Cannabis medicinal, una necesidad creciente

17 de mayo de 2019 09:12 AM
Cannabis medicinal, una necesidad creciente
Las dudas del paciente son legítimas, por tanto los médicos deben ser muy cautelosos en los tratamientos. FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Recientemente Cartagena fue el escenario para cumplir una cita pendiente, el cannabis estaba sobre el tapete y allí sus múltiples beneficios en argumentos de expertos que empiezan a mostrar la importancia de este en la salud.

Con su conferencia “Cannabis de Grado Médico: lo que debemos hacer”, presentada en ExpoCannaBiz 2019, la doctora y científica uruguaya Raquel Peyraube, aclaró ideas que circulan en torno a la producción de cannabis medicinal, pero también al momento de prescribirlo y de tomar la decisión de usarlo.

Como indicó la profesional, el cannabis de grado médico no es simplemente un extracto que calma dolor, se trata de productos destinados a mejorar la salud y la calidad de vida, sin embargo es de aclarar que existen normas que regulan las prácticas de elaboración.

Al preguntársele sobre las enfermedades que se pueden tratar y que cuentan actualmente con evidencia científica, la doctora Peyraube advierte que se trata de un tema un tanto difícil de aclarar, por cuanto tal evidencia es para muy pocos padecimientos, pues hasta ahora lo prescriben para tres enfermedades y síntomas que son, espasticidad en la esclerosis múltiple, náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia, y el dolor crónico en todas sus versiones del adulto, fundamentalmente el dolor neuropático.

No obstante, quienes hace muchos años trabajan en el tema, saben que de manera empírica tienen evidencia, pero que los resultados en la clínica deben lograr un volumen que le den nivel de evidencia 1 A, que es el más alto, aunque la doctora Raquel Peyraube insiste en que son muchas más las patologías que se pueden tratar. Es de aclarar que en 2018 la FDA reconoció el cannabis como medicamento para la epilepsia infantil, lo que va agregando evidencia.

Conociendo los mecanismos de acción del producto así como la enfermedad, se puede indicarlo, es el caso del uso del CBD o cannabidiol en procesos inflamatorios crónicos, como son las enfermedades autoinmunes.

Con los cannabinoides se puede trabajar siempre que se haga con rigurosidad científica, el razonamiento clínico, conociendo el mecanismo de acción, porque también hay que tener en cuenta que actualmente se le quiere ver como la panacea, por eso se exige rigor, al tener en juego la salud y seguridad de los pacientes, advierte la doctora Raquel Peyraube.

Hay muchas formas de administrar el cannabis, indica la profesional, aunque lamenta que por la dificultad para el avance de los productos registrados, no se tiene en las farmacias. De esta manera aclara que su manejo puede darse por vía inhalatoria a través de la vaporización, cuando se quiere un efecto agudo y breve; la vía oral, que tarda más en absorberse, pero una vez esto sucede, se queda mucho tiempo en el organismo, además resulta ideal para las enfermedades crónicas; las vías mucosas (rectal o sublingual) de absorción rápida y por último la percutánea representada en parches y cremas; ahora también algunas compañías han patentado las gotas oftálmicas.

Aun que se sabe perfectamente cómo se puede administrar cada uno de estos medicamentos, no es indicador de que estos se encuentren libremente en las farmacias, algo que lleva a los médicos a angustiarse, toda vez que muchos de sus pacientes saben que muchos de sus síntomas pueden ser paliados por el cannabis con menos efectos adversos que la medicina convencional.

La doctora Peyraube indica que es comprensible que la aspiración de muchos políticos es proteger a la población de algo que fue satanizado en el pasado, sin embargo tienen que entender que los pacientes en su desesperanza lo van a hacer con médicos o sin ellos, y lo mejor que puede suceder es que lo hagan con profesionales y productos comprobados. Dificultar el acceso contribuye a crear un mercado clandestino, agregó.

La autorización de productos a base de cannabis es urgente, y es de exaltar que en Colombia se han incluido por ley las formulaciones magistrales, pero si el farmaceuta no tiene los insumos, no lo podrá hacer, es un círculo que no lleva al desarrollo del proceso.

Las enfermedades crónicas no tienen cura y en éstas el cannabis actúa como la medicina convencional, con un efecto paliativo, sólo que con un amplio espectro que lleva a mejorar otras condiciones al tiempo.

¿Voy a estar drogado?, la respuesta es no, indica la profesional. Si el médico que lo administra sabe acompañar el proceso y como es la dosificación, no debe haber efectos adversos, ni generar dependencia.

Es momento de pensar el tema con la libertad de la ciencia y con la responsabilidad del razonamiento médico, para entender que una sustancia para ser lo suficientemente buena, no tiene que ser inocua, como no lo es ningún medicamento. Se trata de saber cuál es el tipo de cannabis para cada padecimiento.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS