Jerónimo Berrío, un campeón a toda velocidad

25 de abril de 2019 05:12 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Enfundado en su colorido traje, con casco en mano y con la adrenalina al máximo, como él mismo lo indica, tres días a la semana va a la práctica en el kartódromo, una vez al mes viaja a Ecuador y cada fin de semana impone el plan familiar. Así transcurre la vida de Jerónimo Berrío Mardo, el chico que ha encontrado en las pistas ese motivo para seguir creciendo.

La disciplina ha sido el complemento a esta afición que empezó cuando sólo tenía cuatro años y mostró afinidad deportiva con su padre, el cartagenero Jaime Berrío, desde entonces Jero, como le conocen en su familia y compañeros de carreras, no detuvo su preparación y los títulos se acumulan, como peldaños hacia un futuro corredor de Fórmula 1.

Jerónimo tiene 12 años y cursa sexto grado en el colegio Anglo Colombiano de Bogotá, se considera un buen alumno, pues cumple a cabalidad con el compromiso académico, al tiempo que lidera los campeonatos de karts.

Las exigencias deportivas se cumplen con el apoyo de la familia y el colegio, este último ejecuta un papel fundamental mientras se ausenta para asistir a los campeonatos que generalmente se cumplen en Bogotá y una vez al mes le requiere su presencia en Ecuador.

La madurez de Jero es sorprendente, siendo un pilar fundamental en su preparación deportiva. De la misma manera, su presencia activa en Ecuador, donde hay un campeonato muy completo, es parte de la introducción encaminada a su próxima participación en el Mundial de Italia.

La rutina

El día de Jero empieza a las 5:30 de la mañana cuando se despierta para ir al colegio. Una vez culminada la jornada y pasadas las 2 de la tarde, el rumbo es hacia el kartódromo para entrenar, completando la rutina, regresa a casa donde los deberes escolares le esperan.

Contrario a lo que se pueda pensar, la velocidad no ha sido un riesgo para este chico que realiza carreras de vértigo, su destreza tiene un historial que le permite ser un piloto capaz de recorrer la pista sin percances que lamentar.

Aunque ha tenido dos accidentes graves, paradójicamente no se relacionan con los karts. Uno de ellos fue jugando fútbol y que lo dejó por fuera del Mundial de Italia, sucedió al herirse con un madero en una pierna, lesión que requirió de una intervención quirúrgica, el otro fue más delicado, toda vez que mientras conducía una cuatrimoto en una finca, colisionó contra un muro lastimándose la cabeza, al punto que requirió cirugía y la inserción de una placa en su frente.

Jerónimo no duda en afirmar que la velocidad le representa libertad. Desde cuando entró a competir a los cuatro años, ha pasado por diversas categorías, la primera fue la Baby, que es de introducción al atractivo mundo del kartismo, después pasó a la Categoría Micro, con una edad de 7 a 9 años, la Mini, de 9 a 12 años y actualmente se desempeña en la Junior, que va hasta los 16 años, por lo que su desempeño se mide con adolescentes que ya tienen más edad.

El entrenamiento de Jerónimo es muy exigente, además de competir en la categoría indicada, todos los días entrena en la Shifter, que es con pilotos mayores de 18 años. Actualmente corre el campeonato Junior Rotax Max Challenge en Colombia, que da cupo para el Mundial y también está presente en el campeonato Junior Rok con motores Vortex en Ecuador, en ambos, siendo novato (primer año en la categoría), va de primero.

Todo esto sirve de preámbulo para cumplir con la invitación que le hizo una importante fábrica de chasises para correr en junio en el Italia WSK Euroseries, como piloto oficial del fabricante, un gran logro, toda vez que el certamen reúne a los mejores pilotos de Europa y Asia en una sola competencia.

El equipo ganador

Se prepara para ganar, de eso no hay duda. Jerónimo entrena con la convicción de que va a alcanzar el título y de esta manera los ha logrado todos, sin embargo no está solo en esta tarea, su papá, Jaime Berrío es su coach y también se acompaña con un ingeniero mecánico que perfila su presencia en la pista.

Dependiendo de la categoría, las necesidades técnicas se identifican, explica Jero. Cuando se está en Baby, sólo basta el carro, una vez se avanza, se requiere de un mecánico y obviamente la concentración, advierte.

Como es tan seguidor de los deportes, la asignatura que más disfruta en el colegio es la Educación física y sin dudarlo, afirma que su trabajo está totalmente enfocado en llegar a la Fórmula 1, por lo que ya es sabido que la afición se extenderá como profesión, siendo eterno admirador del piloto Lewis Hamilton y al recordado corredor brasileño Ayrton Senna.

Si bien Jerónimo Berrío es un chico entregado a la práctica de los karts, con una disciplina que le ha merecido en tres ocasiones el cupo al Mundial, también desarrolla su vida como la de cualquier niño de su edad, juega con sus amigos y asiste al gimnasio, donde también se ejercita con el boxeo. Lleva una dieta saludable, alejado de la comida rápida, sucumbe ante un delicioso plato de sushi y si de diversión se trata, indica que es seguidor del reggaetón y en menor medida de la música pop.

Como su pasión por los karts no da tregua, un regalo muy particular ha sido objeto de felicidad, se trata de un chasis de cambios que es de la categoría de mayores y en el cual practica de una manera más acertada.

La disciplina y formación son los pilares fundamentales para el crecimiento de este chico que ya ve su futuro de una forma profesional, su mayor sueño es llegar a la Fórmula 1 y alcanzar un destacado lugar.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS