Calidad del semen, clave en la fertilidad

17 de octubre de 2019 04:55 PM
Calidad del semen, clave en la fertilidad
Tras un examen, el especialista puede calcular y asesorar dependiendo del tipo de anormalidad que tenga. //FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La fertilidad es cada vez más un tema de interés. En algunos casos se busca controlarla, en otros momentos se desea planificarla y, en algunos otros, se busca tener mejores posibilidades para concebir. En este último caso se deben tener en cuenta factores tanto masculinos como femeninos. La calidad del semen es un factor al que más se le debe dar una mayor importancia.

Existen múltiples factores que pueden alterar las características del semen (cantidad, movilidad, forma de los espermatozoides) en las eyaculaciones masculinas: edad, genética, componentes ambientales y hasta los hábitos alimenticios. Esta condición puede llegar a afectar directamente la capacidad de reproducirse en los hombres, impactando aspectos más allá de la salud.

Bajo los criterios de la OMS en cuanto a la normalidad del esperma, solo el 65,6% de los hombres cuentan con buenas condiciones en la movilidad de sus espermatozoides. Esto no quiere decir que el porcentaje restante sufra de problemas de infertilidad, pero si les va a costar un poco más tener hijos.

“Si hay una disminución en alguna de las características (cantidad, movilidad, forma de los espermatozoides) las posibilidades de embarazo son más bajas”, indica Eduardo Castro, médico especialista en infertilidad de Reprotec.

Si el embarazo es imposible, salvo para aquellos hombres que tengan una vasectomía, o una alteración grave en su sistema reproductivo, todo lo demás representa una reducción en sus posibilidades por unidad de tiempo, que el especialista, puede calcular y asesorar dependiendo del tipo de anormalidad que tenga.

Dentro del documento “Manual para el Examen del Semen Humano y la Interacción Moco Semen”, la OMS explica los parámetros de la calidad seminal óptima, en relación con el nivel de fertilidad de los hombres. El volumen normal de una eyaculación, es mínimo de 1.5 ml aproximadamente; un volumen inferior se denomina hipospermia.

Lo ideal en la concentración de los espermatozoides, es de 15 millones por cada ml eyaculado ó 39 millones en la totalidad de la muestra; si no se logran estos valores se denomina Oligozoospermia. Por su parte, los porcentajes de espermatozoides móviles deben superar el 32%, de lo contrario se hablaría de una Astenozoospermia.

En cuanto al porcentaje de espermatozoides vivos debe superar el 58%, si no es así, se le llamaría Necrozoospermia. Por último, la morfología en una eyaculación debe estar por encima del 4% de espermatozoides normales, si se está por debajo de este valor se considera como Teratozoospermia. La edad es un condicionante negativo para estas características. Según el doctor Castro “se sabe hoy día que hay cambios en las posibilidades de lograr un embarazo, por la calidad seminal, a medida que vamos creciendo. Los cambios comienzan a presentarse después de los 40 años y son lentamente progresivos, pero después de los 50 años claramente hay una disminución en general en la calidad del semen’’.

Los malos hábitos como el tabaco, el consumo excesivo de alcohol, ingerir drogas recreativas y el uso de medicamentos que tienen efectos hormonales, como los anabolizantes o la testosterona, pueden ser causantes de la alteración en las características del esperma.

La dieta también es un factor importante, ya que existe una relación clara entre el sobrepeso, la obesidad y el deterioro en las características del semen. Los hábitos alimenticios basados en altas cantidades de harinas, no son recomendables. Lo ideal sería consumir con cierta regularidad alimentos ricos en proteína, glúcidos, lípidos y oligoelementos, es decir: frutas, vegetales, frutos secos, carne, pescados, huevos y productos lácteos.

Una vez se presenta una alteración en las características normales del esperma, es recomendable evitar temperaturas altas al nivel de los testículos o el escroto, de lo contrario empeoraría la situación. “La ropa interior muy ajustada es uno de los factores que podrían producir calor. También, es preciso recomendar que eviten otras fuentes de calor, por ejemplo: trabajar con el computador sobre las piernas, ir a baños turcos, saunas o aguas termales. Pero estas recomendaciones son solamente para aquellos que tienen alteraciones en las características del semen; no para la población general porque sería limitarlos muchísimo’’, afirma el profesional.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS