Bajo la sotana

16 de abril de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, señaló que la pe-dofilia se relaciona con la homosexualidad y no con el celibato. Aquellos que conozcan mi línea de pen-samiento, sabrán que en el fondo de mi corazón, sentí que el tipo era un bruto. Mi rechazo por Berto-ne, no es en defensa de los homosexuales, es porque emite una sentencia que confunde a los cuidadores de niños y niñas. Los profesionales que trabaja-mos en la prevención del abuso sexual, hacemos enormes esfuerzos para que los adultos responsa-bles del cuidado de los chi-cos, destruyan los mitos erróneos sobre el abuso. Uno de ellos es, por ejem-plo, tener la idea de que sólo las niñas pueden ser víctimas. Muchos padres protegen más a las niñas y exponen, sin reparo, a los niños. Algunos de los mitos e ideas sobre el abuso se-xual, están relacionadas con el agresor. Hace algu-nos años, con dolor, tuvi-mos que entender que el agresor podía ser una per-sona de confianza y cerca-na de la familia, jamás nos olvidaremos del caso de la niña de Arroz Barato. También aprendimos que el abusador puede ser el padre, el padrastro, el abuelo, un primo, pero que también puede ser una mujer. La persona puede tener cara de “buena”, como ha ocurrido con mu-chos sacerdotes que ahora están implicados en casos de violaciones. Lo cierto es que si tra-tamos de sacar un perfil del agresor, pensando en la característica más fre-cuente, nos podemos refe-rir a hombres, hombres heterosexuales. Los más frecuentes no son hom-bres homosexuales. Esto es importante saberlo, porque muchos padres pueden sentirse perturba-dos si sus pequeños hijos están cerca de una persona homosexual, pero ser muy confiados cuando se trata de una persona heterose-xual, ignorando que la pe-dofilia no es cuestión de homosexualidad o hetero-sexualidad. Algunos padres, por ejemplo, consideran que un hombre que está casado con una mujer y tiene fa-milia, no puede ser un abusador de un niño. Co-mo si el hecho de demos-trar su heterosexualidad lo posicionara como una per-sona confiable. Muchos abusadores de niños, son padres de familia y tienen relaciones sexuales con mujeres. La Iglesia tapa sus es-cándalos pasando “la papa caliente” a un sector de la población que ha sido tra-dicionalmente excluido. Dándole más razones al pueblo para que odie a las minorías sexuales, pero sobre todo dando una in-formación errada que confunde sobre las medi-das que se deben tomar para proteger a los niños y niñas. Quisiera saber cuáles son las fuentes que tiene el secretario de Estado del Vaticano para estas con-clusiones. Muy acomoda-das, por cierto, porque po-nen un velo en la discusión sobre el celibato y le quita responsabilidad a la Igle-sia. Es una salida perver-sa, cobarde y poco ética. Conozco sacerdotes maravillosos, miembros de la Iglesia Católica que son un orgullo para nuestra so-ciedad. Gente que trabaja por su comunidad de ma-nera justa y que no se aprovecha de su autoridad. No son los sacerdotes unos abusadores de niños, pero la Iglesia no mejorará su imagen echando tierra sucia contra otros. Que en nombre de Dios no nos den razones para el odio, que en nombre de Dios no nos confundan sobre el cuidado la infancia; pero sí, que en nombre de Dios hagan justicia sin encubrir, bajo su sotana, a los culpa-bles. *Psicóloga palabrasdesexualidad@gmail.com www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS