Espitia se reinventa

21 de marzo de 2014 11:47 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La evolución de Rafael Espitia es constante, una serie dista de la otra aun cuando guarda la esencia del artista, y lo mejor, va a la vanguardia con temática y elementos que sitúan su obra en un nivel muy alto de ese universo pictórico.

Trascendió fronteras en lo artístico y presencial, su trabajo ahora se traslada con facilidad por varias ciudades y países. Hace más de un año abrió su propia galería “Espitia Galery”, en Wynwood, el segundo distrito de arte más importante del mundo, permitiéndole apoyar otros artistas.

De sus exposiciones allí, surgió una buena integración con el empresario Miguel Sierralta, un venezolano propietario de un programa de televisión y de la marca “Latin Angels”, representada en modelos, la revista y otros productos. Para Art Basel 2013, este empresario emprendió el proyecto “Latin Angels Art”, con una exposición que aún esta exhibida y cuyo autor es Espitia presentando doce obras de gran formato en hiperrealismo, utilizando la técnica de 3D.

En esa serie, están las mujeres, inspiradoras de Espitia a lo largo de su carrera. La obra se extenderá hasta el Mundial de Fútbol de Brasil, con lo cual se funde su tema recurrente con lo novedoso que le ha impreso en los últimos años.

“Crash”, colisión de genialidad

Por estos días la inspiración de Espitia se llenó de más elementos, enmarcados en un concepto, que si bien se ha explorado en otros aspectos, él lo trae a su pintura y lo vuelve único.

“Crash” es esa motivación que ahora cambió desde su estudio, hasta lo que lleva al lienzo, infundido por la película homónima, que guarda algo de lo que está tratando. La percepción de cada mundo, la manera de ver las cosas desde cada punto de vista.

Espitia encuentra y plasma muchas situaciones que se entrelazan sin proponérselo y en algún momento busca víctima y victimario, para al final encontrar que las circunstancias condicionan todo y de allí parte ese punto de vista y concepto.

Este artista indica que la búsqueda de un lenguaje se desarrolla en tres partes fundamentales, forma, fondo y uso. La forma es como trabaja, allí los colores vivos, manchas sueltas y composiciones, indican que se trata de su obra, el fondo es la temática, cuando llega al uso, aparece el concepto o “el para qué”, aspecto que prima en el arte.

Estudiando lo anterior, Espitia empieza a analizar su pintura, suma información de series pasadas y llega a ver situaciones con circunstancias independientes que un día se conocen y crean una colisión, para dar como resultado una víctima que no es ninguna de ellas. En esa víctima es en la que él trabaja, teniendo en cuenta que el crash es una situación que se repite, Espitia habla del “Universo Crash”, que es mirarlo desde todos los puntos de vista y analizarlos cuidadosamente.

Reciclando para el arte

Trabajando para el Art Basel, Espitia se enfocó en el “para qué”, más que en la forma y el fondo y es cuando aparece este universo, donde mil circunstancias se entrelazan y surge una obra diferente fundiendo muchos elementos que lo llevan a pensar que así es el mundo.

Cuando empieza a enfocarse en quién es víctima, aparecen nuevos instrumentos para llevarlos a su obra, con elementos que salieron de circulación, entonces el trabajo da un giro hacia un grupo de recicladores que se encarga de traer esas “víctimas” y volverlas arte.

 Los juguetes, víctimas del tiempo y la oferta comercial se integraron sin intención a la obra de Espitia, quien indica que no se considera el salvador del mundo, pero si muestra con los lentes de 3D, con los cuales se engaña el cerebro, que todos vivimos en una especie de engaño.

El trabajo con objetos no es nuevo, indica, pero inició un estudio de cómo funciona el cerebro y la neurociencia para crear la ilusión óptica de sus cuadros, permitiéndose hacer esa obra que conjuga la no atención a dos objetos al tiempo, a justificar lo que se ve y poner lógica.

El “Crash” tiene mucho que ver con lo que se percibe, es un “choque” que tenía que darse para que las cosas sigan funcionando, no existe allí la mala intención, es la realidad del mundo. Espitia crea allí a partir de las deficiencias del cerebro para no ver, a simple vista, lo que está más allá.

Después pensó como se engaña el cerebro al ver unos juguetes, se distrae viendo tal vez una muñeca y deja de apreciar una imagen que está allí, pero cuando se aleja o hace otra fotografía, termina descubriéndose.

Tratando de entender el cerebro, Espitia se va al inconsciente y es cuando se conecta con lo que se está viendo el ojo en su obra. Los juguetes forman figuras caprichosas y revelan un rostro reconocido que está en ese pasado que todos tenemos, indica el artista.

En esta nueva propuesta de Espitia sigue su colorido y una serie donde los músicos hacen presencia y ese tema recurrente del universo crash es parte de un proyecto emprendido en Bogotá y en el cual se vinculará su obra desde otra perspectiva.

 La búsqueda va más allá. Espitia quiere desarrollar este concepto crash a través de su obra pictórica, entrar al universo literario y desenvolverse en una escultura que muestre todo este choque entre lo consciente y lo inconsciente.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS