Lo que nos está haciendo Internet

16 de diciembre de 2013 03:23 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Es claro para muchos que internet ha revolucionado no solo nuestra forma de comunicarnos y ha facilitado una globalización del conocimiento que antes era impensable.

Más allá de eso, también se ha convertido en el agente catalizador de un procesos evolutivo que va más allá de la mera herramienta técnica. Un proceso evolutivo y humano interesante y nada reprochable por las ventajas que trae.

Sin embargo, hay varias tendencias y modos de pensar (desarrollos por el hombre moderno) que empañan ese proceso positivo en parte por la tendencia del ser humano a los excesos.

Una teoría que se explica muy bien en el libro del escritor Nicholas Carr “The Shallows, What the Internet is doing to our brains”.

INSTANTANEIDAD

Algo tan sencillo como leer sobre mitología griega en Wikipedia  puede llevar a cualquier usuario a terminar compartiendo fotos de gatos griegos graciosos en sus redes sociales.

Internet contiene una gran cantidad de información disponible a tan solo un clic que abruma y los usuarios tienden a saltar de un lugar a otro. Descartar una información y acoger otra en tan poco tiempo hace de internet un lugar donde no es importante retener sino acaparar todo lo que se pueda.

Los usuarios han confiado sus procesos de aprendizaje a Google porque toda la información está ahí y nunca va a desaparecer.

Un pensamiento que le quita el factor humano a la existencia del hombre y lo convierte en un algoritmo computarizado.

“La red nos está volviendo más superficiales como pensadores” expresa Nicholas en su tratado.

CONSOLIDACIÓN DE LA MEMORIA

La instantaneidad, ligereza y levedad de la web ha creado una tendencia en nuestros cerebros en su natural forma de aprender a una forma más rápida y superficial de aprendizaje que afecta un proceso tan interesante como lo es la consolidación de la memoria.

Este proceso humano se describe como el tránsito de las información en la memoria de corto plazo hacía la de largo plazo.

En la memoria de largo plazo es en donde se empiezan a crear conexiones entre esa información y lo demás que ya se conoce.

Entonces es cuando al cerebro  llega esa pieza de información que puede cambiar el mundo y mientras espera a subir a la memoria de largo plazo es donde llega esa notificación y toma el lugar de esa información tan importante.

LA CLAVE

Para Carr la clave se encuentra en la concentración para que no se disperse la atención y se pueda disfrutar de los beneficios que trae el proceso de consolidación de la memoria.

ADICTOS A LA INFORMACIÓN

Internet no es culpable de que estos efectos sucedan, culpar a la herramienta sería echarle la culpa a la vaca.

La respuesta a esto es que desde la prehistoria nuestros cerebros están programados para recibir gratificación al almacenar información creando las actitudes compulsivas de revisar nuestros celulares y correos sin parar.

No se trata de dejar usar internet sino de desconectarse de vez en cuando y disfrutar de los procesos creativos y de aprendizaje que realizamos en la consolidación de la memoria.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Tecnología

DE INTERÉS