Entre el fútbol y el sexo

30 de abril de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Yo no soy más que un mendigo del buen fútbol. Voy por el mundo sombrero en mano, y en los estadios suplico: -Una linda jugadita, por amor de Dios. Eduardo Galeano El director técnico de la selección de Inglaterra, Fabio Capello, permitirá a los jugadores de su equipo viajar acompañados de sus esposas y novias al Mun-dial. Se ha dicho que el entrenador no quería ver a las mujeres cerca de sus jugadores, después de un escándalo protagonizado por el capitán del Cheal-sea, quien al parecer tuvo un romance con la esposa de un compañero de club. Cierto o no, previo a un Mundial como el que se avecina, la vida de los ju-gadores pasa a ser parte de una vitrina que le da la vuelta al mundo, y además del espectáculo futbolísti-co, se le da crédito a todos los shows mediáticos posi-bles. La intimidad de los jugadores es parte de la comidilla que vende en las noticias de farándula. Que a Capello ahora se le antoje permitir que las mujeres viajen con su equipo, parece ser una no-ticia muy importante, y es que siempre existe la pre-gunta si un jugador debe tener sexo o no antes de un partido. ¿Acaso un de-portista debe estar lejos del sexo, o como la historia que me contó un buen amigo – en la que un fut-bolista se masturbaba justo antes de entrar a la cancha -, es mejor dejar que pre-vio a un partido se desfo-gue toda esa energía se-xual que les causa tensión? Lo cierto es que un Mundial de fútbol tiene una concentración bas-tante larga, en el que los jugadores, la mayoría con-siderados súper estrellas, deben estar sobre todo alejados del consumo de alcohol. El sexo, el sexo como tal, a lo mejor no sea el problema. El caso es que si los ju-gadores del equipo de In-glaterra llevan a sus espo-sas, no es garantía abso-luta de que tendrán más sexo que si no las llevan. Algunas personas piensan que es en el matrimonio donde menos sexo se tie-ne. Lo que sí es más pro-bable es que con sus espo-sas al lado sean más juicio-sos y vayan a la cama más temprano. Supongo que depende del tipo de esposa que ten-ga el deportista, pues no sería raro sospechar que alguno de estos jugadores le rogó a Capello dicién-dole “no, por favor, con mi esposa no” Y es que cuando nuestra pareja – hombre o mujer – muestra experticia en el arte de la cantaleta y la neurosis, mejor ir a jugar solos que mal acompañados. Si Inglaterra es cam-peón, ¿podremos acaso de-cir que fue por llevar a las esposas? Si pierden, ¿po-dríamos decir que fue por la misma razón? Será muy difícil saberlo. Benéfico o no, lo dirá el resultado. Al consagrado entrena-dor – y filósofo - José Ta-pias, alguna vez le escuché decir que el fútbol se ha constituido en la religión de la modernidad y los es-tadios son grandes tem-plos. Eduardo Galeano comparte su mirada al darle toda la importancia al tema, escribió con la mis-ma pasión un libro de eco-nomía “Las venas abiertas de América Latina” y un libro sobre fútbol “Fútbol a sol y sombra” Nos guste o no, es innegable que el frenetismo de este deporte se meterá en nuestras vi-das privadas y nosotros en las vidas privadas de sus protagonistas. A propósito, para aque-llas parejas que todavía no se ponen de acuerdo sobre sus intereses futbolísticos, le recomiendo un blog que encontré en el portal de El Mundo.es, que dice así: “Es que esto va de una tarde de domingo viendo un partido en la tele con mi esposa y de pronto, bueno, la ropa por cual-quier lado y venga, a cele-brar el Mundial. Y es que mi mujer es más excitante que cualquier selección. Ella es el Mundial mismo. Nunca habíamos hecho el amor con el Mundial de fondo. Es una experiencia única. De hecho, nosotros nos anotamos un gol mientras ellos no anotaron ninguno. Confieso que no sabía que sexo y fútbol se compenetraban; pero visto con ojos freudianos debe-mos decir que ambos son fuerza, vitalidad y orgas-mo. El sudor corre por al-canzar el éxtasis, la gloria está allí y por un instante somos dioses del Olimpo”. *Psicóloga palabrasdesexualidad@gmail.com www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS