1 MEDICINA

Cómo dar la peor noticia
Probablemente lo más difícil de ser médico no es la anatomía con todos sus recovecos, ni las patologías con sus tantas complejidades. Lo más duro, y para lo que nadie jamás estará lo suficientemente preparado, porque no se aprende en un salón de clases, es tener que mirar a otro ser humano a los ojos y decirle: “Lo sentimos mucho, señora, pero su hijo ha muerto”.
feb 02 - 00:00