Adolescencia y bullying

05 de abril de 2019 12:00 AM
Adolescencia
Las estadísticas arrojan registros de que dos de cada diez alumnos de primaria y secundaria, son víctimas de acoso escolar. FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Acoso escolar, maltrato escolar, matoneo, ahora reconocido como Bullying. Es una práctica que afecta a muchos niños y jóvenes y cuando se da, sus tentáculos alcanzan a todos, a quien lo sufre, a quien forma parte de ello y también a los espectadores. Las estadísticas arrojan registros de que dos de cada diez alumnos de primaria y secundaria, son víctimas de acoso escolar. Se sugiere llamar a las cosas por su nombre, hablar de ello y etiquetarlas correctamente.

¿Quién responde?

Bien contrario a lo que muchos podrían pensar, no es responsabilidad exclusiva de la escuela prevenir los casos de acoso escolar; es bien sabido que los primeros educadores de los chicos son los padres. Existe una tendencia generalizada en los padres a restar importancia a los indicadores de que sus hijos pueden estar acosando a otros compañeros. Muchos tratan de excusar a su hijo con frases como “es cosa de niños” o “seguro lo hizo sin querer”. Esto es un error muy frecuente. Claro que combatir el Bullying es responsabilidad de todos, pero los padres tienen, por decirlo así, la mayor parte en el asunto de prevención. Lo primero es concientizarse de que estas agresiones, ya sean físicas o verbales, psicológicas o a través de las redes pueden causar un daño real a quienes las sufren y es necesario erradicarlas.

El Bullying puede ser muy sutil inicialmente. Puede provenir de un compañero (a) quien por envidia, celos u otro sentimiento organiza un plan y de manera deliberada excluye al compañero (a).Esto es un síntoma de alarma y al ser detectado hay que tomar cartas en el asunto de inmediato antes que se vaya a mayores. Todo tiene un comienzo. Oscar Andrés Chaparro, psicólogo, en uno de sus artículos, menciona a Dan Olweius quien es uno de los más estudiosos del Bullying y quien considera tres factores familiares decisivos a la hora de desarrollar un modelo de reacción agresiva. El primer factor es cuando hay una actitud negativa y el niño carece de afecto y dedicación. Otro es el hecho de que los padres sean permisivos ante la agresividad de sus hijos, por último, si los métodos de afirmación de la autoridad de los padres se basan en castigos físicos y/o maltrato emocional.

Nicolás Carlisle graduado en derecho en Oxford, lleva años en la lucha activa para lograr erradicar esta práctica en el mundo. Este ciudadano americano sufrió un episodio fuerte de acoso escolar, lo cual le ha llevado a dedicar su vida personal y laboral a erradicar este flagelo. El nos brinda una serie de pautas para ayudar a nuestros hijos, padres y profesores a reconocer, prevenir y combatir el acoso escolar:

1. Dialogar con los niños y adolescentes. Si no se habla del tema parece que no existe. A través de lo que cuentan es que los padres pueden acercarse a su realidad y entender que puede estar sucediendo.

2. Estar atentos a las señales de alerta. Estas son cambios de humor repentinos, una actitud negativa hacia la escuela o tristeza. Muchos pueden somatizar la angustia interna “sufriendo mareos o malestares” cuando tienen que ir al colegio.

3. Introducir literatura que les acerque a esa realidad. Leer historias y comentar cómo el protagonista ha enfrentado su problemática.

4. Solicitar que el colegio se implique organizando talleres y campañas sobre todo en las edades entre 11 y 15 años que son el momento en el que se producen más casos de acoso. Es conveniente contar con un protocolo antiacoso.

5. Reconducir conductas agresivas explicándoles las consecuencias de las mismas.

6. Formar el valor de la solidaridad participando en campañas a favor de los más necesitados.

7. Aprender a controlar las frustraciones enseñándoles que son experiencias para aprender.

8. Inculcarles el valor del respeto

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS