Revista viernes


¿Cómo nace un éxito musical?

La fórmula mágica no existe, muchos factores confluyen en la permanencia de un tema en el tiempo, pero el público es fundamental.

HEIDI LLANES

25 de febrero de 2022 12:00 AM

En el amplio universo musical, muchos son los aspectos que se involucran para alcanzar el éxito. Esa palabra tan amplia que evoca la conquista de algo puede resultar esquiva, en ocasiones inmediata, para otros efímera.

La vida se compone de reglas, tácitas en algunas ocasiones, y la música no escapa a esas políticas que dan cuenta de cuando una canción está predestinada a sonar insistentemente o pasará sin pena ni gloria por este mundo.

Si bien los gustos musicales siempre serán variados, la época en la cual se lance el tema, su género y el artista que lo presente, serán puntos decisivos en la permanencia del mismo, aun así, la búsqueda del tan anhelado éxito es una constante en la mayoría de cantantes, mientras un grupo selecto se limita a expresar lo que más desean por medio de su música.

En los años 80 del siglo pasado, “La lambada” marcó un ritmo que se pensó podía continuar, sin embargo, la agrupación sólo tuvo ese éxito.

La industria tiene de la misma manera un andamiaje que incluye personas encargadas de hacer el tránsito de los temas hacia un resultado ventajoso, y en eso el promotor musical Jaime Alberto Buelvas advierte que ese proceso consta de varios pasos, que obviamente se respaldan con la calidad del producto.

Sobre estas personas que pueden pertenecer a la compañía disquera que representa al artista o trabajar de forma independiente, recae la minucia de la presentación de la canción, y su misión, si decide aceptarla, empieza por conectarse con el producto ya la intención del artista.

Inmediatamente el promotor procede a identificar nichos y canales (emisoras) donde se pueda promover el producto, que en buena medida cuenta con una confianza preestablecida y con el grado de sensibilidad que exprese el director de cada medio. “El proceso también incluye estrategias que creen un impacto y seguimiento continuo del producto, así como actividades que permitan reunir al artista con sus fanáticos”, indica Buelvas.

“La música siempre será algo complejo, pero depende de la sensibilidad del artista quien la escuche, la relevancia de la canción en sus letras y melodías, el impacto por innovación, en este caso la fusión de ritmos. Se pudiera decir que hay canciones que huelen a éxito, pero en realidad siempre será el público quien determine el triunfo de un tema o de un artista”, aclara.

Jaime Alberto Buelvas, promotor musical.
Jaime Alberto Buelvas, promotor musical.

También hay canciones que se hacen insignias para un artista. “Esta vida” de Jorge Celedón; “La ventanita”, de Sergio Vargas; “María Teresa y Danilo”, en la voz de Hansel y Raul y un sin número de canciones que con solo mencionar su nombre, de inmediato se identifica el cantante.

Cuando se habla de ese ingrediente mágico que proporciona la victoria de una canción sobre las otras, Jaime Buelvas aclara que según su género pueden variar los factores, en el caso del urbano, hace mucha fuerza el beat de la canción y su estribillo pegajoso; por su parte en el vallenato, el despliegue de un acordeón sumado a una vivencia popular o cotidiana. En la salsa el despliegue melódico de sus metales sumado a una buena interpretación vocal y en el pop, la trascendencia emocional de la propuesta.

Artistas de un solo éxito

La música es tan especial que ha podido en ocasiones, con un solo éxito mantener en el tiempo el nombre de quien interpretó la canción. Allí se puede advertir que no siempre quien proclama una canción que hace historia, está destinado a repetir fórmula.

Ese caso se evidencia en “Aserejé”, la canción interpretada hace dos décadas por Las Ketchup y que se incluyó en el álbum “La hijas del tomate”. La coreografía incluida también hizo parte de ese éxito efímero del grupo español, sin embargo, hoy se escucha aún y es claro que la mercadotecnia empleada, funcionó.

Lo mismo sucedió con “Macarena” del dúo español Los del Río, que ya se prepara para cumplir las tres décadas. También se suma a este listado el boricua Luis Fonsi, quien cimentó su carrera como baladista, pero que con un cambio evidente de sonido llegó a disfrutar las mieles del éxito con “Despacito”, letra que se activó con la presencia de su compatriota Daddy Yankee.

Lo anterior asegura que las compañías inevitablemente abonan terreno para que un tema tenga mejor circulación, y otro caso más reciente es “Calma” de Pedro Capó, que alcanzó la cumbre cuando llegó Farruko.

En décadas pasadas los éxitos llegaban, y se mantenían con el trabajo mancomunado de la compañía, promotores, medios de comunicación y artistas haciendo presencia, para hoy y lo que vendrá, las redes sociales serán un conducto que refuerza aceptación y decide de inmediato qué tendrá duración.

  NOTICIAS RECOMENDADAS