Revista viernes


Conoce y ten presente el ciclo de tus prendas de vestir

Aspectos como el mantenimiento y la utilización son dos de los factores más importantes para tener en cuenta en el ciclo de una prenda.

REVISTA VIERNES

25 de marzo de 2022 09:00 AM

Todo producto tiene una vida útil y la ropa no es la excepción. Sin embargo, su ciclo depende de factores como el lavado, secado, planchado, arreglos y cuidados, lo que hará que su vida aumente o disminuya de acuerdo al material y uso que se le dé.

El buen cuidado que les brindemos a una prenda de vestir, será también un factor fundamental en su durabilidad.

Pero en muchas ocasiones no sabemos cuál es el momento indicado para cambiar una prenda y es por esto que existen pautas para saber cuándo se debe cambiar esa prenda que tanto te gusta y por qué debemos reemplazarla. Lo primero es tener claro que cuando compramos una prenda existen dos factores que priman en cuanto a su ciclo, el mantenimiento y uso.

Mantenimiento

El lavado, secado, planchado y arreglos son indispensables para que una prenda se mantenga en óptimas condiciones. Es por esto que se debe cumplir con las recomendaciones en la etiqueta de las prendas, para que estas alcancen su vida útil estimada.

Utilización

Este aspecto tiene que ver con el tiempo de uso que se da a las prendas. Si estas son utilizadas y reutilizadas una mayor cantidad de veces, el impacto que tiene en el medio ambiente es menor, por lo cual es importante combinarlas de diversas formas y estilos.

Otros aspectos a tener en cuenta son:

Vida útil

Cada una de las prendas tiene una vida útil promedio de 2 años. Pero todo dependerá del uso que les demos y de su correcto cuidado. Asimismo, es necesario recalcar que éstas se deben dejar de usar cuando ya no estén en buen estado, pierdan elasticidad, el color esté desgastado o cuando el material esté destejido.

El ciclo de vida útil de una prenda no necesariamente termina cuando ya no se hace uso de ella. Al contrario, si la prenda está en buen estado, se puede revender, regalar o donar. Este punto es importante, dado que propone una alternativa al modelo actual de producción y consumo de la moda, donde la ropa se produce, se usa y se tira a la basura, hacia un modelo más circular.

Tiempo de degradación o descomposición

Muchas veces no sabemos cuál es el tiempo para que un vestido, una camiseta o un pantalón se puedan degradar, esto depende del material con el que se haya confeccionado; si hablamos de una prenda con fibras orgánicas, la viscosa se degrada en pocas semanas, el algodón y el lino se descomponen en un periodo de 6 meses aproximadamente, la lana entre 1 y 5 años, y la seda tarda entre 1 y 3 años. Si hablamos de fibras sintéticas, la lycra y el polyester pueden tardar de 20 a 200 años en descomponerse, el nylon entre 30 y 40 años.

Aquí juega un papel fundamental el impacto ambiental, ya que el tiempo que demoran las prendas en descomponerse, hacen que se liberen gases tóxicos capaces de dañar el ambiente, contaminar el suelo y el agua.

¿Qué debemos hacer cuando ya no nos gusta nuestra ropa?

Si ya no nos gusta y está en buen estado, no debemos tirarla a la basura. En ese caso podemos optar por regalarla, donarla o venderla en apps especializadas. Y para no caer en la moda rápida por querer sustituir prendas, buscar formas de consumo más responsables, como la compra de moda de segunda mano.

“Se puede estar a la moda gastando menos y sobre todo sin generar más daño ambiental del que ya se ha hecho. Comprando de segunda mano se alarga la vida de la ropa cambiándolas de manos y además se ahorra hasta un 80% de la huella de carbono de cada prenda”, nos explica Ana Jiménez Country de la plataforma GoTrendier.

Ante este panorama, depende de nosotros mismos el cuidado de nuestra ropa para que ésta dure el mayor tiempo posible en un estado óptimo, y no se dañen antes de tiempo, debemos tener mayor conciencia y aprender que nuestras prendas duran según como las tratemos.

  NOTICIAS RECOMENDADAS