Revista viernes


Diseño de espacios escolares: 6 recomendaciones para el regreso a clases

Durante este período la tendencia ‘híbrida’ permitirá desarrollar las actividades divididas entre virtuales y presenciales, de una forma segura y estimulante para la formación.

REVISTA VIERNES

11 de noviembre de 2020 05:38 PM

Luego de meses de aislamiento preventivo, los estudiantes están regresando gradualmente a sus escuelas con el fin de volver a tener clases presenciales. Ante esto, los expertos empiezan a explicar cuáles son los elementos que se deben tener en consideración para lograr un retorno seguro a los colegios.

“En el último tiempo hemos estado realizando nuestras labores apoyados en la virtualidad, pero las relaciones interpersonales ‘cara a cara’ son parte integral de lo que somos, de nuestra naturaleza, y fundamentales en la etapa escolar. Para este período post-confinamiento, el término conocido como ‘phygital’, ayudará a definir esa normalidad de carácter ‘híbrida’, que permita desarrollar las actividades divididas entre virtuales y presenciales. La relación entre tecnología e interiorismo serán la base para que la aplicación de este concepto en las instituciones educativas funcione correctamente”, indica Natalia Heredia, socia fundadora y directora de Interior1.

A continuación, la experta recomienda a los centros educativos implementar en el corto plazo las siguientes estrategias para garantizar la seguridad de los alumnos y la adecuada experiencia durante este retorno a clases:

Espacios exteriores: Una alternativa muy eficiente será aprovechar las zonas con sombra natural para dictar clases al aire libre, lo que trae como beneficio una ventilación natural y contacto con la naturaleza, produciendo incomparables resultados para los estudiantes y su entorno.

Elementos gráficos: Para promover el distanciamiento social y las medidas de bioseguridad, se deben incorporar avisos, llamados, recomendaciones y alertas, pero de una forma innovadora y amigable. Se debe tener cuidado en no realizar una estrategia agresiva o que genere rechazo por la forma en que se comunica el mensaje.

Repensar los espacios formales: Será recomendable organizar los lugares donde se dictan las clases, para promover que los estudiantes tengan el menor contacto físico posible, pero al mismo tiempo que se fomente la interacción entre los profesores y los alumnos.

Salones extra: Lo ideal será incentivar el uso de espacios extra diferentes para tener menos densidades y más áreas seguras para alumnos y profesores. Esto permitirá evitar las grandes aglomeraciones.

Espacios libres: La extensión de los salones, las zonas de circulación, los patios y los exteriores con cubiertas abiertas serán espacios adecuados para la formación académica, que promuevan la interacción y la creatividad en un entorno seguro. La educación está migrando a promover que el alumno genere dudas, se cuestione y encuentre soluciones como estrategia de aprendizaje, por lo que será necesario dotar los espacios con distintas estrategias de diseño y mobiliario que permitan al estudiante desarrollar sus actividades dependiendo del uso que se le quiera dar, en un entorno que al mismo tiempo los estimule.

Menos aulas tradicionales: Se deberá romper con algunos paradigmas y promover los espacios de colaboración y coworking que permitan personalizar las experiencias y el aprendizaje. El mobiliario jugará parte primordial de los espacios post-covid, pues dependerá de su diseño y disposición, que los alumnos se sientan cómodos e inspirados.

“El diseño de interiores tiene como premisa entender que por naturaleza somos criaturas sociales y tendemos a compartir en comunidad, y debido a la nueva normalidad estamos seguros de que se van a presentar cambios significativos en los espacios educativos. Durante la etapa post-covid será clave promover la interacción y participación entre el alumno y el profesor, es por esto que debemos comprender más que nunca el valor de que las escuelas cuenten con espacios al aire libre y frescos, que beneficien a los estudiantes y estimulen su aprendizaje”, concluye Natalia Heredia.