Tecnología


¿Vale la pena comprar un televisor 4K?

VICTOR HUGO MORA MENDOZA

07 de diciembre de 2015 07:00 AM

Los televisores 4K o Ultra HD han evolucionado desde su lanzamiento y el ecosistema de contenidos sigue cultivándose para aprovechar las bondades de estas pantallas con tan alta densidad de pixeles.

Para esta evaluación hemos utilizado el televisor UHD UN55JU6100K de Samsung Electronics.

Lo bueno
Una vez encendido el televisor no hace falta hacer comparaciones para darse cuenta la superioridad de pixeles que estas pantallas ofrecen al usuario. Eso sin mencionar la explosión de colores que ofrecen con gran fidelidad y profundidad.

Pero aparte de la notable mejora, una de las cosas que más llama la atención al momento de consumir contenidos, es lo bien que Samsung ha manejado la escalabilidad de la imagen.

La opción ‘upscale’ simplemente ajusta las dimensiones de la imagen al televisor indistintamente del origen del contenido y su calidad.  Como si lo anterior fuera poco, esta función mejora la nitidez eliminando el ruido visual.

Estos televisores, por su naturaleza inteligente, tienen procesadores que funcionan para reproducir muchos más cuadros por segundo (Frames Per Second  - FPS) lo que traduce en un movimiento mucho más fluido de la imagen. Ver videos de Slow-Motion es simplemente una experiencia audiovisual incomparable.

Sus cualidades con el Sistema Operativo Tizen son realmente satisfactorias en conectividad, usabilidad y aplicaciones.

Lo malo

Los apuntes negativos a este televisor tienen que ver más con el diseño de hardware de este modelo en particular. Por ejemplo, todas las conexiones y entradas se encuentran en la parte trasera haciendo que el televisor solo se puede utilizar en una mesa. Empotrarlo en una pared sería un suicidio para usuarios avanzados acostumbrados a conectar dispositivos como Chromecast, Apple TV, consolas de videojuegos, computador a través de HDMI, sistemas de sonido, entre otras.

Algunas conexiones alternativas en el lateral siempre serán convenientes.

No te dejes engañar

La principal diferencia de los televisores 4K con los televisores de menor calidad (3K) radica en la resolución de la pantalla: 3.840×2.160 pixeles RGB ubicados en bloques de a 3 seguidos.

Por mucho que la caja se empeñe en agigantar las letras 4K no dejes que esto te lleve a hacer una compra a la ligera.

Muchos fabricantes promocionan el 4K pero en realidad venden televisores 3K.

“Según Digital Europe y Consumer Electronics Association, para que una pantalla sea considerada como 4K-UHD, la resolución debe ser 3.840×2.160, conformada solo por pixeles RGB (Rojo, Verde y Azul)”, Iván Rentería, Vicepresidente de Consumo en Samsung Colombia. 

Para asegurarte de que estas comprando un TV 4K UHD, utiliza la cámara de tu celular y activa el zoom hasta “8X”. Toma una foto hasta 1cm de distancia de la pantalla (encendida). Posteriormente, revisa la foto y asegúrate de que el patrón de pixeles RGB (Rojo, Verde, Azul) no tiene pixeles blancos. Si ve algún píxel blanco podrá descartarlo porque esto le indicará que tiene una resolución 3K.

Hicimos este eercicio en el modelo de Samsung y pasó la prueba sin problemas.

Conclusión

Dado que el contenido se adapta a las dimensiones 4K, el comprador no se arrepentirá de adquirir un televisor con esa calidad. Considera mucho el formato 4K si eres un usuario avanzado y exigente con la imagen al usar servicios como Netflix, Youtube, consolas de videojuegos entre otras.