90 años de feminismo

20 de febrero de 2020 04:05 PM
90 años de feminismo
San Josemaría fue un pionero de la promoción de la dignidad y emancipación de las mujeres en todo el mundo. FOTO CORTESÍA

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

No, no voy a hablar de ese feminismo que algunas pocas mujeres añoran en su afán de igualarse a los hombres. Quiero hablar de otro feminismo que tiene un mayor ‘impacto’ en la sociedad. Y toco este tema con ocasión de la celebración de los 90 años del inicio de la labor del Opus Dei con mujeres.

Menciono la palabra ‘impacto’ pues es lo que me viene a la cabeza cuando veo lo que ha producido en el mundo, y en concreto en Colombia, la labor de esas mujeres verdaderamente ‘feministas’. Un pequeño grupo fue capaz de producir, de la mano de San Josemaría Escrivá de Balaguer, una verdadera revolución social, dando a la mujer protagonismo que nunca había tenido, y produciendo unos frutos realmente importantes.

¿En qué consiste este feminismo cristiano, que tanto han impulsado los últimos Papas? Veamos algunas características de la mano de la filósofa Jutta Burggraff:

“San Josemaría fue un pionero de la promoción de la dignidad y emancipación de las mujeres en todo el mundo. No fue la revolución feminista la que convenció a ese sacerdote español del valor idéntico de los sexos-afirmó Burggraf-. Como San Josemaría tenía mente abierta y una fe viva y profunda, comprendió desde su juventud que el hombre y la mujer tienen exactamente la misma dignidad. Ambos son inteligentes y libres; a ambos les fue confiado el cultivo de la tierra como tarea común, y ambos poseen una última y exclusiva relación inmediata con Dios. “Nadie es más que otro, ¡ninguno!- solía decir- .No quiero sino ayudar, por los caminos del espíritu, a la libertad y a la dignidad de cada persona. Ése es mi sueño”.

La mujer, en todos los caminos profesionales

“Escrivá tenía esto claro en un tiempo en el que en las sociedades europeas se esperaba de las mujeres poco más que sonreír a los varones, tocar el piano, hacer puntillas y aprender el Catecismo. Cuando el joven Josemaría estudiaba Derecho en la universidad de Zaragoza (1923-27), probablemente no había ninguna chica entre sus compañeros de curso; y cuando Dios le hizo ver que convendría admitir también a mujeres en el Opus Dei, en 1930, no existía todavía el sufragio femenino en España,ni en Francia, Italia, Suiza y muchos otros países”.

“Josemaría Escrivá- continuó diciendo- se empeñó más bien en sacar a las mujeres del papel secundario que se les asignaba. Veía a la mujer en todos los caminos profesionales, en todas las encrucijadas del trabajo, y no sólo en las tareas de su propio hogar.

El fundador de la Obra esperaba de ellas que tomasen su vida profesional realmente en serio, les animaba a aceptar responsabilidades de mayor envergadura y cargos de más difícil desempeño: no para “brillar” personalmente, sino para servir más y mejor, para amar con eficacia”.

Valores propios de la mujer

Burggraf explicó también como Josemaría Escrivá era consciente de los valores más desarrollados en la mujer. “Los varones y la mujeres, aunque compartan todo lo esencial en la común naturaleza humana, tienen, a veces, distintas sensibilidades y necesidades: experimentan el mundo de forma diferente, sienten, planean y reaccionan de manera desigual.

En este sentido, Josemaría afirmaba que la mujer está llamada a llevar a la familia, a la sociedad civil, a la Iglesia, algo característico, que le es propio y que sólo ella pude dar: su delicada ternura, su generosidad incansable, su amor por lo concreto, su agudeza de ingenio, su capacidad de intuición. Escrivá alentaba a las mujeres a afirmar consciente y decididamente su diversidad: a descubrir, aceptar y desarrollar los propios talentos”.

Se entiende así que estas mujeres fueran capaces de producir en el mundo esa silenciosa y profunda revolución en servicio de la Iglesia y de toda la sociedad. Y que, con la perspectiva de 90 años, es fácil descubrir.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS