Revista viernes


Enfermedad cardiovascular y Covid-19

AÚN NO SE DESARROLLA UN TRATAMIENTO ESPECÍFICO PARA EL COVID-19, LA PRÁCTICA DEL LAVADO CONSTANTE DE MANOS, EL USO DE TAPABOCAS Y DISTANCIAMIENTO SOCIAL, SON DE GRAN AYUDA EN LA PREVENCIÓN

REVISTA VIERNES

21 de mayo de 2020 05:36 PM

La actual pandemia producida por el Covid-19, cuyo nombre oficial es coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo del adulto ( SARS-COV-2), se inició en Wuhan-China en diciembre de 2019 y actualmente tiene cerca de 5 millones de contagios, en Colombia a la fecha siguen creciendo, además de los fallecidos.

Las manifestaciones principales de la enfermedad son respiratorias como tos seca, dolor de garganta, fiebre, dificultad para respirar, dolor muscular y pérdida de fuerza, sin embargo también se pueden presentar casos con pérdida del olfato, del gusto y lesiones en piel. El sistema cardiovascular puede estar involucrado en esta enfermedad de diferentes maneras.

Las personas con antecedentes de enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial, infarto al miocardio, accidente cerebro vascular, angina de pecho, insuficiencia cardiaca, diabetes y tabaquismo, si se contagian presentan la forma más grave de la enfermedad, son los que más pueden llegar a necesitar ser hospitalizados en una Unidad de Cuidados Intensivos con requerimientos de ventilación mecánica (respirador) y una mayor probabilidad de fallecer, la mortalidad de los que son intubados y colocados en ventilación mecánica es mayor al 90%.

El Covid-19 es un virus formado por una partícula de ácido ribonucleico (RNA) envuelto en una cubierta de lípidos y unas espículas de proteína que toman la forma de corona, de ahí su nombre de coronavirus, por si solo no tiene la capacidad de reproducirse, necesita ingresar a una célula humana o animal para poder multiplicarse.

Para entrar a la célula, la espícula de proteína se une a un receptor que tienen las células en su membrana que se llama ACE2, este receptor se encuentra principalmente en las células del pulmón, corazón, vasos sanguíneos y riñón, por eso las lesiones principales son en esos órganos, los pacientes que padecen enfermedades cardiovasculares expresan en la membrana celular un mayor número de estos receptores ACE2 y tal vez por eso el virus tiene la posibilidad de invadir más células y producir una enfermedad más severa.

Complicaciones cardíacas

A nivel cardíaco, se pueden presentar varias complicaciones, unas por lesión directa producida por la interacción entre el virus y el sistema inmune del paciente, y otras de manera indirecta por la hipoxemia (falta de oxígeno en la sangre) y los fenómenos trombóticos que se producen.

La miocarditis aguda es una forma de complicación donde el músculo cardíaco se inflama y pierde su función de bomba, conduciendo al paciente a una insuficiencia cardíaca aguda grave que en muchos casos es causa de la muerte.

El infarto agudo al miocardio es otra complicación grave que puede ser producida por la trombosis de las arterias coronarias o por un imbalance entre el aporte y la necesidad de oxígeno, este se presenta en estos pacientes cuando la falta de oxígeno es severa y la presión arterial está muy baja.

Las arritmias cardíacas son frecuentes en pacientes con enfermedades agudas y lesiones cardíacas, también pueden ser precipitadas por el uso de algunos medicamentos utilizados durante el tratamiento agudo.

Los fenómenos trombóticos que se producen durante la enfermedad severa pueden desencadenar accidente cerebovascular, trombosis venosa y embolia de pulmón, causando un compromiso secundario del corazón este último.

Los pacientes que padecen enfermedades cardiovasculares no deben abandonar sus medicamentos habituales y contactar a sus médicos por telemedicina, no olvidar que su riesgo sigue siendo alto aunque no padezcan Covid-19.

Hasta el momento no existe un tratamiento especifico para la infección por Covid-19, en los pacientes que desarrollan la forma severa se utilizan medidas de soporte como ventilación mecánica y se han ensayado de manera empírica medicamentos como la hidroxicloroquina, Ivermectina, Remdesivir, Lopinavir/Ritnoavir, pero ninguno ha demostrado seguridad y eficacia en este tipo de pacientes.

El desarrollo de una vacuna aun requiere tiempo. Por ahora lo que todos debemos poner en práctica es lavado de manos, tapabocas y distanciamiento social.

MARLON HERRERA

Médico cardiólogo