Revista viernes


Despuntan tratamientos para el cáncer de mama

Personalizar los procedimientos es un avance significativo en el tratamiento del cáncer de mama.

HEIDI LLANES

15 de octubre de 2021 12:00 AM

Cada año son más los casos de cáncer de mama que se diagnostican en el mundo, sin embargo, es necesario advertir que los avances en los tratamientos han facilitado desde su detección temprana, hasta llevar un mejor pronóstico de la enfermedad.

Para hablar de lo más novedoso en el tratamiento de este tipo de cáncer hay que iniciar por el proceso diagnóstico, indica el médico mastólogo Luis Fernando Viaña, quien advierte que cada vez existen mejores ecografías, la resonancia magnética ahora hace mucho mejor su trabajo, e indudablemente las mamografías con tomosíntesis, que permiten en algún tipo de pacientes, optimizar el diagnóstico. Lo anterior aplica para las imágenes.

La investigación rigurosa es el marco para estos avances en los tratamientos contra el cáncer de seno.

En cuanto a los tipos de biopsia, las percutáneas, es decir, aquellas que se hacen sin un abordaje quirúrgico, son las de mayor frecuencia evitando esa cirugía de años anteriores que extraía la parte a estudiar. En Cartagena también se puede acceder a la biopsia asistida al vacío, la cual permite, a través de una percutánea lograr la obtención de una mayor cantidad de tejido con una sola inserción de la aguja y se usa para casos especiales con diagnósticos difíciles.

Al referirse a tratamiento quirúrgico, éste va de la mano con el tiempo en el cual se realizó el diagnóstico, aunque es indudable que en esta fase existen procesos muy avanzados como la cirugía conservadora de la mama, que si bien no es nuevo, ahora aplica las técnicas de oncoplástia, permitiendo que la apariencia del seno no difiera del otro, e incluso se pueden hacer resecciones más grandes, dejar una buena forma y hacer a la vez cirugía en el seno sano para un resultado simétrico.

El cáncer de mama tiene otros aspectos a tratar y la axila está entre esos, allí se ha prosperado mucho y según indica el doctor Viaña, se va hacia el camino de no tener que operarla, mientras se hace la biopsia de ganglio centinela que con condiciones diferentes, sólo se extrae el afectado evitando complicaciones.

En aquellas pacientes que requieren mastectomía, obviamente está la reconstrucción mamaria, la cual cada vez es menos traumática porque utiliza tejidos tipo expansores o prótesis, y con la ayuda de una malla, sea de origen biológico o sintética se reconstruye la mama, evitando en algunos casos rotar colgajos o músculos de otra parte del cuerpo, haciendo la cirugía más corta y menos dolorosa, con recuperación rápida.

También existe la cirugía microvascular, donde no hay necesidad de utilizar grandes músculos y se puede llevar volúmenes de tejido de una parte del cuerpo hacia el seno, conservando la zona donante sin mayores daños.

Más cambios

Al hablar de radioterapia es inevitable advertir que el Covid-19 aceleró la necesidad de hacer procedimientos más cortos, y aunque desde hace más de siete años apareció la radioterapia hipofraccionada que redujo el número de sesiones. En la actualidad, se aplican los protocolos rápidos y algunas pacientes que cumplan los criterios, sólo requieren de cinco sesiones.

En el tratamiento sistémico se ha avanzado mucho y definitivamente dependiendo del tipo de cáncer de mama que se presente, se tiene la posibilidad de brindar cada día procedimientos más personalizados, es decir, dependiendo de las características de la paciente así se administra, indica el mastólogo Viaña.

Con lo anterior, se logra que algunas pacientes con tumores de buen pronóstico también llamados Luminal, puedan prescindir de la quimioterapia, mientras que las portadoras del tumor triple negativo, en la mayoría de las veces se requiere de este medicamento.

Cuando los luminales se encuentran en estadio temprano, con poco compromiso de ganglios, se tiene la posibilidad de realizar unos estudios denominados firma genómica del tumor, en los cuales se determina si esos cánceres son de bajo o alto riesgo y dependiendo de eso, el médico tratante tiene la facultad de obviar tratamientos innecesarios.

Además de esto, se encuentra en estudio y algunos medicamentos ya autorizados, de la inmunoterapia en cáncer de mama. Se le suma igualmente la revisión de las características genéticas del tumor, a fin de verificar si existe daño genético específico e intervenirlos con un tratamiento especial.

En lo referente a la investigación del origen genético del cáncer de mama, el avance también es significativo. Algunos casos, situados entre el 8 y 12%, que son genéticos, por lo que ya se ha desarrollado una técnica que permite realizar estudios a las pacientes que cumplan ciertos requisitos para determinar si la enfermedad se originó a partir de un gen dañado y tratar además del seno enfermo, el otro, para evitar recaídas, indica el doctor Viaña.

Lo más importante en este tipo de estudios, es que a los familiares de esa paciente tratada a partir del origen genético, se les recomiendan pruebas para que además de diagnósticos tempranos, se tomen medidas preventivas que van a disminuir notablemente el riesgo de padecer no sólo el cáncer de seno, sino de otro tipo.

En lo concerniente a la rehabilitación, los progresos son meritorios. La parte de psicología y psiquiatría oncológica han avanzado, lo mismo que las comunidades de apoyo que por medio de fundaciones, se apersonan de situaciones que se derivan de la problemática que surge con la enfermedad.

  NOTICIAS RECOMENDADAS