Crianza con apego, la base para crecer sanamente

09 de mayo de 2019 04:52 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con una preparación que involucra desde los sentimientos hasta la realidad absoluta del día a día, Valeria De Pombo, quien es Promotora de Lactancia, trabaja para empoderar cada vez a más mujeres en el mejor rol de su vida, ser madres. Esta joven egresada de la facultad de Diseño de Interiores tuvo un antes y un después muy marcados al convertirse en madre, de otra parte confiesa que fue su sueño desde niña, y una vez cumplido entendió que además era una responsabilidad tan grande que a partir de allí todo cambiaría. Se trata de crecer a diario con los hijos, de guiarlos, pero también de educarlos para hacer de ellos individuos útiles y necesarios en la sociedad. Valeria se integró fácilmente al mundo de sus hijos y es una impulsora de la crianza con apego, esa que básicamente se centra en el respeto e igualdad entre el niño y el adulto y esto lo reafirma cuando agrega que si desea que su hijo la respete, ella lo debe respetar.

Este proceso, que además de llamarse crianza con apego, positiva o respetuosa, abarca un tema amplio para quienes están en ese camino, incluye la lactancia, el colecho, el contacto en brazos y una serie de factores que facilitan el contacto con el niño y que la comunicación sea más efectiva. El porteo es otro método para criar con cercanía, afirma Valeria De Pombo, crea un contacto directo entre el niño y la madre.

Mitos y realidades de la lactancia

Por estos tiempos se ha llegado a afirmar que lactar se volvió moda, pero valdría la pena aclarar que es consciencia, afirma Valeria, quien es una abanderada de la causa natural, que es lo que realmente está moviendo a la nueva generación y eso incluye la alimentación desde el primer día de vida.

Al momento de tomar la determinación de lactar, un cuestionario salta a la cabeza de la nueva madre y las respuestas muchas veces van amparadas en mitos que han tomado lugar sin una prueba determinante.

Una de ellas es si todas las mujeres pueden hacerlo, y la respuesta es afirmativa, allí no tiene influencia el tamaño de los senos, pues la naturaleza se encargó de dotarlos de igual forma para brindar este beneficio a la nueva vida. La leche realmente es sangre que se blanquea en la glándula mamaria, pero su fluido se mantiene como está en las venas, dando lugar a que no se piense que ésta puede faltar para el amamantamiento. La forma como fluye es más psicológico. Un gran porcentaje de la población tiene el pezón pseudoinvertido o plano, pero una vez está el estímulo, todo queda dado para que se lleve a cabo la lactancia. El sistema de producción de leche funciona como una llave de agua, no como una cisterna que se desocupa, con esto se responde a la pregunta frecuente sobre si la leche se acaba, algo que no sucede mientras haya estímulo por parte del niño, esto puede ligarse al mito de los alimentos que incrementan la producción, pues nada tiene que ver con esto, indica Valeria.

Al nacer el niño, hay un goteo en los senos y es fundamental para el bebé, es el calostro y ha sido llamado “la primera vacuna”, por cuanto protege, al contener la inmunización inicial que este necesita.

De otra parte, es un mito creer que si la madre está enojada o triste, repercute en la calidad de la leche y no debe suministrarla al niño para evitarle problemas digestivos. Otro muy frecuente se ajusta a si la madre sufre alguna fiebre, algo que lejos de hacer daño, serviría para transmitirle al bebé los antivirus que requiera. Biberones y chupos pueden tener participación, pero debe ser después de los tres meses cuando el bebé tiene una lactancia establecida e identifica el pezón. No es recomendable, ya que el niño puede tener otros métodos de suplementación, como los vasos, que lo alejan de los problemas que representa este sistema artificial.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS