Revista viernes


Andrés Cuervo y Fanny Lú, una oda al romanticismo

El lanzamiento de “No pidamos perdón” se hizo en plena cuarentena, buscando llegar con un poco de romance en medio de las noticias tristes que inundan el medio

Definitivamente las colaboraciones se han convertido en una buena propuesta para tener en primera fila dos o más artistas con un tema que se proyecta inmediatamente entre los seguidores, es esa apuesta segura a una interpretación que va más allá, porque reúne la interpretación y la admiración que se siente por ellos.

A este concepto no han escapado los colombianos Andrés Cuervo y Fanny Lú, quienes llegan en plena cuarentena con un concepto muy elegante, propio de ambos en la interpretación de “No pidamos perdón”, una pieza que relata una situación real del artista vivida en París y que decidió plasmar en una canción.

“Somos muy diferentes, pero aún así bien similares, tenemos emociones que nos motivan, detalles en la personalidad que nos muestran afinidad y eso sentí en la primera conversación, allí nos conocimos, por eso cuando Andrés me llama y me propone esta colaboración, contándome lo que tenía proyectado, con el video y toda su creatividad, acepté, entonces aquí está una unión que resultó mágica”, indica la caleña Fanny Lú.

Andrés Cuervo es un cantautor barranquillero que marcha sobre más de una década de carrera artística y generalmente se ha proyectado en el exterior, precisamente se encontraba en Europa cuando decidió llamarla y en poco tiempo le hizo un recorrido por su vida, el tema y hasta sus fantasías con castillos y reyes, donde finalmente aterriza la creatividad que envuelve al video de “No pidamos perdón”.

La admiración que siente por Fanny Lú fue en buena medida el punto de partida para la invitación, confiesa, además, era la princesa perfecta para encajar en esa historia que surgió tras el final de una relación que pudo salvarse con un perdón, pero que finalmente decidió darse una oportunidad con un nuevo comienzo.

Para ella fue fácil sumarse al proyecto, toda vez que la letra la cautivó, sintió que ese perdón estaba implícito. Fanny se define como una persona sin pesos en el corazón, cree que la liberación es importante para continuar, así como en las segundas oportunidades, en el poder de los gestos, de la sonrisa y las caricias, más allá de las palabras que en algún momento se las puede llevar el viento. “No pidamos perdón” es esa historia que escribió Andrés y difundió en compañía de Fanny Lú, convirtiéndose en ese mensaje que invita e inspira a un nuevo comienzo.

Un video de ensueño

Las historias que desarrollan la capacidad de soñar y entender que en algún momento todos podemos ser príncipes o princesas, hacen parte de la creatividad artística de Andrés y Fanny, otra faceta que demostró la afinidad de los artistas y por tanto quedó plasmada en ese video de ensueño que materializa la letra de “No pidamos perdón”.

Andrés Cuervo advierte que en este momento de su vida, está plenamente convencido de quién es y lo que quiere, le gusta la elegancia, el glamour y sin asomo de pena confiesa que le gusta Cenicienta, la bella Durmiente, El Principito además de “viajar en el tiempo”, por lo que esa fascinación le indicó que su video debía enmarcarse en una historia similar.

“No pidamos perdón” tuvo entonces la fortuna de encontrar un escenario muy adecuado para su video, el Palacio de la Gobernación de Cundinamarca resultó propicio para la fantasía de Andrés y Fanny Lú se convirtió en esa princesa de cuentos que siempre ha soñado.

Los artistas se aventuraron a lanzar su tema en cuarentena, teniendo en cuenta que por estos días la música es un bálsamo abrazador que además acompaña y da esperanzas, entonces es el marco perfecto para programar el inicio de nuevas historias y este tema así lo propone.