El salto de Montaner, pero no al vacío

20 de junio de 2019 04:23 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los ritmos urbanos están a la vanguardia, y si bien no son para todos los intérpretes, experimentar con ellos desde su propio estilo es la bandera de los más talentosos, quienes pueden adentrarse en la propuesta sin perder identidad musical.

Lo anterior aplica a la perfección para Ricardo Montaner, uno de los bastiones del romanticismo en la música latinoamericana, sin embargo no se ha cerrado a percibir una propuesta que lejos de llevarlo a un cambio radical, contribuya a enriquecer este nuevo disco.

“Montaner”, así se llama el álbum número 25 de su larga y valiosa trayectoria, un compendio novedoso de temas que se deslizan por nuevos sonidos, con matices contemporáneos que lo posicionan inmediatamente en este año, pero que guardan la esencia del cantautor.

Para explicar sobre este título escogido para el disco, el cantautor venezolano se remonta a su primer álbum grabado en las postrimerías de la década del 80. En ese momento, al terminar de grabar, advirtieron que no tenía un nombre y en la portada sólo pusieron “Ricardo Montaner”, fue un producto exitoso que lo dio a conocer más allá de sus fronteras, allí estaban los éxitos “Ojos negros”, “Yo que te amé”, entre otros”, y con la identidad del artista en la carátula, se quedaría en la recordación.

En la actualidad todo ha cambiado, “Montaner” suena diferente, después de una carrera prolífica, es una marca que le dice quién es hoy y por tanto consecuente para llamar a esta nueva producción por su apellido.

Ricardo Montaner es un artista en constante evolución, su trabajo no quedó perpetuado en esa balada romántica que lo dio a conocer, hoy, junto a sus hijos, los talentosos Mau y Ricky, además de un notable equipo, se nutre de corrientes modernas que se amoldan perfectamente a su carácter y dan como resultado canciones con aire renovado.

La primera canción de este álbum, “¿Qué vas a hacer?”, tiene el ingrediente que sólo él le sabe imprimir a la exquisita poesía. Coescrita con su más inmediato colaborador, Yasmil Marrufo, el colombiano Camilo Echeverry y “Tainy” Masis, cuenta con un video que superó expectativas, pues fue protagonizado por J Balvin y la cantante argentina Lali Expósito, mientras que la dirección del mismo corrió por parte de Marlene Rodríguez, su esposa, y quien según indica el mismo Montaner, también dirige su familia y su vida.

Lo anterior resultó tan interesante, que el cantautor venezolano optó por una seguidilla en su segundo sencillo, “No me hagas daño”, y llamó al cantante urbano Nicky Jam junto a la presentadora Patricia Zavala para protagonizarlo. El logro, afirma Montaner, está en que Nicky bailó y lo hizo a gusto.

Un disco especial

“Montaner”, el disco, es muy especial. Los cambios son evidentes, de la misma manera suena con identidad y para esto, Ricardo indica que ha venido haciendo su música tratando de evolucionar con los tiempos, porque precisamente su gran fijación ha sido no caer en la repetición, porque sonaría a aburrimiento; como tampoco mostrarse conforme y pensar, “me va bien así y mejor no lo cambio”.

Cree que evolucionar es muy importante, si le toca cantar un vallenato, lo hace, si es una bachata, también. La idea es no aferrarse exclusivamente al pop italiano que le dio apertura a su carrera, pues la balada ha crecido y hoy puede decantar en el trap y lo urbano.

Finalmente lo que él hace es balada, manteniéndose fiel a su manera de componer y escribir letras, pero al tiempo ha estado abierto a distintos tipos de géneros sin pensar o importarle si va a desvirtuar su estilo.

Manteniéndose en su pensamiento de que la música no tiene fronteras y que las letras en determinado momento si, teniendo en cuenta el idioma, Ricardo Montaner advierte que su lírica puede adaptarse a los nuevos fans, pues son letras que tienen que ver con lo poético, la metáfora y la realidad.

Esta producción trae un detalle especial, indica el cantautor, se trata de un dúo con Mau y Ricky en un tema que se llama “Canción para el despecho”, además de una colaboración con el artista portorriqueño Farruko y que se titula “Vasito de agua”.

Con respecto a sus hijos, referentes del movimiento urbano y proveedores de material de éxito para otros intérpretes, Montaner, además de expresar orgullo, indica que ellos, junto a Camilo Echeverry, entre otros, tienen amplia influencia en esta producción, por tanto el agradecimiento no se hace esperar.

Lo que en un momento fue entrega y respaldo a las carreras de ellos por ser su papá, hoy se ha convertido en influencia y aprendizaje para él por parte de Mau y Ricky, porque la producción y composición que aportaron para este disco es valiosa.

Montaner tiene un equipo maravilloso, trabaja permanentemente con su familia y al preguntársele cómo se desarrolla toda esta dinámica advierte con el sentido del humor que le caracteriza, que quién crea que es más económico, está equivocado.

Además de la música, las causas sociales mueven a este artista, quien es un crítico activo de la situación de su país, por lo que no deja de acercarse a compatriotas que necesitan una mano amiga y con su arte suele participar en convocatorias que intentan mitigar el problema.

Ricardo Montaner es venezolano con todo su corazón, nació en Argentina, sin embargo desde los 7 años llegó con su familia a una tierra que lo adoptó y marcó su vida para siempre, sabe lo que significa ser migrante, por eso se unió al lanzamiento de una campaña junto a la OEA a favor de todos los que han tenido que abandonar su país y en contra de la xenofobia.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS