¡A quedarse en Cartagena!

30 de diciembre de 2011 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Quedarse, aprovechar oportunidades, analizar opciones, pero ante todo, regresar a Cartagena para trabajar o en el mejor de los casos hacer empresa, es parte de la dinámica laboral que muchos jóvenes han emprendido en la ciudad.
Hasta hace algunos años la meta era salir, prepararse y lograr un buen empleo en otra ciudad o país, Cartagena era entonces el destino de una vacaciones obligadas al lado de la familia, remembranzas con amigos en el fin de año y nuevamente el punto de partida.
La ciudad se llegó a ver como ese terruño plácido frente al mar, donde sencillamente no sucedía nada. Hoy todo ha cambiado, es el punto de llegada, donde se acunan y se hacen realidad los sueños, y un valor agregado, es un “buen vividero”.
Como cada fin de año, Revista Viernes reúne seis jóvenes que decidieron regresar, que trabajan por hacer de Cartagena una ciudad con auge futurista.
Ellos son sólo una muestra de los miles de cartageneros de todas las condiciones que luchan por hacer que su tierra no sea sólo el destino de vacaciones, también quieren que sea el camino más viable para muchas inversiones y de allí, crear fuentes de empleo tan necesarias en la actualidad.


Luis Miguel Román
El guía de los negocios


La formación de Luis Miguel Román lo ha llevado a pensar en todo tipo de negocios, no sólo los que se puedan ejecutar a corto plazo, también los que pueden tener carácter internacional.
Desde que inició sus estudios pensó en regresar a su tierra, nunca la vio pequeña, por el contrario, para él es un nicho que espera inversión y trabajo. Luis Miguel es Especialista en Negocios Internacionales con énfasis en Comercio Exterior de la Universidad Externado de Colombia en convenio con la Columbia University de Nueva York.
Hace seis años regresó para trabajar en la empresa familiar, siempre con el deseo de generar empleo, porque piensa que es la mejor manera de colaborar con el crecimiento de Cartagena.
Luis Miguel le apuesta a la empresa desde diferentes frentes y convencido de la obligación de cubrir las necesidades de la industria, ha incursionado en la operación de transporte de carga. De la misma manera se unió a una sociedad que promulga la formación en gastronomía, algo que se suma con ganancias a la condición turística de la ciudad.
Trabajador incansable, Luis Miguel Román es de los jóvenes que creen en Cartagena, advierte que es una ciudad en crecimiento, de la cual se debe aprovechar su carácter portuario, un bien que se suma al desarrollo de muchas industrias nacionales e internacionales.
Satisfecho con su realización personal, los logros alcanzados, la generación de nuevos empleos y ante todo la respuesta obtenida por parte de quienes laboran a su lado y que se encuentran comprometidos con la ciudad, este joven empresario no duda en afirmar, que en Cartagena se queda.

Silvia Elena Rodríguez
Asegurando el futuro


Si bien entre sus planes estaba regresar, nunca pensó que éstos se darían de una forma rápida y segura, luego de un traslado que la ubicó en una posición de privilegio y de gran responsabilidad.
Silvia Elena Rodríguez es abogada, especialista en derecho de seguros y en la actualidad es gerente general de DeLima Marsh, compañía a la cual está vinculada desde hace algunos años, ocupando otros cargos en Bogotá.
Tuvo la oportunidad de vivir en Londres un tiempo, pero su visión estaba puesta en Colombia y tras laborar con éxito en la capital, programó junto a su esposo, Luis Manuel Salazar, el regreso a Cartagena para consolidar su hogar al momento de llegar los hijos.
Motivada por la calidad de vida y basada en los proyectos que se gestan en la ciudad, el retorno se dio antes de lo esperado y hoy, al frente de esta empresa aseguradora, puede afirmar que es el momento justo, por el crecimiento que se está viviendo en todos los campos.
Los seguros son un tema fijo al iniciar el montaje de una empresa, de la misma manera es imprescindible en cualquier transacción comercial, por lo que se hace necesario implementar nuevas estrategias tendientes a masificar su función en el mercado.
Silvia Elena se preparó para esto, aceptó el reto y adelantó planes. Siente como si nunca hubiera partido, aunque refleja satisfacción al ver el sector industrial fortalecido y como fuente de empleo presente y futura.
Cree que la capacidad de los profesionales locales está demostrada, por lo que indica que el mando de los grandes proyectos debe quedarse en estas manos, para eso se están preparando y lo mejor, regresando a asumir el desafío.

José Raúl Vergara
Imagen y marca


Muchos cambios se han gestado en la vida de José Raúl Vergara durante el último año. Desde pensar detenidamente en que una empresa familiar requiere precisamente de la fortaleza de cada uno de sus miembros, hasta tomar la decisión de volver.
De esta manera empacó maletas y el destino final fue Cartagena, dejando atrás un futuro promisorio con la promoción de artistas, todo esto porque antes no había advertido que la mayor artista estaba en su casa, se trata de su madre, la diseñadora Ketty Tinoco.
José Raúl es Diseñador Gráfico y decidió tomar las riendas de la marca, pues sabe que la industria de la moda pasa por un buen momento y la empresa de ellos no ha sido la excepción.
Su misión ahora es encargarse de la imagen corporativa y al ser el dueño de la marca, se ha convertido en un “todero” que cada día se esmera por crecerla y ponerla en un sitio de privilegio.
Retomando todos sus conocimientos de diseño, publicidad y marketing, se implementan en nuevas estrategias que están abriendo mercados a la marca en el exterior.
Con respecto a su otra gran pasión, que es la música, Frankie Jazz, su nombre artístico, sigue un rumbo sólido, no ha pensado dejarla. Con ella cumple un trabajo paradójicamente “silencioso”, pero seguro para cumplir sus sueños.
Tiene previsto grabar en marzo un segundo trabajo musical y desde Cartagena piensa hacer la promoción, esta vez amparado en medios más evolucionados, como la Internet, desde donde se puede comercializar a un público específico.
Estos son los proyectos en los cuales se concentra este Diseñador gráfico y músico, que ve en Cartagena el sitio perfecto para proyectarse.

Anie Uribe
Modelo de progreso


A esta elegante y bella joven se le conoció en las pasarelas y aunque es psicóloga egresada de la Universidad de San Buenaventura, se encaminó por oficios muy distintos, pero que igualmente le satisfacen.
Con una empresa de organización de eventos, Anie Uribe busca hacer camino en este mercado que ya es una constante en Cartagena, toda vez que a diario se dan situaciones que requieren de este tipo de procesos.
La empresa de Anie maneja el lanzamiento y organización de eventos empresariales y publicitarios, todo lo que tiene que ver con congresos, convenciones, marketing, ampliaciones de marcas y aunque aún no se involucra con eventos sociales, esa es la próxima meta.
Advierte que aunque este trabajo se ha desarrollado muy bien en los últimos años en Cartagena, aún queda mucho potencial y es allí donde ella aspira a dejar huella, con un procedimiento diferente que derive en el éxito de los clientes.
Haber sido modelo, la llevó a retener una buena cantidad de contactos y a manejar con destreza el montaje de eventos, por lo que su carrera encontró acoplamiento perfecto en el manejo de personal.
La empresa cuenta con aliados en algunas ciudades del país y Anie comenta que la seguridad que se ha logrado en general, le ha dado base para que se mire a la ciudad como el destino perfecto para la organización de congresos y lanzamientos.
Anie Uribe dice que nunca se iría de Cartagena, aquí empezó a trabajar, a crear empresa, ha podido desarrollarse como persona y como profesional y lo mejor, se alcanza a tener muy buena calidad de vida pese al desarrollo que se va generando con el correr de los años.

Eduardo Jasbón
Música para todos


Estudió Música y Producción de Audio en la Universidad de los Andes, una carrera que no tomó por sorpresa a sus padres, toda vez que la vena artística permanece activa en la familia.
Eduardo Jasbón sabía que iba a ser músico, es su gran pasión y con cada partitura puede lograr lo que con palabras tal vez no se alcanza a decir.
En la actualidad Eduardo se dedica a la música publicitaria y por encargo, un trabajo que además de desarrollar de manera independiente, se une a una agencia publicitaria, haciendo la melodía que los clientes requieren para enriquecer su marca o producto.
Los “jingles” o música original del producto, las cuñas publicitarias, lo audiotipos o logos auditivos, son trabajo diario de Eduardo, lo mismo que himnos, música para cortometrajes y películas.
Recientemente tuvo a su cargo la musicalización de todo el show de luces de la Catedral de Sal de Zipaquirá, un trabajo que además de demostrar su destreza en los efectos sonoros, lo ubica en lo más selecto de estas obras en el país.
En la zona comercial de la Catedral, donde se encuentra ubicada la pantalla de luces más grande de Latinoamérica y esa musicalización también es autoría del cartagenero Eduardo Jasbón.
El trabajo de este músico se ha concentrado en su mayoría en Bogotá, pero también ha tenido clientes de la Costa Caribe, donde aún esta ayuda publicitaria no es muy usual. Eduardo cree que con el tiempo puede trabajar más para productos cartageneros, un proceso que va lento, pero seguro en la ciudad.


Cecilia Otero
Relaciones y protocolo


Al estudiar Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Internacional de la Florida, la cartagenera Cecilia Otero De la Espriella, sabía que su fortaleza estaba en las Relaciones Públicas y todo lo que concierne a esa rama.
Siguiendo con la preparación especial que requiere ese tipo de trabajo, cursó un máster en Protocolo diplomático y en la actualidad adelanta un diplomado en Responsabilidad Social Empresarial y los reportes de sostenibilidad.
Cecilia incursionó en el medio cartagenero, con su empresa de eventos, de igual forma alterna su tiempo con el trabajo en una firma de Responsabilidad Social Empresarial y Relaciones Públicas.
Mediante asesorías, llega a muchas empresas y su función es implementar estrategias al interior de las mismas, donde su labor es sensibilizar a los directos responsables de las diferentes áreas, lo cual, a su modo de ver, es un trabajo apasionante.
Con respecto a su empresa, que ya cumple tres años, Cecilia indica que aún está en la etapa de crecimiento, se dedica a la organización de eventos corporativos y sociales, enfocada más por lo primero en inauguraciones, cocteles, seminarios, algo muy común en el día a día de Cartagena.
Cecilia vivió en Estados Unidos, y después de diez años allá, decidió regresar con la experiencia necesaria para implementar esos procesos en su tierra, donde la demanda es permanente y los escenarios propicios para ese fin.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS