Algo más de la pandemia...

21 de mayo de 2020 05:32 PM
Algo más de la pandemia...
Las medidas de limpieza disminuyen notablemente el riesgo de contagio. /FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los virus son pequeños microorganismos compuestos de pedazos de material genético (DNA y RNA), o sea, el mismo material que utilizan todas las células vivas de un organismo para producir las sustancias que necesitan implicadas en su reproducción, crecimiento, desarrollo y función.

Para protegerse pueden producir una membrana del mismo material de las células del organismo que infectan o invaden, o de su propia producción.

Por si solos no pueden reproducirse, por lo que utilizan un hospedero, que le dé los nutrientes necesarios para su replicación o multiplicación; los virus de RNA (Ácido Ribonucleico), como los coronavirus, transportan sus propias maquinarias para multiplicarse y esparcirse rápidamente dentro de los organismos invadidos.

Para entrar al organismo necesitan células vivas, por lo tanto no pueden entrar por la piel, sino por las mucosas de las vías respiratorias (coronavirus), el tracto digestivo (adenovirus) y genitales (VIH).

Cuando logran pasar las barreras físicas, son atacados por mecanismos de defensa del organismo, constituido por numerosos tipos de células y proteínas que ayudan a perforar sus membranas, provocando su destrucción. Estas proteínas también pueden unirse a las membranas de las células del organismo para mandarle señales e indicarles también que deben activar sus defensas, o si no lo pueden hacer, que se autodestruyan para impedir la entrada, multiplicación y propagación del virus; todos estos mensajes se dan por vía molecular.

La intensidad de la infección depende de la cantidad de virus que recibe inicialmente un organismo vivo y se llama carga viral, la cual entre más alta sea, mayor será la gravedad, lo que implica evitar contacto con personas contagiadas.

Estos virus cuando son atacados por el sistema inmune comienzan a producir una serie de sustancias que bloquean todo el mecanismo que produce el organismo para defenderse, incluso neutralizan los anticuerpos producidos por los linfocitos T y B (estas son las células que guardan la memoria inmunológica, o sea que no permiten que el virus vuelva a atacar).

Las células infectadas o no infectadas por el virus, pueden ser atacadas por el sistema inmune, haciéndolas perder su función normal y haciéndolas producir una falla multisistémica, es decir, alterando la presión arterial, el sistema respiratorio, cardiovascular, renal, entre otros; lo que va aumentar el riesgo del paciente.

En el caso específico del SARS-COV2, responsable de la actual pandemia, se introduce al organismo por las mucosas de las vías respiratorias, además, de la mucosa de los ojos. Dura de 1 a 14 días para hacer que aparezcan o no los síntomas de la enfermedad, tales como fiebre, tos seca, dificultad respiratoria, malestar general, pérdida del gusto y olfato y trastornos gastrointestinales incluyendo la diarrea.

Estos síntomas serán más marcados en los pacientes que ya tienen otras enfermedades como hipertensión arterial, diabetes, obesidad, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y otro tipo de enfermedad que comprometa su sistema inmune.

La mayor agresividad del virus en estos pacientes es debido a que ellos tienen más altos en la sangre, los niveles de una sustancia llamada Angiotensina II, que controla la función de los vasos sanguíneos, corazón, pulmones, riñones y el resto del organismo, la cual le facilita la entrada al virus.

Si el sistema inmune no funciona adecuadamente, el virus penetra por las células de la mucosa del tracto respiratorio, invade la sangre y se disemina por todo el organismo, haciendo estragos junto con las sustancias que produce el sistema inmune, apareciendo así, alteraciones severas de la respiración, la circulación y la coagulación (formación diseminada de trombos), la función renal etc. De esta manera, se produce una falla multisistemica de la cual es muy difícil recuperarse.

Actualmente no existe un tratamiento efectivo para la enfermedad, ni una vacuna que pueda prevenirla y esto es debido a que el virus muta o cambia su estructura muy rápidamente, haciendo imposible su control, tal cual como paso inicialmente con el SIDA, también producido por un virus RNA.

Se ha encontrado que el coronavirus dura activo:

4 horas en el cobre.

1 día en la ropa, madera y cartón.

2 días en el vidrio

4 días en los metales y el plástico.

7 días en la superficie externa del tapaboca

Se cree que además de su transmisión por las góticas de saliva, lo hace también por el contacto con las superficies contaminadas, por eso es que hay que hacer permanente limpieza con agua y jabón para remover todo el material contaminado y permitir así después la acción de los desinfectantes. De esta manera se disminuye fuertemente la posibilidad de las infecciones y en caso de que se presenten la carga viral será mínima.

ARISTIDES SOTOMAYOR HERAZO

Médico cardiólogo

FUENTE: Cleaning and disinfection of environmentalsurfaces in thecontext of COVID-19: Interimguidance, 15 May 2020 WHO (OMS)

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS