es un retorno a sistemas de control más simples, basándose en fundamentos mecánicos de sonido en lugar de tratar de impresionar con nuevas formas de interacción y jugabilidad. A pesar de que su narración sin palabras, roba un poco la emoción de la historia, Hyper Light Drifter es un juego completamente divertido y emocionante por su excelencia y calidad en mecánicas de juego y su estilo chapado a la antigua. Definitivamente recomendado.

 

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Tecnología

DE INTERÉS