Revista viernes


ChocQuibTown se rinde ante su morena

Conectados con un proyecto que ya completa dos décadas, la agrupación se une a dos artistas cartageneros y una dominicana en su más reciente sencillo.

HEIDI LLANES

07 de octubre de 2021 05:32 PM

Con el compromiso implícito de resaltar la herencia hispana, que les ha dejado además un legado musical, la agrupación ChocQuibTown se la vuelve a jugar con un tema alegre y vistoso, como lo que les identifica, al tiempo que el mensaje que quieren enviar permanece allí.

Se trata de “Morena”, la canción que esta semana se dejó escuchar y de la cual afirman, salió de las calles del Caribe y el Pacífico, para unirse a las de República Dominicana, porque parte de su trabajo es conectar a los latinos, que se entienda que no importa de dónde se viene, lo importante es ver que la cultura es la misma y se debe mostrar al mundo. (Lea aquí: ChocQuibTown, talento de exportación)

Como en la mayoría de artistas, las redes sociales influyen en la difusión de sus temas, algo que no resultó ajeno a estos representantes del Pacífico colombiano, y mientras estaban en el estudio de grabación junto a los cartageneros Lil Silvio y El Vega, hicieron un pequeño video que se volvió viral y captó la atención no sólo del público, también de La Ross María, la joven promesa dominicana que de inmediato fue incluida en la canción.

Goyo, Tostao y Slow, reafirman su interés de grabar con otros artistas, pero ante todo, buscan esa energía positiva de los buenos cantantes y compositores que puedan expresar en conjunto una propuesta basada en el bien común, misión que siempre han enaltecido con su música.

La música de ChocQuibTown se mantiene en el tiempo, y es referente para otros artistas.

Valoran el talento del dúo cartagenero, y su deseo es que el mundo conozca más de esa música hecha en Colombia, lo mismo que de la chica dominicana que es muestra de crecimiento del género. La composición de “Morena” es del grupo, la idea partió de un ensayo entre Slow y El Vega, que dio pie a que todos sumaran su buena energía.

El sonido de ChocquibHouse

Cuando el año pasado la banda se alistaba para hacer con su nuevo álbum el recorrido acostumbrado, la situación que se vivía en el mundo les llevaba por otro camino. En opinión de Goyo todo fue muy raro, mientras Slow se ríe al recordar que para presentarlo les tocó hacer un concierto virtual, que por fortuna fue multitudinario, sin embargo no estaban familiarizados con ese formato, no hubo la retroalimentación inmediata, aunque siempre han sentido el acompañamiento incondicional.

“ChocquibHouse” salió y se defendió en medio de todo, dejándole a sus creadores un buen aprendizaje, porque se hizo música desde el corazón sin esperar una respuesta inmediata del público, allí la posibilidad de dar estuvo intacta por parte de los músicos y así cumplieron.

La agrupación tuvo su origen con el nuevo siglo, una temporada de notables cambios musicales; en ese rigor ChocQuibTown ha mostrado su casta, los pasos han sido firmes y al proyecto se sumaron muchos profesionales que hacen su aporte, lo cual contribuye a una evolución que va de adentro hacia afuera.

De otra parte, llenos de orgullo por lo que se ha hecho, afirman que aún no han terminado de contar todas las historias bonitas que tienen, por el contrario, tienen mucha alegría y buenas letras para ofrecer, y en ese escenario anuncian disco nuevo y sandunga nueva.

Cuando estos hijos del Pacífico se refieren a lo vivido durante el tiempo más crudo de la pandemia, se declaran satisfechos con esa reconexión con el arte que en ocasiones se dilataba ante el cumplimiento de compromisos en otros lugares. Además, valoran ese vínculo creado con la gente que se ha detenido a leer el mensaje entre líneas, que no era solo ir a Las Vegas a buscar un Grammy, sino conocer más a ChocQuibTown.

La música que presentan tiene vigencia en el tiempo y los ánimos. La propuesta es tan variada, que hay para todos los días, para enamorarse, igualmente para el despecho, sin dejar de lado la rumba y gozarse la vida, reflexionando y ganando el espacio de la cultura afro-colombiana.

Goyo, Tostao y Slow se sienten parte del legado musical de Colombia, ese que se forjó con el movimiento que en algún momento integraron Joe Arroyo, Niche, entre otras figuras que le hicieron el camino y que hoy se cimienta para los que vienen.

Más que sonido

La agrupación es un referente de música con alto contenido social, y en ese proceso lograron poner de manifiesto el mapa del Pacífico ante el país, además de crear la consciencia de que el propósito del artista va más allá de la fama.

Desde su primer momento en el mundo del entretenimiento, estos chocoanos impusieron la alegría como principal elemento en sus canciones, y como aclara Slow, “cualquiera que sea el género, con el sabor de estos tres prietos está listo”.

Continuando con la misión de los artistas en el plano social, Goyo afianza su liderazgo en el grupo, y esto le ha dado la posibilidad de decir y hacer lo que quiere, obviamente con el apoyo de su hermano y su esposo. Tiene un espacio especial para crear, creciendo como mujer y como artista.

Ese trabajo que se trazó desde el inicio, la llevó a alcanzar un gran reconocimiento en los Premios Grammy 2020, algo que la tomó por sorpresa, pero que le ratifica que los sueños se cumplen, de la misma manera que debe abrir puertas al ser la primera afrocolombiana en llegar hasta ahí, pero ya vendrán otras mujeres en esa senda.

El panorama internacional ha sido recíproco con la propuesta de la banda, afirman que lo esperado ha sido lo recibido y se precisan ambiciosos en su arte, quieren exponer su creatividad en unión de ese equipo que los apoya en su día a día. A esto le suman la motivación que les produce la “carrera de relevo”, como llaman a la nueva generación de artistas.

“Se viene mucha música, porque si nos encierran con un proyecto como el nuestro para crear, da miedo, entonces les anticipo que venimos con canciones para el corazón, también para bailar y la pandemia hizo cosas buenas en las composiciones, entonces vienen letras para levantar el alma y el ánimo”, afirma Tostao.

Los proyectos se extienden y es por esto que han trabajado en contenidos culturales que les hacen conectar con la gente de manera orgánica, tranquila y sin forzar, la idea es fluir con su público y prepararse para lo que viene.

  NOTICIAS RECOMENDADAS