Los enemigos de sus hijos en las redes sociales

27 de julio de 2014 12:02 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Existen peligros ocultos en el lenguaje que suelen utilizar los jóvenes en las redes principales como Facebook, Twitter e Instagram.

Detrás de términos como Mía, Alisa, Ana y Princesa, podrían esconderse graves enfermedades como la anorexia y la bulimia.

Un grupo de Investigación en psicología del Politécnico Grancolombiano identificó los términos que utilizan las jóvenes en las redes sociales, para mantener en secreto sus trastornos alimenticios.

Actualmente, una adolescente puede, a través de comunidades digitales, obtener fácilmente información que la incite a mantener hábitos nocivos para su salud, que pueden incluso llegar a ser mortales.

A través de una investigación se identificaron las palabras que utilizan con más frecuencia las adolescentes que visitan blogs o hacen parte de las redes sociales, que promueven la anorexia y la bulimia.


CUIDADO CON ESTOS TÉRMINOS

Así, un término como 'Ana', es una figura que encarna la perfección, a través de la anorexia, así como 'Mía', figura para alcanzar supuestamente la belleza a través de la bulimia.

'Alisa'. Esta búsqueda a través de la ortorexia, es la obsesión por comer sano.

Además, hay que tener cuidado con 'Pro –Ana /Pro – Mía', que son páginas y comunidades que promueven hábitos relacionados con la anorexia y la bulimia. Allí, las niñas y adolescentes reciben el apelativo de 'Princesas' o 'Wannabe', que es el apelativo que recibe las personas que desean ser Ana (anorexia) o Mía (bulimia) pero no los son.

'Thinspiration' son las imágenes subidas a las redes sociales de personas extremadamente delgadas, usadas como inspiración para alcanzar su objetivo: ser Ana o Mía, así como 'Thigh Gap', que es un espacio entre los músculos al estar de pie, este es un nuevo imaginario de belleza, de las personas con estos trastornos.

También está 'Atracón', que es ingerir una gran cantidad de alimentos en un periodo corto de tiempo, o 'Purga', vomitar; 'Selfinjury', autolesionarse; o 'TCA', que es el trastorno de la conducta alimenticia.

“Las adolescentes con trastornos alimenticios normalmente no encuentran en su familia y círculos cercanos el apoyo social que necesitan para mantener estos hábitos inadecuados y perjudiciales. En la actualidad este apoyo lo reciben de comunidades digitales que promueven la anorexia, la bulimia y la ortorexia. De ahí la importancia de prevenir a los padres, maestros y directores de instituciones educativas. Los adultos deben estar atentos a los tipos de contenidos dañinos que podrían estar recibiendo los jóvenes. Hoy en día, existen controles parentales que bloquean contenidos violentos o relacionados con la pornografía. Sin embargo, las páginas 'Pro Ana' y 'Pro Mía' pueden escapar a estos filtros siendo igual de peligrosas y nocivas”, aseguró Rodrigo Lupercio Riaño Pineda, docente de investigación en Psicología, Salud y Nuevas Tecnologías del Politécnico Grancolombiano.

Con la aparición Twitter, Facebook e Instagram, cientos de adolescentes siguen estas comunidades ('Pro Ana' y 'Pro Mía') sin ninguna restricción, desde su tablet, teléfono u otros dispositivos móviles de uso personalizado. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Tecnología

DE INTERÉS